Check the new version here

Popular channels

¿Sabías que quizás el azul no existía en la Antigüedad?

EL AZUL FUE EL ÚLTIMO COLOR EN RECIBIR UNA DESCRIPCIÓN PERSONALIZADA ENTRE MUCHAS CIVILIZACIONES ANTIGUAS. ESTO HA DADO LUGAR A ARGUMENTOS QUE PLANTEAN QUE EL HUMANO ERA INCAPAZ DE PERCIBIR ESTE COLOR, O BIEN, QUE EN ESOS TIEMPOS EL CIELO ERA DE UN TONO ROJO-ANARANJADO DEBIDO A LA PRESENCIA DE METANO EN LA ATMÓSFERA


Hoy raramente reparamos en ello, pero imaginemos la dificultad que experimentó la humanidad para conceptualizar y comunicar los colores. Cómo el azul llegó a ser azul en un consenso general, habiendo tantos lugares distintos donde encontrarlo, tantos tonos, tantos lenguajes. Tomó siglos de descripciones confusas antes de que cada color tuviera la característica distintiva que tiene ahora.
Pero el azul es de particular interés porque parece haber sido el último de los colores en recibir una descripción personalizada entre muchas de nuestras civilizaciones antiguas. Y ello es de lo más raro si pensamos que tanto el cielo como el mar son predominantemente azules. Hay argumentos que plantean que quizás los humanos eran incapaces de ver físicamente el color azul hasta hace relativamente poco; la base de esta presunción viene, principalmente, de la traducción de la Ilíada y la Odisea. En su texto, Homero describe el cielo color bronce y el mar color vino. Esto ha llevado a algunos académicos a creer que, en el momento en que el poeta griego escribía sus obras, los ojos humanos eran incapaces de percibir el azul; otros argumentan que quizás Homero mismo era daltónico.
 La explicación más plausible para esta discrepancia es que el cielo bien pudo haber sido color bronce, y ello provocaba que el mar color vino (el agua del océano refleja el color del cielo). Estudios recientes han encontrado, de hecho, que durante esos tiempos la atmósfera de la Tierra pudo haber contenido más metano (CH4) que la de hoy, lo cual tendría un gran efecto en la refracción de luz del Sol entrando en la atmósfera y causar un tono rojo-anaranjado, o bronce, en el cielo más joven del planeta.
No es fácil imaginar este mundo sin el vibrante color azul del cielo y del mar, pero si esto fue así en la Antigüedad, entonces explicaría por qué este color fue el último en aparecer en el lenguaje. Las únicas fuentes de azul hubieran sido sus raras apariciones en la vida salvaje, escasos ojos azules, flores raras y piedras preciosas encontradas dentro de la tierra. Pero cuando el azul ya fue “descubierto” por las civilizaciones, fue considerado el color más bello y místico de todos, hasta el punto de que su pigmento era más valioso que el oro.
Hoy el azul ocurre tan comúnmente, si no es que más, que todos los otros colores (es el color predilecto de la mayoría de las personas del mundo), pero aun siendo así, el azul tiene la naturaleza del enigma. Es el color del planeta Tierra y es el color de los dioses, pero hay algo que no sabríamos cómo nombrar que nos tiene infatuados desde que nuestros ojos fueron capaces de verlo, o bien desde que cambió la atmósfera de la Tierra.
0
0
0
1
0No comments yet