Check the new version here

Popular channels

Quién usurpa qué?

Hace algunos días se realizó en la localidad de Villa La Angostura una marcha “en defensa de la propiedad privada”, contra el pueblo nación Mapuce y su derecho ancestral sobre las tierras, de la que participaron –y legitimaron- el intendente Roberto Cacalut y concejales del MPN y el PRO. Puntualmente, la acción estuvo dirigida contra el lof mapuce Paicil Antriao tras el inicio de recuperación de territorios desde fines de febrero.





“Respeto a la historia”, decía uno de los carteles tal vez más ignorantes. “La propiedad privada es lo más importante”, decía el de quien más se sinceraba. “Paremos la mentira”, exhibía otro.

De “usurpadores” tratan a los mapuce.

El 25 de febrero pasado, hartas y hartos de ver pasar el tiempo de la mano de la burocracia, los integrantes del lof Paicil Antriao decidieron poner en resguardo su territorio comunitario. “Los empresarios, políticos y famosos que pretenden lotear nuestras tierras, tienen el amparo del municipio de Roberto Cacault y por eso necesitamos urgentemente la intervención de las autoridades provinciales para frenar este despojo”, habían comunicado, remarcando que uno de los personajes más reconocido de la verdadera usurpación es Emanuel Ginobili, famoso jugador de básquet, con quien desde hace años intentan comunicarse y la única respuesta que recibieron fue una notificación de sus abogados para que se procese al logko y werken.
“La historia de despojo de las tierras que el gobierno otorgó (625 hectáreas) a la familia Paicil y Antreao en 1902, a cargo del propio Julio A Roca, se inició décadas atrás”, expresaron: “contó con la complicidad de organismos públicos, jueces, escribanos, directores de tierra, intendentes, etc.”
“Ante la falta de respuesta de la justicia local, apelamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, que dictó una medida cautelar a favor de nuestra comunidad, lo cual fue posteriormente ratificado por la justicia local”, contaron: “sin embargo, no se tomaron las medidas necesarias para que los usurpadores restituyeran las tierras mapuche” y “a ningún nivel los responsables políticos tomaron con seriedad el tema y más bien ningunearon cada reclamo, continuando con la labor de planificar nuevas inversiones y loteos frente a nuestras propias narices”.



El 4 de este mes, tras una negociación, las y los integrantes del lof se comprometieron a no seguir avanzando sobre el territorio que les corresponde, a cambio del compromiso por parte de provincia de realizar el relevamiento territorial que es reclamado desde hace años por la comunidad.

Ese mismo día, el logko Ernesto Antriao escribió una conmovedora carta dirigida a las y los habitantes de Villa La Angostura. “Tenemos un sueño como comunidad: poder desarrollar nuestra identidad mapuche en nuestro territorio comunitario, pero libremente, sin amenazas, sin tensiones, sin discriminación, y poder convivir con un pueblo de la Villa que este deseoso de conocer a la cultura mapuche, como cultura milenaria, llena de conocimientos sobre cómo vivir respetando el entorno natural y el conjunto de todas las vidas naturales que nos rodean, que en nuestro mapudugún es IXOFIJMOGEN”, reza el escrito: “convivir con un pueblo que valora la riqueza que le aporta el pueblo mapuche a su sociedad y que se enriquece con los valores que le aporta la población de la Villa, que más allá de que se fue conformando hace pocas décadas, hoy convive y conviviremos, por siempre, nosotros y los hijos de nuestros hijos”.

Antriao indicó que el objetivo de la carta era “invitar a la sociedad a pensar en otra forma de convivencia que no sea el despojo sistemático y la discriminación por el solo hecho de ser mapuche; hay quienes en esta sociedad piensan que somos los mapuche los que alteramos la paz social, violamos las leyes, generamos miedo y pánico en la población por nuestras ´acciones violentas´” y agregó que “nosotros queremos contarles por qué nos vemos forzados a recurrir a una acción de fuerza, una acción de fuerza que no está dirigida a usted, vecino que camina cada día a su trabajo, tampoco a usted vecina que se queda en su casa con el temor creado de que su casa puede ser la próxima propiedad ´usurpada´; tampoco está dirigida a quien, con buena fe, compró un terreno y hoy se ve envuelto en un conflicto de intereses, con signos claros de haber sido estafado; no está dirigida a quien, juntando ahorros, llegó a este paraíso natural y planeó su nueva vida aquí; menos está dirigida a esos pobladores que en gran parte son nuestros propios descendiente, familias, hijos o sobrinos nuestros”.

“Nuestra acción va dirigida a forzar la voluntad de una dirigencia política que está viviendo en su propia burbuja de privilegios, de campañas proselitistas agotadoras, de una visión de corto plazo que solo le permite ver hasta la próxima campaña y que, en las últimas décadas, nos ninguneó y despreció cada planteo que le hicimos”, explicó el logko: “la paciencia que hemos tenido como comunidad ha sido infinita, parados siempre en los consejos que nuestros mayores nos dan, parados en lo pasado para decidir nuestro futuro”.

“Fuimos demostrando lo que ya sabíamos: que fuimos, somos y seremos mapuche (mapuce). Pero ahora lo sabemos más, porque nos hemos reunido para contarnos y hacer surgir voces silenciadas. Fueron cayendo varias leyendas que se habían convertido en reglas wingka para el despojo: que no somos mapuce, que somos chilenos, que nuestros abuelos Paichil y Antriao andaban por acá de casualidad, que nuestros hermanos vendieron legalmente, que hoy no pensamos en el ´desarrollo´ del municipio. Que en definitiva no existimos. Fue tanta la represión que nosotros mismos lo asumimos hasta el punto de dejar de hablar nuestro idioma para evitar que nos detectaran, clandestinamente nos reuníamos en ceremonias espirituales, unos y otros nos visitábamos haciendo creer que éramos fieles de alguna otra religión, nos mezclábamos con el resto de la población, trabajamos para la municipalidad y para cuanto emprendimiento privado nos ofrecieran, posamos para la foto, prestamos nuestros lugares de reunión y los patios de nuestras casas para que se instalen estaciones de servicio y supermercados… En fin, concluimos en que somos lo que pudimos ser frente a tanto atropello, y en lugar de vernos como parte del pasado, o simplemente desconocernos, invitamos a la sociedad de Villa la Angostura a que busquemos una forma de convivir, de que cada uno tenga lo que le corresponde, donde la pobreza nuestra no sea producto de privilegios de unos pocos”.

El racismo

La marcha del 5 de marzo se concretó como estaba previsto. Según los medios, unas 500 personas participaron, contando con la presencia del intendente y de varios concejales.



Una bandera argentina encabezaba la movilización, cargada de consignas nacionalistas.

“Todo lo que esté por fuera de la ley y genere violencia, hay que evitarlo”, dijo el intendente Roberto Cacault: “yo busco el diálogo como camino para encontrar el objetivo de la paz social y poder seguir avanzando como comunidad”. También hizo hincapié en que marchó “como intendente, no como vecinos” y en que quienes organizaron la marcha fueron “vecinos autoconvocados realmente preocupados por una situación”.



“Somos propietarios e inquilinos y tenemos derecho a permanecer en nuestra casa”, dijo un “vecino” que se definió como “víctima” y aseguró que son tomados como “rehenes” por la “violencia”. “No importa si son o no una comunidad o de qué raza son”, dijo otro: “si yo voy a ejercer un supuesto derecho ocupándole la casa a alguien, él no tiene nada que ver, en todo caso tendré que ir al gobierno de Neuquén” y pidió a la población que concurra a la marcha pensando en “qué pasa si cualquiera de estos señores –refiriéndose a las y los mapuce- le ocupa su casa; quedan totalmente indefensos porque no pueden sacarlos y tienen que esperar hasta que la justicia resuelva”. Otro vecino concluyó: “vivimos en Villa La Angostura para vivir en paz, no para que venga cualquiera que ni siquiera es de la comunidad a delinquir como si fuera una zona liberada”.

“Yo también soy originario”


Se trata de un texto extraído del muro de Facebook del usuario “Mapuches Go Home”, que permanentemente postea contenidos racistas cargados de ignorancia y prejuicios. En este párrafo, asegura que “a partir del mamarracho constitucional de 1994 se acabó con el viejo principio de que todos los ciudadanos son iguales ante la Ley; ahora existen los llamados ´pueblos originarios´ y el resto de los ciudadanos” y dice que “amparándose en la condición de ´originarios´ hay grupos que buscan situarse por encima de la ley (aunque muchas veces sus integrantes tengan apellido español, alemán, italiano, ucraniano u otro), y ocupan tierras, reclaman la gestión de recursos, intimidan, cometen actos terroristas y se amparan en el ´desconocimiento del castellano´ (que sí conocen) para que las causas contra ellos se dilaten y prescriban”. A esto agrega que “será cuestión de que los criollos nos pongamos un yelmo y les recordemos a los jueces que al momento de la llegada de nuestros antepasados españoles no había tribus araucanas en nuestro actual territorio nacional, y que por lo tanto podemos alegar aún con más justo título nuestra condición de originarios para que se nos otorguen tierras y se nos conceda la administración de parques nacionales y demás; que nos dejen poner barreras en cualquier calle y cobrar un absurdo peaje bajo la consigna de que ´es territorio ancestral´, que los directivos de YPF nos regalen camionetas O km y que se nos permita realizar cualquier tropelía porque ´es políticamente incorrecto someter a la justicia a los ‘pueblos originarios’” y concluye que “acá no puede regir la ley de la selva, en la Argentina debe volver a regir el Estado de Derecho, todos somos ciudadanos por igual bajo una sola bandera y todos tenemos las mismas obligaciones y derechos; y quien no lo entienda, no es un ´luchador antisistema´, es un delincuente”.


Lo transcripto es apenas una muestra de la ignorancia y del odio que se difunde desde ese perfil, del cual además eliminan cualquier comentario que apenas cuestione la postura que autodenominan “patriota”.

Compartimos algunas imágenes extraídas de allí, lo suficientemente explícitas como para entender de qué se trata sin mayores acotaciones.
0
0
0
0No comments yet