Check the new version here

Popular channels

¿Qué relación hay entre Telefónica y Telefe?

En el marco del festival Todas las Voces, Martín Sabbatella afirmó que Telefe no tiene ningún vínculo con Telefónica Argentina. ¿Existen relaciones entre estas compañías? ¿Qué papel tiene el capital extranjero? ¿Y qué dicen la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y otras normas vinculadas?



El presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Martín Sabbatella, expresó en una entrevista que “Telefónica no tiene medios en la Argentina”, y se extendió al respecto: “Para la Afsca el titular de la licencia es Telefe, y esta empresa no tiene vinculación con Telefónica de Argentina. Son dos empresas distintas, con razones sociales diferentes, y ninguna es controlante de la otra”. Entonces, ¿de quién es Telefe?

En 1989, mediante el decreto 1.540, Televisión Federal S.A. se adjudica el Canal 11, previamente en manos del estado. Luego de una primer operación en 1998, en la que participan el grupo Atlántida y el CEI-Citycorp de Raúl Moneta y Ricardo Handley, y que incluía distintos canales provinciales, “el paquete será absorbido por Telefónica de España”, como expuso el Subsecretario General de la Presidencia de la Nación, Gustavo López, en este trabajo.

De acuerdo al sitio institucional, modificado tras las declaraciones de Sabbatella, Telefe pertenece “al Grupo Telefónica desde el año 2000”. En un principio, la sociedad controlante era Telefónica Media de Argentina S.A., que luego “cambió de denominación y fue reemplazada por Telefónica de Contenidos S.A., sociedad unipersonal, controlada por Telefónica de España”.

Es decir que, de acuerdo a lo mencionado por López, “Telefónica de España es la controlante indirecta, última de Telefe”. Esto coincide con el informe de auditoría sobre el ejercicio 2011, que muestra como parte del Grupo Telefónica (en un 100%) a Televisión Federal S.A. – TELEFE, a través de dos sociedades, Atlántida Comunicaciones S.A. (ATCO, con un 79,02%) y Enfisur S.A. (20,98%).

El informe menciona también como perteneciente al Grupo Telefónica, en un 100%, a Telefónica de Argentina S.A., en el rubro de prestación de servicios de telecomunicaciones. En el propio sitio de Telefónica de Argentina S.A. se puede leer que “Latinoamérica ha jugado un papel básico en la propia transformación de Telefónica y se ha convertido en su activo diferencial clave, siendo hoy el motor de crecimiento del Grupo Telefónica”, es decir, de Telefónica de España.

La distinción expresada por Sabbatella entre Telefónica de España y Telefónica Argentina se vincula con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA). En las condiciones de admisibilidad para la titularidad de licencias se incluyen, tanto para personas físicas (art. 24) como de existencia ideal (art. 25), requisitos específicos en caso de tener participación en la prestación de un servicio público, como “no ser titular o accionista que posea el diez por ciento”. A su vez, el artículo 27 obliga a acreditar “los grados de control societario, así como también los grados de vinculación societaria directa e indirecta” de las sociedades, y el art. 31 establece que “se considerará como una misma persona a las sociedades controlantes y controladas”.

López plantea la existencia de distintas opiniones válidas respecto del caso del Grupo Telefónica, sobre lo cual debería interpretar la AFSCA: “Algunos consideran que, el juego armónico de las normas, en cada uno de los períodos (N.de R.: se refiere a las leyes 25.750/03 y 26.053/05, ver más abajo), haría imposible la habilitación de Telefónica como licenciataria de medios”, mientras otros piensan que como “se trata de una empresa diferente a la constituida en el país no le afecta la limitación de servicio público”.

Para Henoch Aguiar, ex secretario de Comunicaciones, profesor titular de la UBA, y consultor de diferentes compañías en telecomunicaciones, “tanto Telefe como Telefónica de Argentina no tienen acciones entre sí, pero dependen de una misma sociedad controlante, Telefónica de España, por lo que se necesitaría una adecuación con respecto a la ley”.

“Lo que le impide a Telefónica de España ser licenciataria de Telefe en primer lugar es el pliego de licitaciones de ENTEL. La respuesta de Telefe es que no es la propia Telefónica de España la licenciataria” consideró Santiago Marino, docente y coordinador de la Maestría en Industrias Culturales de la Universidad Nacional de Quilmes.

“Otra incompatibilidad que tendría Telefonica de España (con ATCO y Enfisur) es que cubre más del 35% del mercado”, agregó Marino, algo por lo que desde la empresa ya expresaron su voluntad de adecuarse. Heber Martínez, gerente de relaciones institucionales de Telefe, aseguró que al respecto se va a seguir “un proceso de adecuación a la ley y vamos a desinvertir”.

Telefónica y el capital extranjero

Otro de los aspectos acerca del Grupo Telefónica y la titularidad de medios es el origen del capital.

La ley de radiodifusión sancionada durante la dictadura militar prohibía explícitamente la participación de capital extranjero, y de sociedades de medios extranjeras. Esto fue parcialmente modificado por la ley 25.750 del año 2003, de protección de bienes y patrimonios culturales, y luego por la ley 26.053 del 2005.

Luego del 2003, se permitía hasta un 30% de presencia de capital extranjero y de derecho a voto en los medios de comunicación, entre los que se incluían los servicios de radiodifusión. Quedaban exceptuados de este requisito los medios “que a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley sean de titularidad o control de personas físicas o jurídicas extranjeras”.

La modificación de la legislación efectuada en 2005, siguiendo a López, permitía las licencias “a los contratos de cesión de acciones entre privados, incluyendo empresas extranjeras, que hayan sido firmados antes de la entrada en vigencia de la ley de Bienes Culturales y que se encuentren aprobados por defensa de la competencia”. Este era el caso de Telefónica, aunque vale destacar que la operación fue aprobada en el marco legal de la ley de defensa de la competencia, y no de la ley de radiodifusión, por la cual el capital extranjero, fuera de los tratados bilaterales de inversiones recíprocas, estaba vedado en el área. De esta forma, la ley 26.053 era por partes contradictoria, porque permitía ratificar de hecho situaciones que en su momento estaban prohibidas.

La nueva ley de medios, resume López, “claramente limita la participación de capital extranjero al 30% del total, impide la participación de sociedades de medios extranjera y obliga a la propia autoridad de aplicación a revisar las sociedades controladas y vinculadas. Nada establece sobre ninguna excepción ni hace referencia a la reforma del año 2005”.

Sabbatella, por su parte, había expresado que “la constitución de la empresa es previa a la Ley de Bienes Culturales”, y que “eso la exceptuaría del cumplimiento del límite de 30% a los capitales extranjeros”.

El mismo argumento fue utilizado por Heber Martínez, gerente de relaciones institucionales de Telefe, quien además declaró: “No tenemos ningún tipo de vínculo con Telefónica de Argentina en los términos que dice la ley. (…)Telefé es de Telefónica de España. Nuestros principales accionistas son Enfisur y Atlántida Comunicaciones, si llegás más arriba llegás a una empresa que se llama Telefónica pero se podría llamar España S.A.”.

Para Marino, “la ley de 2003 que pone el tope en el 30% dice claramente que las sociedades controladas por capitales extranjeros en un rango superior con anterioridad no están alcanzadas por esa ley. Esto sigue vigente”. Además mencionó que el licenciatario de Telefe se encontraría radicado en Estados Unidos. “En este caso, la titularidad estaría habilitada por el tratado de inversiones recíprocas con EEUU, el único que establece el ingreso de capitales extranjeros en el sistema de medios argentinos, según expresó el procurador del Tesoro Nacional”.

Marino se refiere al dictamen 238-568bis del ex procurador del Tesoro de la Nación, Ernesto Marcer, citado en su tesis de Maestría en Comunicación y Cultura de la UBA, “Neoliberalismo, comunicación y políticas públicas: el caso de la televisión por cable en Argentina 1989-2001”.

"La nueva ley sólo permite la presencia de capital extranjero hasta en un 30%. La ley de Protección de Bienes Culturales exceptuaba a Telefónica en el párrafo 3° de su artículo 2. Sin embargo, la LSCA sólo valida explícitamente los párrafos 1° y 2° de ese artículo, dejando de lado la excepción” consideró Aguiar. “Por esta razón también el grupo debe desinvertir”, concluyó.
0
0
0
0No comments yet