Reino Unido quiere desplazar su flota nuclear a Escocia





Los submarinos nucleares de Reino Unido podrán trasladarse a Inglaterra de su actual base en Escocia si el electorado vota a favor de la independencia en el referéndum del próximo 18 de septiembre.

El gobierno autonómico, que preside el nacionalista Alex Salmond, se opone a alojar la flota Trident de cosechar la victoria en la histórica consulta.

El Royal United Services Institute (RUSI) acaba de publicar un informe que desvela riesgos de seguridad en la potencial futura localización pero no ve obstáculos técnicos y financieros que impidan el traslado de los submarinos y las cabezas nucleares.

Plymouth, en el oeste de Inglaterra, se identifica como la posición más favorable pese al riesgo de que una "ignición accidental en uno o en todos los misiles" de esta flota de tecnología estadounidense pueda "esparcir material radioactivo sobre los más de 260.000 habitantes" de la ciudad.

Los submarinos se trasladarían de su actual base en Faslane a Devonport, morada actual de la flota con armas convencionales, a las afueras de Plymouth. A su vez, el silo de cabezas nucleares se construiría al norte de Falmouth, una zona "relativamente aislada y resguardada" de Cornualles.

De acuerdo con el diario The Guardian, los expertos de RUSI calculan que la operación supondrá un gasto adicional de 3.500 millones de libras pero permitirá a Reino Unido retener su capacidad nuclear. El programa global de renovación del Trident tiene un coste estimado en 80.000 millones de libros en un abanico temporal de 25 años.

El informa admite que el masivo traslado no podrá ejecutarse en el plazo propuesto por el gobierno de Edimburgo, que se ha fijado el 2020 para la desaparición de los submarinos nucleares de una Escocia independiente.

Una fecha más viable sería a partir de 2020 cuando está prevista la entrada en servicio de la nueva generación de Tridents. El instituto descarta categóricamente la opción de ubicar los submarinos y las cabezas nucleares en Estados Unidos.