Popular channels

River arranca con el orgullo herido



Nada hacía parecer que River podía arrancar esta historia con optimismo. El último lugar en el Apertura aún lastima y encima no llegaban refuerzos. pero en las horas finales del cierre del libro de pases aparecieron Cristian Fabbiani y Marcelo Gallardo y entonces el cambio de la historia pareció posible. Y así, por más que el plantel anda todavía con el orgullo herido, ahora todos son optimistas para lo que viene.



Tanto en la intimidad como en público, la mayoría de los jugadores de River aseguran sentir "vergüenza" por la campaña del Apertura 2008 que los terminó viendo últimos en el torneo. Por eso River debe reaccionar. Ya. Ahora. De inmediato. La pretemporada de la mano de Néstor Gorosito arrancó con optimismo, y el entrenador, conocedor del club por su pasado como jugador, entendió que lo que primero debía lograr era una reacción anímica para salir del momento. En eso sigue trabajando el DT, y en eso ya parecen haber avanzado los jugadores que, de a poco, van mostrando una nueva cara y mucho más ahora que llegaron los refuerzos de jerarquía y que aportan mucho desde lo anímico justamente.



Apenas llegó, el flamante DT pidió un defensor central, un cinco, un delantero y un enganche. Con el paso de los días, al tiempo que conocía el plantel, cambió al central por un lateral izquierdo, insistió con un volante central, y se dieron los arribos ya mencionados. Además, a último momento sumó como arquero a Mariano Barbosa. Hoy, esperan todavía por un lateral.

Este River que ya no tiene a Eduardo Tuzzio como referente por decisión de sus dirigentes, y tampoco a Sebastián Abreu por una movida del uruguayo que dejó mal parado a todo el club cuando se fue intempestivamente porque Real Sociedad le ofrecía un contrato mejor, ahora parece apoyarse en la llegada de Gallardo, en el crecimiento de Radamel Falcao y en la solvencia de Paulo Ferrari además de confiar en la personalidad de Fabbiani. Y un dato no menor es que el plantel eligió a Oscar Ahumada como capitán pese a la controvertida relación del "5" con los hinchas.

Mientras tanto, Gorosito sabe que tiene todo para ganar. Porque peor que en el último semestre no le puede ir a River, claro. Y encima va cumpliendo con su sueño: el de ser el entrenador de River. Algo que desde siempre lo desveló y que hoy disfruta a pleno en el día a día. Se le nota.

Pero Gorosito sabe que el hincha no se conforma con que no le vaya peor. El hincha quiere más. Y se entiende. Por eso la presión es la misma de siempre o más. Porque encima es año de elecciones y el club más politizado del país no le escapa ni un ratito a esa situación que irá creciendo en cuanto a presiones a medida que se acerque el momento de elegir al nuevo presidente, en diciembre de este 2009.

En River es todo ya. Es todo ahora. Lo saben Gorosito, los dirigentes y los jugadores. Lo quieren los hinchas. Se vienen la Copa Libertadores y el Clausura. Y River no tiene lugar para otro fracaso. Y eso, también, lo saben todos.
0
0
0
0No comments yet