Check the new version here

Popular channels

R Williams: Un homicidio seria el causante de la depresión.




Un homicidio 32 años antes seria el causante de la depresion de Robin Williams.





La inesperada muerte de Robin Williams ha impactado en sus seguidores quienes aún no superan el hecho de que el artista presuntamente se suicidara por los cuadros depresivos que sufría desde hace algunos años y por las crisis ocasionadas por el consumo de alcohol y drogas de las que había tratado de salir a raíz de la muerte de su amigo de farras John Belushi.
Tras una noche de juerga como se le llamó a la jornada que culminó fatidicamente para Belushi el 5 de marzo de 1982 podría ser el detonante de la depresión que durante años acarreó Williams y fuentes cercanas al artista revelan que quizá ese hecho marcó su vida al punto de intentar buscar darle un cambio dejando a un lado el consumo de drogas y alcohol, intención que fuera interrumpida varias veces producto de las recaídas y regreso a los centros de rehabilitación.







La noche antes del hallazgo del cuerpo de Belushi, éste se encontraba de fiesta con sus dos grandes amigos también estrellas de cine, Robert de Niro y Robbin Williams. Posterior a la fiesta su cuerpo fue hallado en el Bungaloo donde el artista se encontraba hospedado, tras las investigaciones de los cuerpos policiales y los testimonios de las personas que se encontraban en los alrededores se determinó que el artista fallecido andaba con sus dos mejores amigos antes mencionados.


link: https://www.youtube.com/watch?v=T83w9RcE6HA







Fuentes policiales se encargaron de determinar la causa del fallecimiento del Belushi pues al momento de haber sido encontrado sin vida no había en los alrededores ningún tipo de estupefaciente que pudiera determinar que la muerte habría sido producto de una sobredosis, asimismo el cadáver no presentó a simple vista ningún pinchazo de agujas, testimonios de quienes le conocieron indicaban que no se inyectaba drogas pues le tenía fobia a las agujas ni golpes por lo que la muerte de Belushi quedaba en el aire por el momento.
Sin embargo, tras la investigación exhaustiva de los médicos forenses en el cuerpo del artista, se observó un pinchazo en el codo derecho tipo quirúrgico casi imperceptible y de manera tal que no habría podido ser realizado por él mismo, entonces las investigaciones se centraron en su distribuidora de drogas Katty Smith quien luego de las presiones ejercidas y los interrogatorios confesó haber inyectado heroína al artista pues éste le indicó que quería probar y automáticamente le produjo la sobredosis, la joven limpió la escena borrando la evidencia y huyendo temerosa indicó y ésta fue la razón por la que fue condenada por homicidio en segundo grado a tres años de prisión.





Belushi falleció a los 33 años de edad con una prometedora carrera profesional en ascenso.
Robin fue encontrado muerto ayer 11 de agosto en su domicilio en el norte de California, según un comunicado policial.
En un comunicado, la policía del condado de Marin, en California (sureste de Estados Unidos), explicó que un “sujeto hombre fue declarado muerto a las 12H02, identificado como Robin McLaurin Williams, 63 años, residente e de Tiburon, en California” y que la presunta causa del deceso sería “un suicidio por asfixia”.




Robin Williams era un remolino – tan rápido, tan divertido, que parecía darle vida a cualquier fiesta. Cuando pasaba por los programas de entrevistas, los anfitriones siempre parecían tener la noche libre, dándose cuenta de que con un talento como él, lo único que realmente tenían que hacer era darle cuerda y dejarlo ir.
La muerte del actor de un aparente suicidio por lo tanto se siente doblemente inquietante, otro recordatorio de que la risa provocada por algunos de nuestros mejores payasos a menudo vienen a un precio exorbitante personal.
Williams no es el primer comediante (y él era más que eso, pero para los propósitos de esta conversación, la descripción encaja) en ser afectado por sus demonios autodestructivas. De hecho, a veces ha parecido a través de los años que, mientras más brilla la luz de la comedia, más torturada y conflictiva puede ser la persona cuando las cámaras dejan de filmar.
Las tragedias cosechan una cantidad excesiva de atención – sobre todo ahora, en la era de los medios de comunicación cada vez más definidos por TMZ – pero la lista por sí sola de comediantes que han sucumbido a las drogas es desalentadoramente larga. Tuvimos a Lenny Bruce en la década de 1960, John Belushi en los años 80, Chris Farley en los años 90 – los dos últimos, dadas sus trayectorias profesionales similares, casi se sintió como una repetición espeluznante para las generaciones que crecieron con ellos. Richard Pryor sobrevivió hasta sus 60 y algo de años, pero el impacto del abuso de drogas en su vida y su carrera está bien documentada.




El artista fue reconocido por sus diversas participaciones en filmes estadounidenses como Mr. Doubtfire, quien se ha hecho acreedor a premios como el Oscar y el Globo de Oro, además de ser reconocido por su trabajo en filmes como “Jumanji”, “Papá por siempre” y “Mente indomable”
Robin McLaurim Williams, quien tiene en su haber un sinnúmero de títulos, entre ellos “The fisher king”, “La sociedad de los poetas muertos” y “Good morning, Vietnam”, nació en Chicago, Illinois, el 21 de julio de 1951.
Sus primeros años los dedicó a sus estudios y a la práctica de deportes, sin mostrar algún interés por la actuación.
En 1967, la familia Williams se trasladó a Marina County, en California, donde surgió su atracción por el teatro, por lo que viajó a Nueva York e ingresó a la academia de arte dramático Juilliard School.
En 1976 tuvo una audición y su primer contrato, lo que marcó el inicio de su carrera, y en 1977 debutó en la televisión con la serie “Laugh-in”. Dos años después protagonizó la teleserie “Mork y Mindy”, en la que interpretó a un extraterrestre, papel que le dio popularidad y por el cual ganó su primer Globo de Oro.




En esa etapa, debido a su fama y fortuna, se hizo adicto al alcohol y a la cocaína; sin embargo, la muerte por sobredosis de su amigo de parrandas, John Belushi, lo hizo recapacitar y decidió dejar sus adicciones.
En el cine, se abrió camino con “Popeye” (1980), de Robert Altman, película que no consiguió el éxito esperado, pero que sí dio a conocer a Williams a una gran audiencia.
A este filme le siguió “El mundo según Garp” (1982), de George Roy Hill, en la que interpretó a un personaje difícil, agradable pero no cómico. Williams también superó esta prueba de forma brillante e incrementó su popularidad.
Fue nominado al Oscar por la película “Good morning, Vietnam”, además de que obtuvo su segundo Globo de Oro por su papel de un locutor de radio del ejército durante la guerra de Vietnam.





Su éxito continuó con “El club de los poetas muertos”, en la que su personaje es de un profesor de literatura, y “El rey pescador” (tercer Globo de Oro), en la que caracteriza a un vagabundo.
Robin se unió en matrimonio con la bailarina Valerie Velardi en 1978, pero su relación concluyó luego de nueve años y el nacimiento de su hijo Zachary.
En 1989 nuevamente contrajo nupcias con la productora Marsha Garcés con quien procreó a Cody Allan y Zelda.




R.Williams con su hija Zelda.

Su preocupación por las personas necesitadas lo han motivado a crear, junto con su esposa, la Fundación Windmill, que recauda fondos con fines benéficos.
En la década de los 90, Williams alternó papeles cómicos con interpretaciones dramáticas, y se convirtió en uno de los grandes actores contemporáneos.
También fue una etapa prolífica, pues consiguió el Oscar por “El indomable Will Hunting”, y ganó sus dos siguientes Globo de Oro con los filmes “La señora Doubfire” y la producción infantil de animación “Aladdin”, en la que prestó su voz.
Williams desde hace un par de años disfruta de ayudar a los necesitados, siendo anfitrión de “Comic relief”, un programa de televisión a beneficio.




Entre sus recientes actuaciones en el Séptimo Arte se encuentran “Una noche en el museo” (2006), “August rush” (2007) y “License to wed” (2007).
Además, prestó su voz para la película “Happy feet” (2006) y tuvo pequeñas participaciones en la serie de televisión “La ley y el orden”, en 2008.
Un año más tarde, Robin Williams tuvo una saturada agenda de trabajo con “Old dogs”, “Una noche en el museo 2″, “World”s greatest dad” y “Shrink”.
En 2010, el actor dio voz a los personajes de “Ramón y “Lovelace” en la película “Happy feet 2″, la cual se espera que se estrene en noviembre de este año.
Un año más tarde, realizó “The big wedding”, filme en que dio vida a un sacerdote y compartió créditos con Robert De Niro, Diane Keaton, Katherine Heigl, Amanda Seyfried, Susan Sarandon, Ben Barnes, Patricia Rae y Topher Grace.
Por otro lado, el histrión, fan de “The Legend of Zelda”, y por ello decidió llamar a su hija como una princesa de la serie, recientemente salió en un comercial donde anunció el nuevo videojuego “The Legend of Zelda: Ocarina of Time” para Nintendo 3DS.




0
0
0
1
0No comments yet