Quieren expulsar a estudiante chileno en Py


Chileno detenido: Policía, "preocupada por soberanía nacional"

Para la Policía Nacional se debe defender la soberanía nacional ante cualquier extranjero que viene al país a "avasallar las instituciones". Pide la expulsión del joven chileno imputado por participar de la toma simbólica del edificio del Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

La jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, Elisa Ledesma, expresó el deseo de la institución para que el joven chileno permanezca privado de su libertad y luego se le expulse del país.

Patricio Javier Flores (26) fue detenido en la tarde del lunes cuando estaba caminando por la calle Oliva casi Alberdi
, en cumplimiento al Oficio Fiscal N° 1430, emanado por el agente fiscal Cristian Bernal.

Vino al país para compartir sus experiencias de reivindicación estudiantil con la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes). También participó de la toma simbólica del edificio del MEC.



"Debemos defender la soberanía territorial. Un extranjero en calidad de turista no puede avasallar las instituciones", expresó Ledesma a la 780 AM.

Comentó que el extranjero ingresó de manera irregular al país al no tener ningún tipo de documentos.

Tampoco se sabe con certeza por donde ingresó al país. El fiscal del caso, Cristian Bernal informaba que lo hizo por Puerto Falcón, sin embargo, la comisaria Elisa Ledesma mencionó el ingreso por Encarnación.

Ledesma expresó su preocupación por la actitud del joven porque supuestamente incita a la violencia y falta el respeto a las autoridades del país y sus instituciones.

"Cuando uno está en situación irregular, no tiene una residencia, un arraigo en este país y quiere venir a incitar y faltar el respeto a las instituciones es una violación de la soberanía", sostuvo.


El abogado del joven
, Gustavo Noguera, pedirá una medida alternativa a la prisión ante el juez Penal de Garantías, Rubén Ayala.

Noguera sostiene que el chileno ingresó en forma legal y que si Migraciones no cargó los datos a la computadora no es culpa del detenido, quien llegó al país para compartir sus experiencias con estudiantes secundarios.