About Taringa!

Popular channels

¿Qué posición ocupará Alemania en la era Trump?


Alemania.- El magnate Donald Trump actualmente es el mandatario número 45 de los Estados Unidos de Norteamérica y, en su alocución de asunción, dejó en evidencia que su gobierno no pretende orientarse a las mismas políticas anteriores.
En este sentido, a través de su signo, “Estados Unidos primero”, estampilla el rechazo, y la potencial destrucción, del orden mundial dirigido por Estados Unidos, el cual, los gobernantes demócratas y republicanos han edificado y mantenido (aunque con desiguales grados de éxito)  en el transcurso de más de setenta años.
Según reseñó el portal EFE, si Estados Unidos renuncia  a su rol de fortaleza económica y militar gobernadora y prospera hacia el patriotismo y el aislacionismo, empujará un reordenamiento internacional, al mismo tiempo que modificará y transformará el rumbo del propio país. De este modo, en lugar de representar una resistencia hegemónica, Estados Unidos se cristalizará como una gran potencia entre muchas otras existentes.
Desde la conclusión de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos de Norteamérica ha sido el motor de la libre comercialización global, de forma que una compostura proteccionista, o una tentativa de invertir la globalización o emplearla para intereses nacionales constreñidos, poseerían enormes resultados financieros y políticos en todo el mundo. Las plenas implicaciones de una transformación de estas particularidades son largamente impredecibles; pero todos sabemos (o deberíamos entender) lo que aconteció la última vez que las fuerzas líderes del mundo centralizaron la atención en sí mismas, en la década de los años 1930.


[caption id="attachment_311606" align="alignright" width="300"] Photo by Pedro Layant[/caption]
Las coaliciones, instituciones multilaterales, cauciones de seguridad, convenios internacionales y valores participados que mantienen el orden global actual, pronto conseguirían colocarse en tela de juicio, o claramente rechazarse. Si eso ocurre, la antigua Pax Americana habrá significado innecesariamente devastada por el propio Estados Unidos. Y sin ningún marco superpuesto obvio para substituirla, todos los indicadores puntean a un contexto de turbulencia y desconcierto en el futuro cercano.
Los dos ex enemigos de Estados Unidos, Alemania y Japón, se encuentran entre los primordiales perdedores si Estados Unidos dimite a su función global en el Gobierno de Trump. Ambas naciones apreciaron una derrota total en el año 1945 y, desde entonces, han excomulgado todas las formas del Machtstaat, o “estado de poder”. Al encontrarse su seguridad avalada por Estados Unidos, se transfiguraron en socios comerciales y han continuado siendo colaboradores activos en el sistema internacional liderado por Estados Unidos.
2Comments