Popular channels

Schoklender prendió el ventilador y denunció a Boudou, pero

MADRESGATE

Schoklender prendió el ventilador y denunció a Boudou, pero hay más funcionarios


El ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, presentó un escrito ante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi -que lo investiga por desviar dinero que el Estado entregó a las Madres para la construcción de viviendas- donde apuntó a Amado Boudou por el desvío de fondos destinados a la Fundación, con la firma de Hebe de Bonafini y valiéndose de testaferros. Advirtió que se vació a Madres y que el dinero cobrado "fue a parar a manos de distintos funcionarios nacionales” entre los que por ahora mencionó a Amado Boudou, pero podría haber más que por ahora se está guardando de mencionar.
19/09/2014|08:55

 
Sergio Schoklender, Hebe de Bonafini y Amado Boudou, en otros tiempos.


VALOR AGREGADO



“Cuando hable Sergio, arrastrará a Bonafini y a Boudou porque tiene toda la base de datos”
Apuntan, otra vez, a las Madres por el manejo de fondos (y la mano de Boudou)
Ultimátum de Schoklender a Cristina (!)


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- En mayo de 2012, en Urgente24 publicamos una entrevista con el periodista Luis Beldi autor del libro Schoklender S.A. (ver nota relacionada). Por entonces, Beldi ya advertía acerca del ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo: “Si Sergio habla, (Amado) Boudou y otros funcionario caen”. El día llegó, Sergio habló y apuntó al vicepresidente en su declaración presentada este jueves (18/09) a la Justicia: dijo que Boudou desvió fondos de la Fundación con la firma de Hebe de Bonafini y a través de un allegado al ex ministro de Economía, Aybar Roberto Domínguez y el ingeniero mendocino Luis Debandi.


En julio pasado, se conoció que después del escándalo de Sueños Compartidos, la administración de la Fundación Madres de Plaza de Mayo se concentró en un fideicomiso, armado por el Gobierno, cuyo administrador es Debandi, de aceitados nexos políticos, que cobra de honorarios el 16% del giro de fondos destinados a emprendimientos que lleve adelante la institución.


Con la nueva administración, se redujo el personal de la Fundación de 5800 personas, que eran en su mayoría obreros de la construcción que hacían las casas, a 200 operarios y se terminaron las obras que tenía la Fundación o que están en proceso de hacerse, explicaron en el fideicomiso.


El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, ya promovió la realización de dos auditorías a la Fundación, que no arrojaron irregularidades, dijeron fuentes de las Madres y confirmaron que hubo otros controles al fideicomiso, bautizado Ni un Paso Atrás.


Schoklender, ante esta novedad, señaló: "El contrato del fideicomiso prueba que el dinero se lo llevaron ellos y se lo están repartiendo, y no me lo llevé yo", pero no dio nombres.
El fideicomiso, según fuentes de la Fundación, fue armado por el Gobierno. La idea la aprobó Parrilli e intervino en la construcción del asunto el vicepresidente, Amado Boudou, mediante su ex secretario privado Roberto Aybar Domínguez.


Ahora Shocklender fue por Boudou en la declaración espontánea en el juzgado federal de Marcelo Martínez de Giorgi que lo investiga por desviar dinero que el Estado entregó a las Madres para la construcción de viviendas.


En resumen, acusó al vicepresidente de valerse de testaferros para cobrar $160 millones que debía percibir la Fundación Madres de Plaza de Mayo y quedarse con esos fondos.


Schoklender declaró ayer por escrito y en 27 carillas señaló que se desvió el dinero de las Madres a un fideicomiso mediante el cual "se robaron todo el patrimonio de la Fundación". Y dio un dato sorprendente: aseguró y puso por escrito que "según comentarios, Boudou habría adquirido un Rolls Royce que se encontraría a nombre de su padre". Dio la patente CNR 301. Sin embargo, el diario La Nación comprobó que ese dominio corresponde a una limusina Peugeot que está registrada a nombre de una persona domiciliada en Villa Lugano, sin relación aparente con el vicepresidente.


En su escrito, Schoklender dijo que cuando dejó la fundación quedaban por cobrar 160 millones de pesos de diversas jurisdicciones por casas construidas por las Madres. Afirmó que en ese momento, 2012, las Madres constituyeron un fideicomiso merced a las gestiones de un allegado a Boudou, Aybar Roberto Domínguez. El administrador de ese fideicomiso es el ingeniero mendocino Luis Debandi. Schoklender dijo que Domínguez y Debandi "siguiendo instrucciones de Boudou, desviaron el dinero con la firma de Hebe de Bonafini ".



Schoklender declaró como acusado, es decir, sin prestar juramento de decir la verdad, y se está defendiendo de una acusación.


Schoklender insistió en que se haga una auditoría sobre los fondos de la Fundación y denunció que el fideicomiso es "sólo un medio para vaciar las arcas de la Fundación Madres de Plaza de Mayo en beneficio propio y de terceros".


"Ninguna donación ni subsidios que se otorguen a las Madres pueden tener como pretensión endulzar los bolsillos de un particular, presumiblemente testaferro de Amado Boudou", escribió con asistencia del defensor oficial Hernán Figueroa.


Y advirtió que se vació la Fundación y que el dinero cobrado "fue a parar a manos de distintos funcionarios nacionales, entre los que se encuentra el contador Amado Boudou".
0
0
0
0No comments yet