Canales populares

Scioli:El año pasado controlamos los saqueos y este tambien

Scioli:El año pasado controlamos los saqueos y este tambien lo vamos hacer

"El año pasado controlamos la situación", destacaron en La Plata. De hecho, esa vez el epicentro de revueltas fue en Córdoba y Tucumán.

"Tenemos un mecanismo de monitoreo específico para estos casos, no hay hipótesis que no esté contemplada", aseguraron desde el Ministerio de Seguridad.

Si bien aseguran que no hay indicios concretos, van a replicar un esquema de seguridad similar al que instrumentaron en diciembre pasado.

Es decir, armar un comando conjunto enfocado en alertas tempranas coordinado con la Casa Rosada -con Sergio Berni a la cabeza- cuya base sería la Departamental de La Matanza, distrito clave por su peso territorial y su ubicación geográfica en el centro.



Daniel Scioli tiene una prueba de fuego mucho antes de ir a las urnas. En sigilo, el gobernador bonaerense se prepara para evitar que dos eventuales "bombas" estallen en medio de la campaña y empantanen su trayecto camino a la batalla presidencial.

Por un lado, trabaja en un operativo contención para prevenir cualquier desborde en diciembre, y por el otro, ordenó allanar las conversaciones para arrancar antes las negociaciones con los gremios docentes, una pulseada que este año implicó 17 días de huelga. Trata, en definitiva, de neutralizar focos de tensión en la antesala electoral.

Al igual que el Gobierno y la mayoría de los mandatarios provinciales, Scioli está en alerta por eventuales conflictos a fin de año, época que cuenta con antecedentes de convulsión social de matriz variada en el tiempo: desde saqueos o protestas hasta la inédita rebelión policial en el interior.

Si bien aseguran que no hay indicios concretos, van a replicar un esquema de seguridad similar al que instrumentaron en diciembre pasado.

Es decir, armar un comando conjunto enfocado en alertas tempranas coordinado con la Casa Rosada -con Sergio Berni a la cabeza- cuya base sería la Departamental de La Matanza, distrito clave por su peso territorial y su ubicación geográfica en el centro.

A su vez, Alejandro Granados , en su doble rol de ministro de Seguridad provincial e histórico de los intendentes del conurbano, dedica especial atención al diálogo político con los municipios; hecho que se apalancará con la intervención del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense, comandado por Eduardo Aparicio, que mide el termómetro social y el vínculo con las cámaras de supermercadistas.

"El año pasado controlamos la situación", destacaron en La Plata. De hecho, esa vez el epicentro de revueltas fue en Córdoba y Tucumán.

Después de que Cristina Kirchner marcara la cancha por anticipado, cuando advirtió hace un mes que ciertos sectores impulsaban un estallido -con el gremialista Luis Barrionuevo señalado como estandarte de la cruzada-, en Balcarce 50 está bajo la lupa el asunto.

"Tenemos un mecanismo de monitoreo específico para estos casos, no hay hipótesis que no esté contemplada", aseguraron desde el Ministerio de Seguridad.

En la provincia, consideran que será fundamental para contrarrestar el delito y las escaramuzas típicas del mes el pronto egreso de 10.000 nuevos oficiales de la bonaerense en noviembre.

Dicen que se trata de una cifra histórica, que representa un tercio de los efectivos asignados hoy en tareas de calle, que son alrededor de 36.000, según datos oficiales.

De la nueva camada, una porción será destinada cuando arranque la temporada de verano al Operativo Sol, como se denomina a la acción policial que se muda a la costa atlántica, uno de los destinos vacacionales más populares.

El resto irá al conurbano, no sólo para patrullar, sino también para nutrir comisarías, bastante desguarnecidas.

En paralelo, hay un compromiso de seguir con el Operativo Centinela, diseñado por el Gobierno como refuerzo para las zonas calientes del Gran Buenos Aires, con presencia de gendarmes en puestos de control y, entre otras, la realización de "acciones tipo cerrojo" o "de saturación".

Uno de los puntos sensibles, cuyo límite son los recursos, es el otorgamiento de un "plus salarial" o bono navideño a estatales, que estos días anunciaron para calmar los ánimos algunas provincias, como San Luis y La Rioja.

"No lo estamos pensando", sostuvieron en la gobernación, aunque tampoco cerraron la puerta. A Scioli no le sobra nada, mucho menos luego de que no pudo tomar deuda en el exterior por 500 millones de dólares, como preveía justo antes de que se desatara el affaire con los holdouts.

Igual mantiene una fe ciega en que apenas comience 2015 la Casa Rosada se volcará a cerrar el litigio con los fondos buitre, episodio que, según considera el gobernador, sentará la base para atraer inversiones e ingreso de divisas, con el deseado repunte de la actividad.

Y, con pronóstico optimista, ayer se despegó de la incertidumbre que sembraron sus dichos, y de otros referentes K, sobre la llegada de otra fuerza al poder. "Es el reino del revés, los que agitan el miedo son los que a principios de año decían que el país se iba al diablo", argumentó Scioli.

En cuanto a las paritarias de los maestros, la vocación es empezar antes el diálogo. "Venimos conversando de diferentes temas con los docentes, como infraestructura y obras sociales, y podemos ir abordando asuntos -no sólo los que tienen que ver lo salarial- con el tiempo necesario para llegar bien al inicio de clases", dijo a LA NACION el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez.

El comienzo del ciclo escolar se fijó para el 2 de marzo, con lo que la intención de la gobernación bonaerense es arribar a un acuerdo previo y quizá puedan ya sentarse en la mesa de discusión en enero.

Cuando la relación con Cristina atraviesa un momento de paz, apuestan también a que habrá apoyo nacional si la negociación se complica.

En las últimas semanas, hubo señales de cierta distensión con el ala más pura del kirchnerismo, como la recorrida que Scioli compartió en La Plata con el ministro de Economía, Axel Kicillof, y la participación conjunta en actos del peronismo con los máximos referentes de La Cámpora.
0
0
0
0No hay comentarios