Check the new version here

Popular channels

Rusia, a un incidente de la expulsión Eurocopa 2016







Rusia, a un incidente de la expulsión



link: https://www.youtube.com/watch?v=BSH2Chh1hpI




En la fachada del Ayuntamiento de París ondean dos grandes banderas gays, junto a otras de Estados Unidos. Es la señal de condolencia de la ciudad por los atentados de Orlando, el hermanamiento de dos lugares marcados por la tragedia. En Rusia, mientras, altos cargos políticos alientan a sus radicales y se mofan del respeto de Francia, en general, hacia los homosexuales. Es la reacción más radical y virulenta a la decisión de la UEFA, que ha dejado a su selección de fútbol a un incidente de la expulsión, y a la del primer ministro francés, Manuel Valls, inflexible al ordenar la repatriación de los violentos rusos.


Rusia, pues, está amenazada por su propia radicalidad, al borde una expulsión o un estallido, fuera y dentro de sus fronteras, pese a los esfuerzos de su seleccionador y hasta del Kremlin. Se juega no sólo la Eurocopa, sino su imagen internacional, a dos años de la organización del Mundial ganado por Vladimir Putin ante la vieja FIFA.


La medida de la UEFA por los incidentes acontecidos en Marsella fue todo un ejercicio de técnica jurídica. La Federación Rusa de Fútbol es descalificada de la Eurocopa, pero la medida queda en suspenso hasta el final del torneo. Después, el organismo deberá decidir si la hace o no efectiva. «Esta suspensión sería levantada si se vuelven a producir incidentes de la misma naturaleza dentro de un estadio o en cualquiera de los partidos que le quedan a Rusia en el torneo», dice el comunicado del organismo europeo, que únicamente puede actuar por aquello que sucede en los recintos deportivos. Fuera, no es de su jurisdicción, corresponde a las autoridades francesas, que han decidido proceder a expulsar del país a los violentos rusos que sean identificados. Rusia vuelve a jugar, el miércoles, en Lille, ante Eslovaquia. En la ciudad se ha impuesto la ley seca y el consistorio ha recomendado el cierre de los bares.


Los primeros conatos de peleas, que no produjeron heridos, tuvieron lugar el martes. Dos grupos se enfrentaron en la terraza de un bar de la estación de Flanders, en la ciudad. Entre ellos, había ultras rusos encapuchados. Uno de ellos, según testigos presenciales, llevaba una camiseta del grupo Orel Butchers, hinchas radicales del Lokomotiv de Moscú, con las siglas Fuck Euro 2016.



Multa de 150.000 euros



La medida va acompañada de una multa de 150.000 euros. Un castigo considerado como «excesivo» por el ministro de Deportes ruso, Vitali Mutko, pero que no será recurrido, como anunció el miembro del gobierno, en Moscú. El uso de bengalas, las agresiones y los comportamientos racistas forman parte de la argumentación de la sanción, hechos que se repiten con asiduidad en los estadios de fútbol de Rusia.


Se da la circunstancia de que al día siguiente de volver a jugar Rusia, el jueves, Inglaterra se medirá a Gales en Lens. Ambas ciudades están separadas apenas por unos 40 kilómetros y conectadas por la misma vía férrea desde París, hecho que podría suponer el reencuentro de hinchas rusos y hooligans ingleses, por lo que las autoridades van a reforzar los efectivos policiales en ambas ciudades. En Lens tampoco se venderá alcohol y las escuelas permanecerán cerradas durante el día del partido. Mientras que acerca de los rusos se ha denunciado su premeditación y estrategia en las agresiones, propia de paramilitares, en el caso de los ingleses se pone en relación son su estado ebrio, en general.


Sobre lo que ocurre fuera de los estadios, las autoridades francesas quieren ser implacables. De esa forma lo dijo Valls, al señalar que los violentos identificados serán expulsados del país. La jornada fue de sumo estrés para el gobierno francés, después del asesinato de un policía y su esposa, cometido en la madrugada del lunes, por un hombre con antecedentes yihadistas. El lunes, además, estaba señalado para una movilización general por uno de los principales sindicatos, el liderado por Phillippe Martínez.


La justificación de los políticos rusos



Algunos ciudadanos rusos han denunciado que fueron interceptados por la policía, en Cannes, sin haber hecho nada, según explicó a Reuters Alexander Shrygin, líder de un grupo de de seguidores de la selección. «Quieren deportar a casi 50 personas que no han hecho nada. Estamos en un autobús en Cannes y nos han bloqueado en la carretera. Con esto la policía quiere compensar sus errores en Marsella», afirmó.


Leonid Sluzki, técnico ruso, pidió a sus aficionados que tengan un comportamiento correcto, pero sus esfuerzos chocaron con la posición ultra personalidades del país. El jefe del Comité de Instrucción ruso, Vladímir Markin, calificó de «tíos como debe ser» a los hinchas violentos de su país, después de que el fiscal de Marsella, Brice Robin, señalara que los seguidores rusos son unos «combatientes muy bien preparados». «Un tío normal, como debe ser, les sorprende. Se han acostumbrado tanto a ver hombres en los desfiles del orgullo gay...», escribió el dirigente de la máxima institución judicial del país en Twitter.


Ígor Lébedev, vicepresidente de la Duma, aseguró que no hay «nada grave en la pelea de los aficionados». «¡Bien hecho! ¡A seguir así!», dijo el diputado. El Kremlin salió al paso de esta creciente escalada de radicalidad que no sólo compromete su fútbol, sino su honorabilidad.





































0
0
0
1
0No comments yet