Popular channels

San Cayetano y San Expedito



San Cayetano y San Expedito, los santos preferidos por los argentinos


Son los que dan trabajo y atienden causas justas y urgentes. Son seguidos por todas las clases sociales. En las villas porteñas, el 82% es devoto de un santo, con el Gauchito Gil a la cabeza



A medida que van mutando los factores socioeconómicos del país, van cambiando también las preferencias de los argentinos por los santos. Los rezos y pedidos responder directamente a las necesidades de la gente que a veces son personales y otras, responden a factores externos del ambiente que los rodea. Según un artículo publicado hoy en el diario Clarín, San Expedito es el santo que más ha crecido dentro de las preferencias de los devotos, junto con San Cayetano.



San Expedito (que el 19 de abril reunió a más de 150 mil fieles en el santuario de Balvanera) lidera el trono en todos los estratos sociales y atiende las causas justas y urgentes. Después del 2001, San Cayetano –el santo del trabajo-, Santa Rita –la de los imposibles-y San Antonio –para pedir un novio- eran los elegidos, según una encuesta de Gallup, el Episcopado y la UCA. No obstante, esta tendencia cambió con los años y responde a las necesidades de la gente acorde al clima social del país en el que viven. Según una encuesta de ODSA / UCA, San Expedito apareció con fuerza en 2001, junto a la Virgen Desatanudos.

Juan Manuel Ribeiro, sociólogo especialista en religiones consultado por el Diario Clarín, explicó que San Expedito "emerge en una cultura que privilegia la rapidez, aunque es un santo que refleja todo lo contrario: ante lo fugaz o superfluo, acentúa lo urgente, es decir, los valores esenciales de la existencia. Sus devotos buscan respuestas a sus problemas, dolores, injusticias y alegrías".

Ribeiro ejemplificó que en la crisis de 2001, la preferida era la Virgen Desatanudos porque respondía a los problemas económicos sociales que atravesaban los argentinos en ese momento: recesión económica y depresión social. De acuerdo a lo investigado por el Diario Clarín, también creció la devoción al Gauchito Gil y San La Muerte, sobre todo en las veredas de muchos barrios porteños.

Por su parte, el sociólogo del CONICET, Alejandro Frigeiro, le dijo a Clarín que tanto San Cayetano como San Expedito "son figuras fuertes para enfrentar estas épocas". Y aseguró que "hay elementos mágico milagrosos con apuestas y devociones por santos en sectores populares, medios y bajos, y con una interpretación más de transformación espiritual en sectores medios y altos. Pero también hay una búsqueda de milagros y sanación en ellos".

Para Frigeiro, "San Expedito es una de las últimas apuestas de la Iglesia para captar gente en base a una oferta mágico-religiosa fuerte. Los santos cuyas devociones más crecieron en los últimos años son santos simbólicamente fuertes, que responden a una característica de la sociedad actual, que necesita símbolos religiosos poderosos para tiempos de incertidumbre e inseguridad. Es el de las causas justas y urgentes, pero además es un soldado, te da una imagen de fortaleza".

El 91,1% de los consultados para la Primera Encuesta sobre Creencias y actitudes religiosas en Argentina del CONICET en 2008, dijo creer en Dios, mientras que el 78,2% en los santos. El padre Ariel Rudy, de la Iglesia de Balvanera, aseveró en Diario Clarín que el "San Expedito es un santo que va de boca en boca. Si usamos una expresión del marketing sería de fidelización: cuando un peregrino experimentó la ayuda del santo, se vuelve muy fiel. Dicen ´Daré a conocer tu nombre a todos´". Y agregó: "En Argentina, el catolicismo tiene un grueso espesor. La Virgen Desatanudos, ahora San Expedito, son una muestra renovada de ese vigor".

En tanto, una encuesta reciente de la UCA en villas de Buenos Aires reveló que El Gauchito Gil es tan venerado como San Expedito: el 84,6% de la población consultada en asentamientos dice creer en ellos, mientras que el 61,8% haberlos experimentado. El informe fue titulado "Creer en la villas. Devociones y prácticas religiosas en los barrios precarios de la Ciudad de Buenos Aires" y subraya que en las villas porteñas, el 82% es devoto de un santo (San Cayetano, San Expedito y El Gauchito Gil), de la Virgen (de Luján o Caacupé) Cristo.



Entre los encuestados en los barrios precarios, cuatro de cada diez dijo haber hecho una promesa y más de la mitad tiene un altar en su vivienda (55%). Un dato que llamó la atención, es que un 74,7% tiene una figura católica oficial y la foto del papa Francisco.



0
0
0
0No comments yet