Check the new version here

Popular channels

Se cae de su moto y un camión lo aplasta

VIENVENIDOZ







Un caucho se le estalló a Antonio Hernández Fernández cuando iba a su casa y perdió el control del vehículo. La Policía nacional detuvo al conductor del 350. Estará bajo arresto hasta que concluyan las investigaciones. La familia de la víctima exige justicia




Debajo de la motocicleta azul encontraron las cotizas de Antonio Hernández.




El caucho de la motocicleta de Antonio Hernández Fernández, de 20 años, se explotó ayer, a las 9.20 de la mañana, en la vía a Los Bucares. El motorizado perdió el control del vehículo y cayó sobre la carretera. En ese momento, un camión 350 que iba detrás a exceso de velocidad le pasó por encima y lo aplastó.
El joven murió en el sitio. El chofer del Ford 350 rojo de plataforma trató de fugarse, pero los efectivos de la Policía Nacional Bolivariana lo evitaron y lo detuvieron.
El cuerpo de Hernández, quien hacía el curso para entrar a la Policía Nacional, quedó tendido en la carreta lleno de raspaduras y sin signos vitales, justo frente al estadio de San Isidro. Los curiosos comenzaron a conglomerarse cerca para mirar el cuerpo.
Los parientes del muchacho, al verlo en el suelo, apartaron la Suzuki azul y levantaron el cuerpo y lo subieron a la plataforma del camión, placa 92AVAR, que acabó con su vida. La madre de Antonio se devastó. No hubo brazos ni caricias que la consolaran. Lloró, gritó y hasta se ahogó con las lágrimas.
Con sábanas y franelas taparon el cadáver, mientras esperaban que la furgoneta de la Policía científica se presentara en el lugar y se lo llevara a la morgue forense.
Los allegados a la familia se alzaron y a la fuerza querían llevarse el 350. Querían justicia, exigían respeto para su dolor. Los oficiales los calmaron y resguardaron el lugar hasta que una grúa remolcó el camión hasta un estacionamiento judicial.
Se conoció que el muchacho vivía con su familia en el barrio El Despertar de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante. Al momento del accidente vial se dirigía hacia su residencia. Uno de sus tíos dijo que Ángel “marañaba” tumbando cocos para venderlos a los jugueros y así poder mantener a su hijito.


0No comments yet