Popular channels

Reactor bajo cemento

La situación en la central de Fukushima, en el noroeste de Japón, continúa complicada. Las autoridades mantenían hoy sus esfuerzos por enfriar los reactores, pero tuvieron que reconocer la gravedad de la situación al elevar de 4 a 5 el nivel de alerta por accidente nuclear, lo que equivale a un hecho con "consecuencias de mayor alcance".

Técnicos, soldados y bomberos japoneses seguían bombardeando los reactores "enloquecidos" de la planta utilizando helicópteros y aviones hidrantes, aunque dijeron que si no obtenían resultados iban a evaluar la hipótesis de sepultarlos en sarcófagos de cemento armado, como se hizo en Chernobyl, Ucrania, en 1986.

"Lo tenemos todo en mente, afirmó un funcionario de la TEPCO, empresa que maneja la central gravemente dañada por el terremoto y el tsunami de la semana pasada- y no es imposible. Aunque, agregó, nuestra prioridad sigue siendo apagarlos".

Los especialistas trabajaron frenéticamente para volver a poner en funciones, al menos parcialmente, el sistema eléctrico de la central lo que permitiría utilizar bombas más poderosas y eficaces. Esperamos hacerlo mañana".

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón informó que el nivel de riesgo de accidente, medido por la escala Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES) que va de 1 a 7, pasó hoy de 4 a 5.

El nivel 4 significa "accidente con consecuencias de alcance local", y el 5 "accidente con consecuencias de mayor alcance".

El vocero del gobierno, Yukio Edano, indicó que las autoridades podrían moverse en los próximos días con mayor decisión y admitió que hubo lentitud: "Un terremoto de una fuerza sin precedentes y un fuerte tsunami devastaron Japón, luego ocurrieron muchas cosas que no estaban previstas en términos de respuesta a un desastre", explicó.

Aunque la situación en Fukushima 1 es muy grave, el nivel de radiaciones en la zona en torno de la central no aumentó hoy a niveles tales como para constituir una amenaza para la salud humana, resaltó el Japan Atomic Industrial Forum (JAIF).

La situación en la central de Fukushima continúa siendo grave pero estable, aseguró hoy por su parte la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). La mayor preocupación sigue siendo los reactores 1, 2, 3 y 4, dijo el organismo.

La AIEA destacó como hecho positivo que los socorristas lograron llevar agua a los contenedores de los reactores. Entretanto, fuentes italianas en contacto con la Agencia Japonesa para la Seguridad Nuclear informaron que el gobierno no prescribió aún a la población que vive en la zona en torno de la base tomar las 260.000 dosis de yodo estable distribuidas en los últimos días.

Actualmente la zona en un radio de 20 kilómetros desde la base está evacuada y a la población que vive en la franja de 20-30 kilómetros se le aconseja permanecer en sus casas. Según los datos más recientes disponibles, del 16 de marzo, el nivel de radiactividad en la zona situada entre 20 y 60 kilómetros de la central de Fukushima 1 variaba entre 6,7 y 9 microsievert/hora.

En las otras regiones de JAPÓN, incluyendo Tokio el nivel de radiaciones es equivalente a 1 microsievert/hora, muy cerca de la dosis promedio anual de 0,45 microsievert/hora (o 4,5 microsievert/año).

A una semana exacta de la tragedia, mientras en las zonas afectadas por el terremoto se observaba un minuto de silencio por las víctimas, que según las últimas informaciones fueron 16.000 entre muertos y desaparecidos, el premier Naoto Kan pronunció un conmovedor discurso..

Kan, que admitió retrasos en el accionar de su gobierno, afirmó que los japoneses "reconstruirán el país como después de la Segunda Guerra Mundial" que concluyó con el lanzamiento de las bombas atómicas norteamericanas sobre Hiroshima y Nagasaki.

Dirigiéndose luego a las 400 mil personas sin techo que se encuentran en refugios sin energía eléctrica, alimentos y medicinas, el premier dijo que sabía que sufren, que la situación es difícil y prometió que el gobierno hará lo necesario para retomar una vida normal.

"Debemos ser fuertes y estar convencidos de que nos recuperaremos, no nos podemos permitir ser pesimistas", agregó. "Reconstruiremos el país de las ruinas", exclamó Kan al término de su discurso, y agregó que él mismo "como ciudadano" "trabajará duro para el renacimiento de Japón".
0
0
0
0No comments yet