Check the new version here

Popular channels

Que River gane es su estado natural

Que River juegue lindo y gane es su estado natural”



Erik Lamela disfruta de su presente en el Tottenham pero no se olvida del Millo y palpita el Súper: “Ojalá que ganemos y este invicto sea eterno”. Y recuerda con pesar el descenso: “Aún siento el dolor de aquel día y creo que todos los partícipes de ese momento sentimos algo de culpa”.

-Mañana es el Súper. Lo vas a ver, imagino...

-Si, obvio... Estoy esperando ansioso el clásico. Confío en que va a ser un lindo partido y obviamente espero que gane River.

-¿Qué opinás de la Gallardeta? -Lo sigo siempre y me pone feliz su presente. Cuando River gana y juega lindo está en su estado natural. Y Gallardo está demostrando ser un gran técnico.

-¿Será clave la localía? -Ayuda mucho jugar en tu casa. En lo personal, me motiva mucho sentir a toda la gente cantando y alentando. Jugar en el Monumental es único y contra Boca, explota.

-Tuviste la oportunidad de vivir el Súper desde adentro. ¿Cómo es jugar con Boca en el Monumental? -Es algo único. Mi primer superclásico fue en el Apertura 2010: ganamos 1-0 con gol de Jony Maidana. Y te juro que ese partido no me lo olvido jamás y fue uno de más lindos que jugué. No sólo por el marco, sino también por la calidad de jugadores que teníamos en ese momento. Almeyda, entre otros...

-Nombraste a Almeyda. El Pelado te defendió cuando la Bruja Verón te dijo “si vamos a llorar cada vez que te pegan una patada, parecemos nenas” (NdeR: el 17/10/2010 Curbelo, jugando para Godoy Cruz, le pegó una patada y Erik mostró las marcas en todos los medios) -Si, el Pelado me re bancó. El era uno de nuestros referentes. No quiero hablar mucho del tema pero cuando me cruzó Curbelo sentí que me había roto. Me dolió mucho y encima el arbitro (Beligoy) me pedía que me levantara las medias para que no se viera la sangre y a mí se me había roto el elástico. Después, cuando entré al vestuario mis compañeros me decían que me sacara fotos, pero no fue con mala intención. Todo lo que se dijo después no tenía mucho que ver con el foul...

-Debutaste y fuiste figura en el club de tus amores pero te tocó sufrir el peor momento de la historia del club... ¿Cómo viviste el descenso? -Ese día va a ser imborrable para mí, fue uno de los días más tristes de mi vida.

-Apenas River se fue a la B, definiste aquel suceso como “imposible de superar” y hasta hablaste de cierto sentimiento de “culpa”... ¿Cómo lo ves ahora a la distancia? -Es que no sé si es algo que pueda superar alguna vez. Fue un dolor demasiado grande e impensado. Yo era muy chico y lo sufrí mucho. Es el día de hoy que lo siento... Yo me crié en River y nunca se nos pasó por la cabeza descender. Creo que todos los partícipes de ese momento sentimos algo de culpa.

-Sufriste aquel día fatídico pero al toque armaste las valijas y partiste para jugar nada menos que en Europa y en la Roma...

-Sí. Es que mi pase ya estaba casi arreglado desde antes. Mi venta era un gran ingreso económico para el club y seguro fue de gran ayuda, tanto eso como lo que vino después: por los primeros 20 partidos que jugara en la Roma, a River le ingresaban dos millones de euros. Y jugué más de 20... Siempre quise lo mejor para River, es mi casa.

-¿Te pesó alguna vez usar la 10 del Millo? -No. Para mí era algo único usar esa camiseta y encima la 10 que usaron el Burrito Ortega, el Muñeco Gallardo… Yo creo que cada partido que jugué lo disfrute al máximo.

-Cuando tenías 12 años el Barcelona quiso comprar tu pase. ¿Cómo recordás ese momento? -Era muy chico y no entendía la dimensión de lo que estaba pasando. Pero yo recién estaba empezando a jugar en River, iba al colegio, tenía a mi familia cerca.

-¿Te arrepentiste? ¿Nunca pensaste que hubiera pasado si viajabas a España? -No... Yo creo que tomé la mejor decisión en quedarme en River. Era como quemar etapas. No hubiera sido acertado irme.

-Te fuiste después de descender. ¿Anhelás volver para jugar en River en la buena? -Sí, claro. Pero hoy estoy muy bien y contento en el Tottenham, y por ahora es imposible que vuelva a River. Pero sé que algún día tendré mi revancha.

-¿Cómo termina el domingo para el Millo? -Me imagino la cancha llena, como siempre, y ojalá que gane River y que ésta racha invicta sea eterna.






0
0
0
0No comments yet