Check the new version here

Popular channels

San Lorenzo en la cima continental


San Lorenzo en la cima continental




Hola, soy Adolfo Res, tal vez me recuerden de vueltas como la Vuelta a Boedo

Se quebró el maleficio, después de 54 años el glorioso San Lorenzo obtuvo esta esquiva Copa Libertadores. Un acto de justicia con una Institución que trae su grandeza indiscutible desde el fondo de la historia.

San Lorenzo Campeón de América “Se lo dedicamos a todos...” bajaba del cemento del Pedro Bidegain con la inspiración eterna de la Gloriosa Hinchada de San Lorenzo.

El miércoles, sentí que me explotaba el corazón, y en cada cruce de mirada con otro hincha, en esa fría noche porteña era como si nos miráramos en un espejo, tanto en el estadio, como en Avenida La Plata al 1700, como en San Juan y Boedo, por una noche el otro, fuiste vos, fui yo, todos éramos los que ya no están o los que están por nacer.

“Nosotros no somos Boca ni River Plate” un grito que nació para la Copa Libertadores de 1988, se gritó más fuerte que nunca, cuando los relojes marcaban las 23 horas del 13 de Agosto de 2014, fecha que quedará grabada para la posteridad.

Lloramos con Diego, es que claro, como sucedió el 15 de Noviembre de 2012, la consagración la hubiéramos querido vivir con vos querido Viejo, maestro y verdadero licenciado en San Lorenzo. Salimos del Pedro Bidegain con el puño en alto, con la emoción de la consagración y los recuerdos de las Copas que se escaparon por dirigentes ineptos y arbitrajes perjudiciales. Porque a no engañarse, San Lorenzo tiene una historia gloriosa y enorme, cuando se inició esta Copa en 1960, ya el viejo Ciclón de Boedo, tenía 52 años de grandeza, ya se había descollado en el exterior en tres giras memorables. Algunos ignorantes de nuestra historia de adentro y afuera creen que la Institución empieza a construir su grandeza desde el 13 de Agosto de 2014. San Lorenzo a partir de esta fecha se reencuentra con su historia, que no es lo mismo.

En mi ínfima parte del conjunto de millones de Sanlorencistas del globo terráqueo, vaya la dedicatoria para el ex presidente Alfredo Bove y su Comisión Directiva que la regaló en 1960, para Luís Pestarino el árbitro que me hizo llorar durante 41 años cuando le anuló el gol al “Cabezón” Piris en el Gasómetro ante Independiente, que hubiera significado el pasaje a la final de la Copa Libertadores de 1973 contra Colo-Colo de Chile.

San Lorenzo en la cima continental, un canto a la justicia que permite terminar con este esquivo trofeo. Para esto, el equipo tuvo grandes baluartes dentro del campo de juego, cómo el “Pichi” Mercier un tiempista, fundamental en el quite y distribución de la pelota, además el Ciclón contó con la rebeldía de Ignacio Piatti, afortunadamente aún en los esquemas conservadores del fútbol existen rebeldes y la calidad y claridad de Néstor Ortigoza.

Seguramente cada hincha podrá tener como elegido a un determinado jugador, humildemente desde esta columna mi agradecimiento eterno a Sebastián Torrico, un arquero que llegó en silencio a San Lorenzo, una figura con la humildad de los grandes, determinante en aquella pelota que tapó sobre la hora en la tarde de la consagración en Villa Luro, que nos dio el pasaporte a la Copa. Y toda su inmensidad que se transforma en un pilar fundamental para ganar esta Libertadores aquella noche ante Gremio en la definición por penales.

San Lorenzo con esta consagración estuvo acorde con su enorme historia, por esa gloria majestuosa Institucional y futbolística de los primeros 40 años de vida del Club, millones de personas hoy son hinchas del viejo Ciclón de Boedo. Es importante remarcar dicha gloria y no confundir con un breve período de tragedia futbolística, que no hay Club en el mundo que en algún momento de su historia haya sufrido.

Sentirse orgulloso de lo que fuimos y lo que estamos volviendo a ser es clave para lo que viene.

En este fervor y esta felicidad inmensa que nos toca vivir, San Lorenzo reafirma gloria de la mano del último símbolo futbolístico: Leandro Atilio Romagnoli, un jugador nacido en el Club que le puso el corazón a la adversidad en el 2012 y que logra su quinto título con esta gloriosa camiseta, con esta enorme marca el “Pipi” iguala a los legendarios Luís Monti, Pedro Omar, Alfredo Carricaberry, Juan Maglio y Enrique Monti quedando a un solo título del inolvidable José Hipólito Fossa.

¡Salud! San Lorenzo Campeón de América, el Viejo Ciclón de Boedo, con la estirpe de tu gloriosa historia.

Adolfo Res (Historiador C.A.S.L.A.)





0
0
0
0No comments yet