Check the new version here

Popular channels

¿Qué pasa con el peso?

Tomála vos... dámela a mí...
¿Qué pasa con el peso?
Por Julio Archet
Tal vez uno, en su ignorancia civil, no posea toda la información requerida para arribar a una conclusión válida. Lo cierto es que nadie me ha podido explicar el pequeño y tal vez trascendental descubrimiento que hicimos: el peso moneda nacional ha dejado de ser convertible de curso legal. ¿Es así, verdaderamente?
La cuestión es que, dadas las condiciones económico-financieras por las que estamos atravesando todos los argentinos casi sin excepción, nos pusimos a conversar con un compañero de Carburando hace unos pocos días sobre nuestras respectivas problemáticas familiares y de cómo cada uno intenta sobrellevar esta crisis de la mejor forma posible.
Invariablemente, tocamos el tema del dinero... y, ante mi sorpresa, mi amigo me dice:
-"¿Te fijaste en los nuevos billetes que están circulando hoy en día?
Mi respuesta fue la lógica...
-"Me duran tan poco que casi ni los miro".
Mi amigo insistió...
-"¿Controlaste bien cada billete que te llega a las manos? Pues si no lo hiciste, hacélo y descubrí que ya no son de curso legal".
Me quedé mirándolo atónito. No entendía bien lo que me quería decir específicamente, puesto que uno entiende que todos los billetes en circulación son de curso legal y, por supuesto, convertibles. Al menos, hasta ese momento, era mi idea sobre este tema.
Pero él ya estaba preparado para satisfacer cualquier duda... Tomó un billete de veinte pesos que tenía en su billetera y me pidió que le mostrara alguno que yo tuviera. No tenía en mi poder uno de 20, pero otro compañero que se sumó a la charla sí tenía uno.
Con total naturalidad, tomó los dos billetes y los puso uno junto a otro...
-"¿Ven que éste más viejo tiene impreso debajo de veinte pesos un texto que reza convertibles de curso legal...?"
Ambos asentimos...
-"Ahora vean el más nuevo... no dice nada..."
Curiosos nos pusimos a examinar ambos billetes... y era así: uno de ellos no tenía la inscripción aludida.



[Haga Click aquí para ver la imagen]
Nos miramos con cara de no entender nada... ¿A qué se debe este cambio? ¿Tiene alguna injerencia particular en el valor monetario del billete? ¿Ha sido un olvido, error u omisión ex-profeso? ¿Alguien más se habrá dado cuenta?
A los pocos minutos se había corrido la bolilla por todo el móvil y comenzó la pesquisa de billetes. Allí comenzó el descubrimiento sucesivo por parte de casi todos los compañeros técnicos. Billetes de 2 pesos, 5 y 10 adolecen de la misma falta: no contienen el texto convertibles de curso legal.
Llegado a casa no podía sacarme de la cabeza la duda. Comencé a preguntar a abogados amigos y, la mayoría de ellos me miraba con aspecto sorprendido.
No tuve más remedio que meterme a investigar por cuenta propia y, lo que sigue, son algunas cositas que averigüé gracias a Internet.
¿Qué moneda tenemos?
La línea monetaria vigente en la República Argentina es la línea peso convertible, según el Decreto del Poder Ejecutivo Nro. 2.128 del 10 de octubre de 1991 y el Artículo 12 de la Ley de Convertibilidad Nro. 23.928 del 27 de marzo de 1991.
Todas las líneas anteriores se encuentran desmonetizadas y no se canjean. La relación entre la actual línea y su predecesora, la línea Austral, fue de 1 peso = 10.000 Australes.
Los billetes correspondientes al diseño actual conservan un tamaño uniforme de 155 mm. de ancho y 65 mm. de alto. El papel utilizado es 100% de fibra de algodón, con un peso de 83 gramos por metro cuadrado, exento de fluorescencia a la luz ultravioleta, con encolantes sintéticos que le otorgan mayor resistencia mecánica y al medio húmedo.
La impresión se realiza en tres etapas sucesivas, empleando diferentes sistemas de impresión complementaria: offset, calcografía y tipografía.
Como es habitual en países con economía estable (¿cómo el nuestro?), pasados cinco años desde su lanzamiento, se resolvió efectuar algunos cambios en la línea, los que comprenden mejoras en los grabados e incorporación de más elementos de seguridad.
Los billetes con los nuevos diseños, que se emitieron sucesivamente, contemplan diseños mejorados, papel de un gramaje superior (90 gramos por metro cuadrado) para otorgarle mayor promedio de vida útil, marca de agua de molde cilíndrico localizada, que reproduce el retrato del diseño orientado en el mismo sentido, así como otras características.
Para que un rectángulo de papel de colores y dibujitos -que eso es definitiva un billete- tenga un valor determinado que excede en mucho a su valor en sí, hacen falta varias cosas. Si nos fijamos en los billetes, vamos a ver una leyenda que dice convertibles de curso legal. Esto quiere decir que el tenedor puede convertir sus pesos en igual cantidad de dólares. Esto es porque el dinero argentino, como el de casi todo el mundo, está respaldado en dólares, como antes estaba respaldado en oro. Es decir que la suma de todo el dinero que circula en el país debe ser igual a la cantidad de dólares depositados en el Banco Central de la República Argentina. Si hubiera más pesos circulando que dólares en el Tesoro, esos pesos no tendrían respaldo y valdrían cada vez menos, a esto se lo llama inflación.
Según versiones extraoficiales y la lógica del argentino medio se llevaron los dólares del Tesoro... entonces: ¿qué respaldo tiene nuestra moneda actual?
Veamos un par de billetes de 20 pesos
Como ejemplo para este artículo utilizamos dos billetes de 20 pesos pero, como ya expusimos, otras denominaciones también han sido mitificadas.
Este billete fue emitido el 18 de enero de 2000. En su anverso se reproduce las imágenes de Juan Manuel de Rosas y su hija Manuelita, y en el reverso El Combate de la Vuelta de Obligado, hecho de armas ocurrido en la provincia de Buenos Aires en el año1845.
Posee las siguientes Características de seguridad:
Fibras de seguridad invisibles y fluorescentes a la luz ultravioleta, de colores rojo, azul y amarillo.
Marca de agua localizada, con amplia gama de tonalidades, ubicada en el sector blanco del billete, visible por transparencia, con el retrato de Juan Manuel de Rosas y sus iniciales.
Nuevos fondos de seguridad, que incluyen la reproducción parcial de la carta de Hacienda de Figueroa, escrita en 1834 por Juan Manuel de Rosas y dirigida a Facundo Quiroga.
Impresión en tinta ópticamente variable, del número 20, en el ángulo superior izquierdo del anverso del billete. Según el ángulo de observación, puede verse azul o verde.
Además, cuenta con un hilo de seguridad conformado por una fina banda oscura, que, observada a trasluz, deja ver en color blanco y en forma repetida la leyenda "BCRA $ 20". A la luz ultravioleta presenta fluorescencia roja.
Se destaca también un detalle conformado en Microletra. Consiste en lo siguiente: el interior de los números 20 del reverso está conformado por la repetición de las siglas "BCRA".
El billete posee también un motivo "recto-verso", constituido por una imagen latente contenida dentro del número 20, con el mismo guarismo pero de menor tamaño.
Lo interesante es que en nuestro poder tenemos dos billetes "aparentemente" iguales: uno convertible y otro no, puesto que la leyenda en cuestión falta en el segundo.
La Ley Nº 23.928 de Convertibilidad y su modificación por la Ley de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario Nº 25.561 -23 enero 2002-
Tal vez este entuerto tenga una explicación considerando lo siguiente...
Por la Ley registrada bajo el Nº 25.561, sancionada el 6 de enero de 2002, el Congreso de la Nación, al declarar con arreglo a lo dispuesto por el Art. 76 de la Constitución Nacional, el estado de emergencia pública en materia social, económica, administrativa, financiera y cambiaria, delegando al Poder Ejecutivo Nacional las facultades que comprende, según las bases que especifica, hasta el 10 de diciembre del año 2003, publicada en el Boletín Oficial, con el carácter de Número Extraordinario, que integra la edición Nº 29.810 del día lunes 7 de enero de 2002, ha modificado la llamada Ley de Convertibilidad Nº 23.928, derogando seis de sus artículos (1º, 2º, 8º, 9º, 12 y 13, con los cambios incorporados por la Ley Nº 25.445), y modificando los restantes, con la sola excepción del Art. 11, que introdujo cambios a los Arts. 617, 619 y 623 del Código Civil.
Al crearse como nueva moneda, el peso, por el Decreto Nº 2128 del 10 de octubre de 1991, que estableció la paridad de un peso ($1) equivalente a diez mil Australes (A 10.000) se dispuso que: "El peso será convertible con el dólar de los Estados Unidos de América, a una relación de un peso ($1), para la venta, en las condiciones establecidas por la Ley 23.928".
Pues bien, como consecuencia de la sanción de la ley Nº 25.561 ya mencionada, el peso argentino cesa en su convertibilidad con relación al dólar estadounidense y al euro europeo, pero queda sujeto al "curso forzoso" y mantiene su "curso legal" (Art. 1º, Decreto Nº 2128/91).
Curso legal y curso forzoso
El curso legal y el curso forzoso no representan en el lenguaje legislativo conceptos bien determinados que respondan constantemente a la misma situación monetaria.
La actual Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina en su Art. 30 (Ley Nº 24.144) dispone que esa entidad es la encargada exclusiva de la emisión de billetes y monedas de la Nación Argentina, estableciendo en el Art. 31 que esos billetes y monedas tendrán curso legal, en los términos de la ley 23.928 en todo el territorio de la República Argentina por el importe expresado en ellos.
Es importante destacar que por el curso legal el billete se convierte en verdadera moneda que ningún particular, ninguna Caja pública del Estado puede negarse a recibir en pago.
Por el curso forzoso, el Banco está dispensado hasta nueva orden de reembolsar los billetes en especies a la vista. El carácter especial del curso forzoso no significa, a pesar de las apariencias, que el público esté obligado a recibir el billete de banco como moneda legal, ya que esta obligación es una consecuencia del curso legal, sino que el portador del billete de banco se halla privado del derecho de canjearlo por especies.
Es, pues, el curso legal y no el curso forzoso el que confiere al billete de banco carácter de moneda obligatoria.
Resumiendo...
Si continúa este cambio de billetes que hemos detectado significa que ¡¡estamos utilizando un papel moneda sin valor monetario!!
Conversando con otro amigo me deja una pelota "picando"...
-"¿No es ésta una buena forma de emitir sin contravenir? Si los billetes no dicen convertibles es porque, indirecta o directamente, según se lo quiera ver, se está emitiendo circulante necesario, pero sin violar la ley que especifica la no emisión a fin de evitar la inflación".
No suena tan descabellado... pero, así y todo, me resulta dudoso el hecho de la no difusión masiva de todo esto, considerando que el dinero es una herramienta de intercambio de uso corriente e imprescindible y, por lo que se ve, poco controlada por el usuario. Uno recibe y, como mucho, revisa algunas medidas de seguridad... Pero lo que a todos se les pasó, y es más que evidente, es la ausencia de un texto fundamental en todo billete, que representa ni más ni menos que su valor monetario....
A pesar de la información antescrita, mi confusión sigue activa. Hay dos monedas en papel circulando: una con respaldo y otra sin respaldo. Es evidente que para el argentino vapuleado y poco consciente de los cambios legales, la situación no representa riesgo alguno. Pero... ¿y en el futuro? ¿Esta diferencia por omisión (...) tendrá algún efecto?
Tal vez usted, querido lector o lectora me pueda acercar alguna respuesta...

FUENTE copy & paste http://www.notici
asyprotagonistas.com/ediciones/320/opinion1.html
0
18
0
18Comments
      FlasshingVirus

      onstar]En la web de BCRA (Billetes y Monedas>Emisiones vigentes) se explica lo siguiente:

      La Ley N° 25.561, de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario del 6 de
      enero de 2002, en su artículo 3° deroga los arts. 1° y 2° de la Ley de
      Convertibilidad del Austral, por lo que se dispuso suprimir el vocablo
      “convertibles de curso legal” en los billetes de la línea peso.
      Asimismo, los billetes que tienen esa leyenda y que continúan en circulación,
      conservan su curso legal.

      Ley 23.928 de Convertibilidad del Austral

      ARTICULO 1º.- Declárase la convertibilidad del Austral con el Dólar de los
      Estados Unidos de América a partir del 1º de abril de 1991, a una relación de DIEZ
      MIL AUSTRALES (A 10.000) por cada DOLAR, para la venta, en las condiciones
      establecidas por la presente ley.

      ARTICULO 2º.- El BANCO CENTRAL DE LA REPUBLICA ARGENTINA venderá las divisas
      que le sean requeridas para operaciones de conversión a la relación establecida en el
      artículo anterior, debiendo retirar de circulación los Australes recibidos en cambio.
      Tantas vueltas para nada esta es la posta y va a seguir igual, gracias gonstar, sino lo vimos antes del 2006 era por que seguian emitiendo sin cumpplir con la ley de emergencia.

      0
      agustin83

      sos un nabo hermano... y de curso legal!!!

      Te acordas que despues de DE LA RUA nuestra moneda devaluo? y como no hay mas
      convertibilidad (por lo que dejo de ser "convertible&quot😉, ahora en ves de convertir un peso
      por un dolar, compras dolares al precio de mercado.

      0
      Atilael1

      Muy buena data gente, yo que tengo 2 mangos en el banco y con esta inflacion, si no
      los muevo, van a valer menos, vi gracias a esto un panorama muchisimo menos
      alentador, habrá que ver que se puede hacer.
      Saludos.
      AE1

      0
      germancho

      Lo que decís es una realidad... lo cierto, para el que más o menos tiene una leve idea
      de derecho económico, es que a partir del levantamiento de la convertibilidad, tenemos
      una nueva moneda, esto es, el peso de curso forzoso (o no convertible, como te caiga
      mejor)... Una cosa si te digo, en realidad, los países con economías fuertes o
      medianamente estables tienen monedas de estas características, la convertibilidad que
      taaaanto "adoramos" justamente es un signo fuertísimo de debilitamiento del poder del
      estado... significa sin más que la única forma que tenemos de mantener el valor de
      nuestro dinero es a través de su equiparación a otra moneda (esta última de las
      denominadas "fuertes&quot😉... el dinero es más que la cantidad de dólares, oro u objeto de
      relación que podamos adquirir... el dinero tiene valor en función de la "fe" de la gente
      en el estado, esto último, evidentemente, es más una cuestión de psicología social que
      de economía. El aporte que hacés en tu post es completísimo, pero te recomiendo (para
      que te sientas más tranquilo en referencia a esto) que leas sobre el tema. Ah!... de
      última, si la economía se va al carajo, te van a cagar igual... o sea, entre un peso que
      mantiene su valor solamente en función de un imaginario social y de la fe pública como
      ahora y un peso "convertible 1 a 1" como el que teníamos (jeje, quién lo convirtió antes
      de que el dólar se vaya al carajo??? los especuladores nomás y los grandes "vivos"... y
      después??? tomá que te lo iban a cambiar...) cuál preferís?? 😁

      0
      Filprafa

      aplausos a gonstar que tiró la posta

      0
      Sephirotycvm

      es como dice F12. Cual és si tiene la cara del chavo fucks, mientras que podamos
      seguir comprando...

      0
      F12

      Me chupa un huevo, mientras pueda seguir comprando con eso.

      0
      zxunami

      😯 😯 ....

      0
      pablinga

      Estafa..

      0
      gro77

      Pasa que estoy fuera de estado, cuando juego al futbol tengo menos movilidad que
      colchon de lana.
      Prometo hacer dieta

      0
      gonstar

      En la web de BCRA (Billetes y Monedas>Emisiones vigentes) se explica lo siguiente:

      La Ley N° 25.561, de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario del 6 de
      enero de 2002, en su artículo 3° deroga los arts. 1° y 2° de la Ley de
      Convertibilidad del Austral, por lo que se dispuso suprimir el vocablo
      “convertibles de curso legal” en los billetes de la línea peso.
      Asimismo, los billetes que tienen esa leyenda y que continúan en circulación,
      conservan su curso legal.

      Ley 23.928 de Convertibilidad del Austral

      ARTICULO 1º.- Declárase la convertibilidad del Austral con el Dólar de los
      Estados Unidos de América a partir del 1º de abril de 1991, a una relación de DIEZ
      MIL AUSTRALES (A 10.000) por cada DOLAR, para la venta, en las condiciones
      establecidas por la presente ley.

      ARTICULO 2º.- El BANCO CENTRAL DE LA REPUBLICA ARGENTINA venderá las divisas
      que le sean requeridas para operaciones de conversión a la relación establecida en el
      artículo anterior, debiendo retirar de circulación los Australes recibidos en cambio.

      0
      eldemoledor

      Es raro el tema... realmente no se que pensar 🤷‍♂️´ 🤷‍♂️´

      0
      Dargor23

      usa ropa negra, asi se disimula el peso 😄
      No, posta, es re largo, lo lei hasta la mitad y me canso.

      0
      Adrius

      Hacen una buena deduccion... pero hay que ver si estos periodistas saben tanto de
      leyes como yo... es decir NADA

      0
      zeque

      Pense q se referia a los kilitos de mas 😄 😄 😄

      0
      matanga2006

      mira vos... interesante...

      0
      k-len

      vo so lokito?
      es re largo eso...

      0
      jbd

      🤷‍♂️´

      0