Check the new version here

Popular channels

Se declararon inocentes los acusados de tener prostíbulos


-



Los hermanos Barey se limitaron a decir la misma frase. Un gendarme señaló que en uno de los locales allanados sorprendieron a uno de ellos acostado con una mujer.



Era un bar de oferta sexual, las chicas estaban con poca ropa. Las hacían usar pulseras por las copas y pases (relaciones sexuales) que mantenían. En la puerta había un guardia, era Bottiglieri (Pablo Hugo) el que tenía cinco mil pesos encima”.

El testimonio del primer alférez de Gendarmería, Carlos César Escalante, aludía al allanamiento realizado el 30 de marzo del año pasado en el prostíbulo Faraón, ubicado en La Rioja 401, que supuestamente funcionaba como “bar de noche” y en un inmueble contiguo acondicionado con camas donde las mujeres tenían relaciones con los clientes.

Escalante fue el primer testigo en el juicio por trata agravada de mujeres de 18 años con fines de explotación sexual que se inició ayer en el Tribunal Oral Federal 1, causa en la que aparecen siete imputados, cinco de ellos excarcelados, mientras que los dos restantes, los hermanos Favio Ricardo (42) y Daniel Alejandro Barey (34), sindicados como dueños y administradores de cinco prostíbulos céntricos, permanecen alojados en Bouwer.

Los Barey ya habían sido imputados por hechos similares en mayo de 2008. En la audiencia de ayer, cuando se les leyó la acusación, ambos respondieron que eran inocentes.

Memoria frágil
Acerca de los allanamientos realizados hace cinco años, ayer declaró el cabo de Gendarmería Arturo Daniel Meario, quien dijo no acordarse de nada.

El fiscal Maximiliano Hairabedian, el presidente del tribunal, Julián Falcucci, y Marcelo Brito, defensor de los Barey, no pudieron sacarle una palabra.

El gendarme recién dijo que de “algo se acordaba”, cuando le hicieron ver su firma en el procedimiento realizado en una casa ubicada al lado de Candela y a metros de otro denominado Macarena, sobre calle Tucumán, otros de los prostíbulos adjudicados a los hermanos.

Según la investigación, en el inmueble allanado había cuatro habitaciones acondicionadas al parecer para ser utilizadas por las chicas y sus clientes. Y al fondo había una quinta pieza, donde acostados sobre una cama encontraron a Favio Ricardo Barey con una mujer.

Una veta
En la primera audiencia también testimonió el alférez de Gendarmería Emilio Alexis Gadea, a quien en los operativos del 30 de marzo de 2012 le tocó allanar Play Man, el prostíbulo de Sucre 383.

Los tres gendarmes coincidieron que en los allanamientos a locales estuvo presente el fiscal Enrique Senestrari.

Los defensores buscaron esa veta para tratar de invalidar los procedimientos, pero todos coincidieron en que Senestrari se limitó a observar y en que las instrucciones sobre secuestros o detenciones las recibían telefónicamente de Liliana Navarro, secretaria del Juzgado Federal 1, a medida que le informaban de los allanamientos.

En detalle
Los acusados. Favio Barey y su hermano Daniel Barey están imputados por el delito de “trata de mayores de 18 años agravada”. Brenda Janet Artaza y José Antonio Baracat son considerados “partícipes necesarios” del mismo delito. Y Adolfo Rodolfo Cordero, Agustín

Cabrera Raimondi y Pablo Hugo Bottiglieri deben responder como “partícipes secundarios”. Hoy a partir de las 10 se reanudará el juicio.

EDICIÓN IMPRESA
El texto original de este artículo fue publicado el 05/09/2014 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
0
0
0
0No comments yet