Check the new version here

Popular channels

Rescate en Aconcagua .

..... Por la delgada línea entre la vida y la muerte ..

Realidad o ficción, es lo que me pregunte en ese instante en el que las cosas se complican que no sabes si podrás salir o quedaras atrapado en ese remoto paraje.
Me volví a preguntar si era real y si podría con ese reto, lo concreto ,un montañero que era miembro de otra expedición estaba afectado en la cumbre norte del Aconcagua por un edema cerebral de extrema altitud, a las 18:30 horas, segundo problema muy tarde para bajar.Las imágenes, pensamientos, ideas e incertidumbres eran visibles en las caras nuestras, aunque nadie pronunciaba palabra.
Cada cual adopto un rol automáticamente, y el plan se puso en marcha, uno descendió a buscar ayuda (ya que tenia un andar veloz y conocía el camino), otros se encargaron de recolectar todo el material que había quedado resguardado a la entrada de la Canaleta, y a mi , me toco encordarme a quien hasta en ese momento era un desconocido.
La dificultad y lentitud del descenso hizo que los últimos rayos del sol se agotaran casi al final de la canaleta y comienzo de la travesía.
El frío empezaba a apretar y los manchones de nieve comenzaban a congelarse.
La falta de estabilidad de mi compañero hacia que se alternen pasos y tropezones, y al frío que invadía mi cuerpo no lo podía combatir. La marcha transcurría así hora tras hora y la incertidumbre de saber si podrás con el problema se hacia cada vez mayor.
Llevaba ya unas 14 horas de marcha y la noche anterior solo había dormido 3 horas preparando las cosas para el día de cumbre, el cansancio me invadía, pero no podía entregarme, ya una vida dependía de mí.
Al llegar al refugio destruido de Independencia decidimos parar un tiempo para recuperarnos, luego de una hora retomamos la marcha, con un compañero un poco más recuperado, el viento se hacia sentir y la nieve volaba desde el suelo, la térmica rondaba los –25. En un momento perdimos la huella y luego de recorrer la zona para retomarla nos dimos cuenta que estábamos en las Piedras Blancas, que no faltaba mucho para el Campamento Berlín y además podíamos divisar unas luces, la oscuridad nos engaña con la distancia y no sabemos a que distancias están esas luces, una voz irrumpe el silencio, se identifica y descubro que son del grupo de rescate que subían del campamento, ellos se hacen cargo de la situación y sin discutir accedo a eso, “mi compañero de cordada, que hasta hace unas 14 horas era un desconocido y que ya compartimos algo muy fuerte, opina que quiere que lo siga cuidando en el descenso, como lo hice durante todas estas horas, y los rescatistas sin dudar lo respetan, así fue como un ascenso al Aconcagua con todo lo impresionante y espectacular que con lleva, ha sido sellado con una vivencia muy fuerte que nos marcara para siempre.

Expedición enero 2003

0
5
0
0
5Comments