Check the new version here

Popular channels

Se casó Diamond más celosa del mundo y Taringuero sometido

Tiene 43 años y obliga a su marido, de 31, a que se someta al detector de mentiras cada vez que regresa a casa. Revisa sus mails, sus cuentas bancarias y le prohíbe ver fotos de mujeres.

Le diagnosticaron síndrome de Otelo

Se casó Debbie Wood, la escocesa conocida como “la mujer más celosa”. Pese a que la mujer sometía a su pareja Steve a un detector de mentiras a diario para saber si la engañaba, el muchacho no huyó, sino que se quedó, y afirmó: “sí, quiero”.

La locura de Debbie, de 43 años, llega a extremos tales como vigilar los mails o revisarle el teléfono a Steve, de 31, entre otras prácticas corrientes, como aventurar pistas de posibles infidelidades.

A la mujer le diagnosticaron síndrome de Otelo el último septiembre, una condición que le provoca celos extremos. La afección toma su nombre del personaje de William Shakeaspeare que, en la tragedia, mata a su mujer Desdémona por sopechar que le es infiel.

Más allá de lo lúgubre de tamaña previa, la pareja anunció su casamiento en Facebook con entusiasmo

“La próxima vez que postee voy a estar casado, quién lo hubiera dicho”, escribió él. "Te amo, mi marido de juguete”, replicó ella.

Para más datos, Debbie es bipolar y padece de trastorno dismórfico corporal. Ella asegura que los celos empeoraron en el momento en que se fueron a vivir juntos. Pero, y pese a ello, él la eligió. Eso es amor ¿Es amor?




Wood, quien también es bipolar y padece de trastorno dismórfico corporal, asegura que los celos de Debbi empeoraron en el momento en que se fue a vivir con su pareja. Desde ese entonces ella monitorea cada movimiento de él.

Esta mujer dice que instaló en su computadora y en el teléfono de su pareja filtros con el fin de evitar que busque fotos explícitas de mujeres y le tiene prohibido ver programas de televisión donde aparezcan mujeres.


La pareja comenzó a salir en 2011 y Steve asegura que, "aunque ha sido difícil vivir con ella, vale la pena".



Investigadores han encontrado que un 15% de las personas diagnosticadas con este síndrome de Otelo presentan violencia hacia sus parejas.

En una entrevista televisiva que le realizaron a la pareja hace unos meses, Debbi cuenta que antes de conocer a su actual marido venía de relaciones desafortunadas. Y también narra que tenía problemas con el alcohol. Ellos empezaron a relacionarse por Facebook y, al principio, la distancia era un problema para la pareja.

Los médicos descubrieron que el problema que ella sufre es un trastorno psiquiátrico que provoca que los enfermos piensen que sus parejas son infieles.

En otra nota, ella dijo: ""Me siento aliviada de saber finalmente lo que está mal en mí, pero todavía tengo un largo camino por recorrer. Aunque Steve salga 15 minutos para comprar un litro de leche, le tomo una prueba en el detector de mentiras cuando llega a casa".

Wood, quien pasó una década en EEUU, se trasladó a Gran Bretaña hace cuatro después de una relación que la dejó muy mal. Ella estaba tan afligida que se juró a si misma que nunca más iba a entablar otra relación. Pero finalmente se puso de novia y luego se casó.
0
0
0
0
0No comments yet