Randazzo: un millonario con muy poco vuelo

Randazzo: un millonario con muy poco vuelo



11/02/15 - 06:12hs
En EEUU, presentaron un informe en relación a que el funcionario no podría justificar su crecimiento patrimonial. El año pasado, el diario Hoy puso de manifiesto incompatibilidades en la conformación de sociedades comerciales vinculadas con Randazzo y con varios integrantes de su gabinete ministerial

El crecimiento patrimonial del ministro de Interior y precandidato presidencial del kirchnerismo, Florencio Randazzo, quedó nuevamente en la mira. La agrupación American Task Force Argentina (ATFA), vinculada con el fondo de inversión NML Capital de Paul Singer que está litigando contra el gobierno K en Estados Unidos por la deuda en default, ayer publicó un informe que da cuenta de cómo se hicieron ricos varios funcionarios K en la mal llamada década ganada, haciendo especial hincapié en “el hombre de la eterna sonrisa”.

El informe da cuenta que hay funcionarios que "incrementaron su patrimonio muy por encima de sus salarios", "no explican completamente el origen de su patrimonio" y "hacen negocios con el sector público siendo ellos los que mantienen posiciones de poder".

Sobre Randazzo, ATFA se pregunta "cómo hizo para duplicar su fortuna entre 2008 y 2009". Bajo el ala del ministro del Interior y Transporte, la lupa también se ubicó sobre Marcio Barbosa Moreira, secretario del interior, quien "duplicó su patrimonio entre 2010 y 2011" y "se triplicó" si se toma como punto de partida el 2008. Moreira está vinculado comercialmente con la esposa de Randazzo (ver página 4). Es decir, hay una evidente interferencia entre lo público con los negocios privados, algo que repite en varios emprendimientos comerciales en los que participa Randazzo.

Cabe recordar que el año pasado el diario Hoy publicó distintas investigaciones que reflejaron aspectos muy poco éticos de los negocios vinculados de Randazzo. ¿Cuál fue la respuesta del ministro? Envió cartas documento intentando silenciar las publicaciones, pero sin aportar ningún elemento que diera cuenta que había algo de falsedad en lo que se había publicado. Algo similar hizo ayer ya que, luego de haber conocido el informe, convocó a una conferencia de prensa, en la que se lo notó visiblemente molesto e intentó esgrimir como defensa que el informe es en represalía por ser candidato del Frente para la Victoria (aparece relegado en todas las encuestas); se justificó en el incremento de las valuaciones fiscales de sus propiedades y dijo que sus “declaraciones juradas” son públicas.

“Yo vengo presentando declaración jurada desde el año 1993. Hace 22 años que presento declaraciones juradas. Hace 22 años que pago impuesto a las ganancias y que pago ingresos brutos. Me gustaría saber cuántos candidatos a presidente pueden decir lo mismo", dijo el funcionario K. Fue muy poco serio: las declaraciones juradas no son garantía de nada. Cabe recordar que en el año 2009, para que se pueda archivar una causa por enriquecimiento ilícito, contadores de la AFIP fueron enviados a Santa Cruz para reunirse con el contador de los Kirchner y así dibujar las declaraciones juradas, con el objetivo de intentar justificar lo injustificable como es el hecho de que Néstor y Cristina Kirchner aumentaron su patrimonio en más de un 1000% desde que llegaron a la Casa Rosada.

Randazzo –de profesión contador- es dueño de un gimnasio ubicado en calle 3 Nº 812. Se trata de la sociedad El Gimnasio Platense SRL, que el ministro conformó en el año 2012 junto a su entonces secretario privado: el analista de sistemas Ignacio José Casasola. En 2013, Casasola fue ascendido y actualmente está a cargo de la Sociedad Operadora Ferroviaria (SOFSE). Es decir, se entremezcló nuevamente lo público con lo privado. La SOFSE se encarga de la prestación de los servicios de transporte ferroviario junto a empresas privadas como el grupo Roggio (controlante de Metrovías) y Emepa (líneas Belgrano Sur y Roca).

Fuentes consultadas por Hoy informaron que que otro centro deportivo de la ciudad, ubicado en el Camino Centenario, también estaría vinculado con el funcionario nacional. En el año 2006, Casasola ya había intentado crear un gimnasio. Y para ello conformó una sociedad llamada Balance Wellness Club S.A, en la que llamativamente intervenían otros randazzistas que cumplían funciones en el Ministerio de Gobierno bonaerense y que luego se sumaron de la cartera del Interior. Por ejemplo, en el directorio de esa empresa estaba Juan Felipe Rodríguez Laguens, actual director Ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, organismo que también forma parte del Ministerio del Interior. Y Juan De Dios Cincunegui, un polista y abogado oriundo de Chivilcoy, el pago chico de Florencio Randazzo, que estuvo ligado La Cámpora y se desempeñó como interventor de la empresa Intercargo. Esta empresa estatal es el plafón que quieren utilizar los camporistas para quedarse con el monopolio del servicio de rampa en los aeropuertos.

Cincunegui, en 2013, se vio salpicado por un escándalo cuando el propio gobierno dio a conocer una estafa de asociaciones de consumidores y bancos de más de $360 millones. Lo que no detectó la administración K, o evitó decir, es que uno los abogados que habrían orquestaron la maniobra -y cobraron 15 millones- era el entonces titular de Intercargo. Cuando se conoció el vínculo, Cincunegui tuvo que presentar la renuncia.

Desprolijidades de este tipo no hacen más que mostrar que Randazzo es un millonario de muy poco vuelo.

Todo queda en familia

De la propia declaración jurada de Randazzo, que vive en La Plata, se desprende que la esposa del ministro, Andrea Verónica Pantalani, es propietaria de la empresa inmobiliaria ASOMA, en sociedad con su hermana Gabriela Pantalani. También tienen la empresa ESPAI SA, que es una casa de fiestas infantiles. Lo polémico es que una vez más se entremezcla lo público con lo privado. Para que Gabriela Pantalani pudiera desempeñarse en el cargo de asistente técnico administrativo de la Delegación La Plata de la Dirección Nacional de Migraciones Randazzo tuvo que emitir una “autorización excepcional” por no reunir los requisitos mínimos establecidos en el artículo 14 del sistema de Nacional de Empleo Público”. ¿Qué establece el artículo en cuestión? Sencillamente que para desempeñar la tarea de asistente técnico es necesario tener título universitario de grado correspondiente a una carrera de cuatro años o título universitario o terciario de carreras de duración no inferior a tres años, correspondiente a la función o puesto a desarrollar.

Negocios que mezclan lo público y lo privado

Según su propia declaración jurada, una de las empresas que pertenece a la familia Randazzo es La Grulla SA. Hasta el año 2004 esta firma se llamaba El Factotum y su titular era Marcio Barbosa Moreira, actual secretario de Interior y cuyo crecimiento patrimonial también fue denunciado ayer en Estados Unidos. En aquel entonces, entre los accionistas se encontraba Marcelo Oscar Zucchelli, quien actualmente es director nacional del Sistema de Infracciones, otro cargo que forma parte del organigrama del Ministerio del Interior.

Como uno de los socios de El Factotum aparece Leopoldo Wildner, hijo del abogado Hugo Wildner, el primer padrino político que tuvo Randazzo en su pago chico: Chivilcoy. Haberle abierto el camino a Florencio en la política le permitió, por ejemplo, que su hija Natalia haya sido concejal y actualmente sea la jefa del Registro Civil en esa localidad.

Tal como publicó Hoy, en el año 2001 Randazzo -que por aquel entonces era diputado provincial- decidió crear una empresa con sus amigos de la infancia, todos ellos oriundos de Chivilcoy. Así surgió la firma Camicar SRL, dedicada a la fabricación y elaboración de helados artesanales y todo aquello relacionado con la explotación y comercialización de heladerías. Además de Randazzo, la sociedad estuvo conformada por Pedro Fabián Michelis, que maneja un cementerio privado y una casa de sepelios en Chivilcoy; Marcelo Pedro Leranoz, el contador Carlos Alberto Levalle y el arquitecto Leonardo José Lipera. La mencionada sociedad fijó como sede la Avenida Sarmiento Nº 61, donde actualmente –no por casualidad- funciona una heladería bajó el nombre comercial de Trapani, cuyos dueños le alquilan el negocio de Randazzo.

Leonardo Lipera actualmente es el tesorero del club San Lorenzo de Almagro y sería socio del empresario agropecuario Claudio Andreoli, muy cercano a Randazzo, en la firma Creativo Desarrollos Inmobiliarios SA, una empresa constructora e inmobiliaria, que también ha crecido de forma exponencial en los últimos años. Según distintas fuentes consultadas por Hoy, la empresa se dedica principalmente a comprar casas antiguas, demolerlas y hacer inmuebles de hasta tres pisos, que es el máximo permitido en Chivilcoy. En esta firma también figura como accionista Gisela Mariel Franetovich, una monotribustista categoría B, que entre 2011 y 2013 emitió 12 cheques sin fondos (también afronta distintos juicios de apremio iniciados por ARBA por no haber pagado la patente de sus vehículos y el Impuesto Inmobiliario) y que es hermana de Ariel Franetovich, exintendente de la mencionada localidad bonaerense y exdiputado provincial. En el año 2013, Randazzo lo nombró como titular de la Administradora de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado (Adifse).

A su vez, Carlos Timpone, otro integrante de Creativo Desarrollos Inmobiliario, está a cargo de la obra en el Complejo Federación. Se trata de la terminación de 231 viviendas en el corazón de Chivilcoy a partir de una inyección de fondos nacionales, que habría gestionado el propio Randazzo, por más de $35 millones. Este complejo había comenzado a construirse en los años 80 y quedó a mitad de camino. Numerosas familias fueron estafadas.