Check the new version here

Popular channels

Sandro - Biografia









En el 90, también grabó un nuevo disco y espectáculo, ambos titulados “Volviendo a casa”, jugando con su regreso a la compañía CBS, ahora Sony Music, donde había comenzado su carrera, e incluso la portada del disco era una foto idéntica a la tapa de su primer LP, y mas chiquita a un costado, la foto original.
El año 1992 fue muy difícil para Roberto Sánchez, mas que para Sandro, porque luego de varios meses de luchar contra un cáncer, falleció su madre, doña Nina. Todo esto le trajo algunos problemas de salud, que derivaron en una internación con un pre-infarto, en los primeros meses de 1993.-
Doña Nina, su madre


Sin embargo, a pesar de todo, el 2 de abril de ese año volvió a cantar, esta vez en una gira por el Gran Buenos Aires que comenzó en la Ciudad de Quilmes, con un espectáculo que, igual que su ultimo disco, grabado unos meses antes, tituló “Con gusto a mujer”, y que poco a poco fue deparándole mayores alegrías y fortaleciendo su salud.
En junio de 1993, Sandro debutó en el teatro Gran Rex de Buenos Aires, con un espectáculo que tituló “30 años de magia”.
Tenia 20 kilos de más y un ojo casi totalmente cerrado por una molesta inflamación que no le impidió seducir a las 3500 personas que llenaron el teatro mas grande de Buenos Aires, no solo esa noche, sino las 17 que siguieron. Estableciendo un nuevo record de presentaciones en ese teatro, que hasta entonces tenia el grupo Soda Stereo con 13, pero que Sandro batió ampliamente con 18, que podrían haber sido mas.
Los 30 años de magia de Sandro con el disco, además de festejarse sobre el escenario del Gran Rex, también se complementaban con un contrato de exclusividad con el canal 11, Telefé, que lo llevó a presentarse en varios programas de la emisora con singular suceso y puntajes de audiencia. Así, Ritmo de la Noche, Video match, Jugate Conmigo, Hola Susana y Grande, Pa!, la telenovela de mayor éxito de ese momento, donde participó como actor (aunque haciendo de Sandro) en varios capítulos.
Simultáneamente, el canal decidió poner como leit motiv de la telenovela venezolana “El destino”, el tema que Sandro había grabado para su último disco, a dúo con la reina del bolero, la cubana Olga Guillot. Una impecable versión del tema de Chico Novarro, “Arráncame la vida”, que se convirtió en un gran éxito de la música romántica.
Este era un tema incluido en su último disco, que hacia fin de año ganó el premio “ACE” (Asociación Cronistas del Espectáculo) al mejor disco melódico del año, y también fue Sandro el ganador del “ACE de oro”, sobre otra firme candidata, Mercedes Sosa, que se apresuró a felicitarlo y abrazarlo. La sorpresa de dicha entrega, no obstante, no fue tanto que Sandro ganara el premio mas importante, sino que después de una dieta con un medico uruguayo de gran popularidad por entonces, con un método respiratorio de la filosofía china, el ídolo apareció con 20 kilos menos y una silueta digna de sus mejores épocas.
En el verano del 94, Sandro presentó sus “30 años de magia” en el teatro Neptuno de Mar del Plata, donde tras un debut accidentado y poco exitoso, logró llenar en todas y cada una de las funciones, y se alzó con dos premios “Estrella de mar”, uno a la mejor producción y el otro al mejor espectáculo musical.
Sandro agradeció su premio, y dijo que quería compartirlo con Violeta Rivas y Néstor Fabián, que estaban actuando desde el comienzo de la temporada, y que sin embargo no habían sido tenidos en cuenta y ni siquiera integraban la terna de postulantes.
Hasta 1996, Sandro no volvió a los escenarios. A mediados de año, después de muchos rumores de enfermedades e internaciones varias, nunca comprobadas, se estrenó en el teatro “El Circulo” de la Ciudad de Rosario, su nuevo espectáculo “Historia Viva”, que irónicamente Sandro comenzaba con el tema de Maria Elena Walsh, “Como la cigarra”.
"Tantas veces me mataron/ tantas veces me morí/ sin embargo estoy aquí....resucitando” entonaba Sandro apareciendo desde el interior de un libro gigante.
Este show se presentó en Rosario, Junín y San Nicolás, donde tuvieron que fabricar un nuevo cartel de “No hay más localidades”, porque hacía tanto tiempo que no se usaba que nadie sabia donde encontrar el anterior.
Cuando llegó al Gran Rex, la gente disfrutaba enormemente de este show que, entre otras cosas, tenia la participación de un simpático “mayordomo” que le pedía a Sandro que cantara “las canciones de antes”, cada vez que él intentaba cantar un tema nuevo o no tan difundido como los anteriores. También tenia un homenaje a la bandera argentina, que desde entonces siempre acompaña al ídolo en todos sus shows. Y como una cosa bastante curiosa, Sandro relataba el cuento de Oscar Wilde, “El ruiseñor y la rosa” y milagrosamente lograba que las 3500 vociferantes espectadoras, lo escucharan en un silencio casi religioso durante unos 20 minutos. Para volver al poco rato a su entusiasmo habitual.
El espectáculo se grabó en un disco, en vivo, el primero de su carrera grabado y editado en Argentina (existe un LP grabado en vivo en Puerto Rico, y algunos temas en México editados en distintos países). El disco se llamó “Historia Viva” igual que el show, y la preventa del mismo tenia un porcentaje donado a FUNDAI, una asociación de lucha contra el SIDA. El atractivo de comprar el CD o cassette con anterioridad a su salida a la venta, era que en determinada fecha, el propio Sandro entregaría el disco, autografiado, a cada comprador. Así fue como, el 19 de septiembre de 1993, un par de días antes de terminar esa temporada de recitales en el Gran Rex, donde batió su propio récord, con 27 funciones correlativas, una larga fila daba vuelta a la manzana donde se encuentra el “Alto Palermo Shopping”, con la esperanza de ver al ídolo y recibir de sus manos el disco. Durante un par de horas, así fue, pero el mal tiempo le jugó una mala pasada al cantante, que sufrió un fuerte ataque de tos y debió retirarse sin haber podido atender a la totalidad de los presentes....Una tarea casi sobrehumana, si nos atenemos a la enorme cantidad de gente presente.
Ese fin de semana Sandro se despidió del Gran Rex con Historia Viva para no volver a aparecer sobre un escenario, una vez mas, hasta dos años después.
Una vez mas, después de muchos rumores de enfermedades, incluso terminales, en julio de 1998, Sandro fue sorprendido por una cámara del programa “Rumores”, a la salida del consultorio de su dentista, donde aprovechó para aclarar que “Nunca estuve internado, que no tengo cáncer, y estoy muy bien”...aunque como había salido con un barbijo cubriendo la mitad de su cara, la cosa no sonaba muy convincente....y los rumores continuaron.
Hasta que el 18 de septiembre de 1998, debutó una vez mas en Rosario, esta vez en el teatro “Fundación Astengo”, con su nuevo espectáculo “Gracias...35 años de amores y pasiones”. Allí, un Sandro muy emocionado agradeció a la gente por su cariño y consecuencia y contó que le parecía un milagro estar allí sobre el escenario, porque había estado enfermo y pensó que todo había terminado. El show fue excelente y muy emotivo, y al finalizar, ante las cámaras de Crónica TV, Sandro contó que el año anterior, había dejado de fumar definitivamente, que una noche, al ir a subir los 24 escalones que llevan desde la planta baja hasta su dormitorio, y al llegar a los 7 escalones tuvo que detenerse porque se quedó sin aire, y estuvo casi dos minutos para recuperar el aliento, que al llegar arriba se vio en el espejo y notó que se iba poniendo azul, de modo que abrió la ventana para conseguir algo de aire y normalizar relativamente su respiración.

Folleto del show en la ciudad de Junín

La cuestión es que “gracias” a su adicción al cigarrillo, según sus propias palabras, “fabriqué artesanalmente durante 40 años, un enfisema espectacular”, a pesar de lo cual, con el cariño y la compañía de la gente, Sandro batió un récord en Rosario, realizando 11 funciones en los teatros “El Circulo” y “Fundación Astengo”, alternativamente. La misma ciudad y en el mismo año, en que tanto Julio Iglesias como Ricky Martin debieron suspender las actuaciones anunciadas, por falta de público.
Este espectáculo, contenía un homenaje al cantor de tangos Alberto Moran, mediante la interpretación de Sandro del tango “Pasional”, y otro a Miguel de Molina, con “Te lo juro yo”. Durante las presentaciones del espectáculo en el Gran Rex, la viuda y la hija de Alberto Morán se acercaron al teatro para entregarle a Sandro un premio que Sadaic le había entregado a Morán unos años antes, y que éste había dejado prácticamente como un legado para Sandro, incluso con una carta de puño y letra dirigida al ídolo de la canción popular. Roberto se emocionó tanto al recibir esta suerte de homenaje por parte de quien había sido su ídolo, que no sabia como seguir el show y le costó mucho retomar el ritmo del espectáculo.



Doña Niña, Su Madre:







Reality Show En La Ciudad De Junin



0No comments yet