1. Noticias y actualidad
  2. »
  3. Otros países

Robo de pelicula en Joyeria de Santa Fe

Cuantioso robo en joyería céntrica

Se trata de Lionel’s, ubicada en San Martín al 2800. Los delincuentes demostraron ser expertos para anular alarmas y abrir una caja fuerte. Se llevaron 30 mil pesos en efectivo y más de 1.300 alhajas de oro.


Autores ignorados concretaron un cuantioso robo en una joyería céntrica donde lograron hacerse de un importante botín entre dinero en efectivo y alhajas de oro.

El negocio en cuestión es Lionel’s, ubicado en San Martín al 2800, casi esquina con Irigoyen Freyre, dedicado a la comercialización de joyas y relojes, alhajas antiguas y modernas, además de poseer un taller especializado en oro.

No me gustan los lunes

La frase hecha canción por Bob Geldof, resume esa sensación de hastío que afecta a todo aquel que se dispone a iniciar la semana. Pero mucho peor resulta cuando alguien que se dispone a iniciar su jornada de trabajo advierte que ha sido víctima de los cacos.

Tal fue lo que le sucedió a Orlando Vivas, propietario de la joyería Lionel’s. Un pequeño desorden en el frente del negocio preanunciaban lo peor. La horrible sospecha se confirmó cuando el empresario fue hasta la parte posterior del inmueble. Allí se topó con la aciaga imagen: la caja fuerte abierta y vacía.

Los malvivientes se llevaron una cifra cercana a los 30 mil pesos en efectivo. También arrasaron con más de 1.300 alhajas de oro, entre las que figuran pulseras, anillos, brazaletes, dijes, corbateros, gemelos y hasta antigüedades.

Una moderna balanza electrónica para pesar oro también se agregó al saqueo.

“Se llevaron el fruto de más de 30 años de trabajo. Esto es terrible, algunas de las piezas son muy difíciles de reponer”, dijeron hoy los afectados.

Manos expertas

A la hora de entrar en detalles sobre cómo se consumó el robo, un solo aspecto quedó en claro: se trató de manos altamente expertas en la “materia”. “Actuaron con el cuidado de un cirujano”, opinó hoy uno de los investigadores.

El atraco comenzó desde una obra en construcción que linda con el comercio robado. Desde allí el o los malvivientes arrancaron su faena y hasta se hicieron de algunos elementos.

Utilizando una escalera llegaron hasta un ventiluz y con la ayuda de un gato hidráulico violentaron las rejas de protección. Luego arrancaron el duro metal de la pared palanqueando con un pedazo de caño para gas natural.

La segunda parte consistió en anular el detector de cristales. Para ello encintaron el vidrio del ventiluz, y lo envolvieron con una toalla. Con un golpe seco y contundente lo rompieron sin que caiga ningún resto en el piso.

En el interior del comercio los rufianes también demostraron no ser improvisados. Arrancaron los cables del teléfono (dejaron sin el servicio a toda la manzana) y lograron anular los distintos sistemas de alarmas que posee el negocio. Las cámaras filmadoras las dejaron apuntando hacia arriba y sacaron el cassette de la máquina grabadora.

La gruesa estructura de una caja fuerte tampoco fue escollo para los ladrones. Su cerradura fue burlada sólo con la realización de un pequeño orificio con una mecha. “Esto sólo lo puede realizar alguien que sabe muy bien cómo se puede abrir una caja fuerte”, agregó el mismo informante. Ni el cerrajero más avezado logra abrir esto con tanta facilidad”.

En diálogo con este diario Vivas refirió que “no sé qué es lo que voy a hacer, a qué me voy a dedicar. Nos dejaron prácticamente en la calle. No hay medida posible que los detenga (a los delincuentes). Fijense que pusimos rejas, alarmas, sensores, filmadoras, y burlaron todo”, comentó resignado.



Fuente: Diario El Litoral,Santa Fe
0
0
0
0No hay comentarios