Check the new version here

Popular channels

Recta final abre expectativas en Brasil

Nuevo sondeo amplía ventaja de Rousseff sobre Silva, cuya caída en encuestas intenta aprovechar Aécio Neves, en busca del balotaje.



asilia, San Pablo. La presidenta y candidata a la reelección en las elecciones de octubre en Brasil, Dilma Rousseff, dijo ayer en Belo Horizonte que el próximo domingo está en juego “que sigan o se pierdan las conquistas de los trabajadores”.

Dilma formuló estas afir­maciones luego de haber par­ticipado antenoche del tercer debate con el resto de los can­didatos, cuyo desarrollo despertó polémica por las declaraciones homofóbicas de uno de los participantes.

“No podemos dejar que todo lo que conquistamos sea perdido. No podemos dejar que se vuelva al desempleo, que se retroceda con los aumentos de salarios. ¡Brasil salió del mapa del hambre! No podemos volver atrás”, dijo enfática la mandataria durante una caminata rodeada de seguidores en las calles de Belo Horizonte, ciudad donde nació y capital del estado de Minas Gerais. Entre las “conquistas logradas”, Rousseff mencionó la política de valorización del salario mínimo, y la ley que determina la expropiación de tierras sin indemnización de propiedades urbanas o rurales donde se compruebe la práctica de trabajo análogo a la esclavitud.

A un puñado de días de que Brasil decida quién gobernará desde enero, la campaña tomó fuerza en las calles. Dilma destacó la importancia que Belo Horizonte tuvo para su formación política, convirtiéndose en una luchadora por “un Brasil más equitativo y desarrollado”. Mientras, la ambientalista Marina Silva, principal opositora de Rousseff, llegó a la recta final de la disputa debilitada por los ataques que enfrenta por parte de sus rivales.

La candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB), que entró en la campaña luego de la muerte del socialista Eduardo Campos y llegó a conquistar un 34 por ciento de las preferencias, llegaría ahora a un 25 por ciento, según la encuesta MDA publicada ayer, que ubica a Rousseff primera con 40,4 por ciento de los votos. En una segunda vuelta, necesaria si ningún candidato supera el 50 por ciento de los votos, Rousseff sería reelegida con un 47,7 por ciento, frente al 38,7 por ciento de electores que apoyaría a Silva, según MDA.

La caída de Marina se debe a la ofensiva de sus rivales, la presidenta Rousseff y el senador Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) quien marcha tercero y aspira a superar a Silva.

La estrategia de Aécio y Dilma de presionar a Marina volvió a palparse durante el debate entre los candidatos, realizado antenoche por TV Record. Allí, Rousseff acusó a Silva de mentir a los electores al afirmar que, cuando era senadora, votó en favor de un impuesto sobre ­movimientos financieros, mientras que Neves, dijo que, cuando formaba parte del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Silva se calló sobre la estrategia de la agrupación de lanzar “ofensas” contra rivales en elecciones.

La analista Tereza Cruvinel dijo que el debate de antenoche favoreció a Dilma, ya que Silva “no logró disimular la pérdida de energía y el cansancio por el combate”. La analista apuntó que, de repetirse esa situación en el debate de la noche del jueves en la TV Globo –que cerrará formalmente la campaña electoral–, ello podría favorecer a Neves, quien busca cupo hacia la segunda vuelta.

El debate también generó fuerte polémica en la comunidad homosexual por declara­ciones del candidato Levy Fi­delix, del Partido Renovador Laborista Brasileño. Interrogado por Luciana Genro, del Partido Socialismo y Libertad, sobre su posición ante el casamiento gay, Fidelix dijo: “Tengo 62 años y, en base a lo visto en mi vida, sé que dos iguales no generan un hijo. Y digo más: perdóneme, pero el sistema excretor no reproduce”.

Números de un país-continente

Postulados. Casi 26 mil candidatos se presentarán en las elecciones presidenciales, legislativas y regionales de Brasil el próximo domingo 5 de octubre, y la mayoría son hombres, pese a que los comicios para el Ejecutivo federal se definirán entre dos mujeres, Dilma Rousseff candidata a la reelección por el Partido de los Trabajadores y Marina Silva, por el Partido Socialista Brasileño.

Proporciones. De los 25.919 candidatos postulados por 32 partidos para los diferentes cargos en disputa en octubre, tan sólo el 30,9% del total son mujeres y el 42,2% son negros a mulatos, cuando estos dos grupos son mayoritarios en la población brasileña, de acuerdo con el perfil elaborado por el Instituto de Estudios Socioeconómicos (Inesc), mientras que el 69,1% de los candidatos son hombres (69,1%), casi la mitad de ellos blancos.

Asunto de mujeres. Tres de los 11 candidatos a la presidencia son mujeres. A las dos favoritas (Rousseff y Silva) se suma como tercera candidata a jefa de Estado Luciana Genro, aspirante por el ­izquierdista Partido Socialismo y Libertad (Psol).
0
0
0
0
0No comments yet