Popular channels

Se cumplió el peor escenario en México: crisis humanitaria


Hace cinco años, el académico Arturo Alvarado Mendoza advirtió de las consecuencias funestas que se veían venir si la guerra antinarco lanzada por Felipe Calderón no enderezaba el rumbo: se fomentarían los vacíos policiales, aparecerían más narcofosas, las autoridades serían cooptadas, se intensificaría la represión social, se contarían más muertos… Todo se cumplió. Hoy, después de Ayotzinapa, ya se puede hablar de crisis humanitaria en México, asevera el especialista en seguridad: el narco ya ataca directamente a la sociedad, y el gobierno, más que enfrentar a los cárteles, lucha por ocultarlos.


MÉXICO, D.F. (Proceso).- México está hundido en una crisis humanitaria, reflejo de un proceso sistemático de aniquilación y desaparición de personas perpetrado por bandas criminales y distintos órganos de gobierno, como quedó evidenciado en el ataque a los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en Guerrero, que hoy atormenta al país.

La afirmación la sustenta el doctor Arturo Alvarado Mendoza, sociólogo de El Colegio de México (Colmex), autor de El tamaño del infierno, estudio de la criminalidad en México:

“Vivimos un proceso de exterminio y de desaparición constante de personas por miembros del crimen organizado, que en el caso particular de la desaparición forzada de los 43 normalistas en Iguala, y el asesinato de seis personas más, contó con la participación probada de policías municipales bajo la orden del exalcalde prófugo (José Luis Abarca), muestra de que estamos en una situación mucho más crítica: una crisis humanitaria.

“Esta cuestión de la violencia política emerge como el problema central: autoridades que cometen delitos, pero que aparte son parte de organizaciones criminales y usan al Estado para los intereses de éstas. Eso no lo habíamos visto en décadas. No de forma tan extrema”, dice a Proceso el investigador, especializado en seguridad pública y Estado de derecho.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1983, ya en circulación)





0
0
0
0No comments yet