Check the new version here

Popular channels

Reliquias de la naturaleza

Así como en la humanidad las joyas de la familia son preservadas con recelo y las casas de antigüedades cuidan de los tesoros del pasado con gran esmero, en la naturaleza ciertos seres logran sobrevivir a la prueba del tiempo ostentando hoy día el título de “fósiles vivientes”. Es decir, seres que lograron ganarle a la extinción y convertirse en el recuerdo viviente de épocas primitivas.

El artrópodo masivo

Las profundidades son uno de los misterios más grandes de hoy en día, de hecho, conocemos con mucho mayor detalle el sistema solar y la vía láctea que las profundidades oceánicas. En las aguas de Japón a unos 400 metros de profundidad existe un tipo de cangrejo gigante capaz de llegar a los 4 metros de longitud, en gran parte ocupado por sus largas patas. La Macrocheira kaempferi, como se conoce por su denominación zoológica, pesa unos 20 a 25 kilos y el hecho de tener poca carne en sus tenazas lo salva de ser capturada masivamente.
Si bien su hábitat natural es el fondo del Océano Pacífico se ha adaptado a vivir en distintas condiciones más favorables a su alimentación, que en gran parte se basa en una dieta de medusas. Llega a vivir un promedio de 100 años. Es difícil experimentar la magnitud de este animal, no obstante veamos esta foto en perspectiva e imaginen estar buceando y toparse con uno.

Una planta Jurásica

En la árida Angola encontramos a la Welwitschia Mirabilis, una planta que es uno de los últimos ejemplares del tipo gymnosperms. No hace falta ser un biólogo o un botánico para observar la rareza de su forma y ese indiscutible aspecto tosco y primitivo que sus dos largas hojas proponen. La Welwitschia Mirabilis es una de las últimas plantas de su tipo, salvada por casualidad de la extinción, algo que quedaría remarcado en su nombre: Mirabilis, milagrosa.

Una flor digna de un dinosaurio

De tamaño colosal esta flor es considerada como la flor más grande y masiva de la que se tenga registro. En nuestros tiempos donde la evolución ha encontrado mejor adaptabilidad en los tamaños reducidos, cuando pensamos en una flor inmediatamente imaginamos una frágil rosa o una margarita. Es difícil que lleguemos a pensar en una titánica Amorphophallus titanum de 80kgs y 3 metros de alto. Pero esperen, antes de intentar regalársela como muestra de afecto a su media naranja deben saber que los dinosaurios no eran muy románticos, y esta inmensa flor en vez de tener un agradable perfume emite un repulsivo aroma a pescado podrido: “similar al de una morgue cuya refrigeración ha dejado de funcionar hace una semana” no por nada se la apodó como “la flor cadaver” .

Nasikabatrachus - La rana más extraña del mundo

Hallada hace menos de cinco años esta rana es una joya evolutiva, un eslabón perdido en toda su gloria. Su nombre deriva en parte del sánscrito y en parte del griego significando Batracio de nariz puntiaguda, obviamente bastante acertado si vemos el prolongado apéndice en su cara. Suelen vivir la mayor parte del tiempo bajo tierra y solo salen a la superficie durante dos semanas al año para copular, su rareza no solo está en su carácter agresivo o su fisonomía particular y el hecho de la baba pegajosa que segrega por todo su cuerpo; sino que además es considerada un fósil viviente, conformando una nueva familia de batracios en si misma, y podría ser prueba de la separación continental hace millones de años.

Un parásito improbable

Esta flor, la Rafflesia arnoldii, es considerada como la segunda flor más grande del mundo -y en algunos casos como la primera ya que la definición estricta de qué es una flor descartaría a la Amorphophallus titanum- es uno de los parásitos más improbables, que a pesar de ir a “contramano de la norma evolutiva” logró sobrevivir durante millones de años y llegar a ser un fósil viviente. Desafortunadamente su hábitat natural actualmente se encuentra siendo destruido por la tala indiscriminada y los fuegos intencionales, y ya que sólo puede crecer como parásito del Tetrastigma, un arbusto invasivo, se ve en serio peligro de extinción. Llega a pesar unos 11 kilogramos ypuedea extenderse por más de un metro cuando florece

Anastatica hierochuntica, una planta singular

Conocida también como planta de la resurrección esta particular hierba puede vivir por cientos de años y, en caso de secarse, puede resucitar con solo arrojarle un poco de agua. Muchos la denominan la “planta dinosaurio” ya que existe desde hace decenas de millones de años y compartió el mundo con estos animales. No obstante, su extraño don de “resucitar” es a su vez la manera en la que se reproduce ya que la planta para esparcir sus semillas primero debe secarse convirtiéndose en una pequeña bola y ser elevada por el viento con el fin de desparramar sus semillas por un área extensa.

Fuente:
http://www.anfrix.com/?p=689
0No comments yet
      GIF
      New