Check the new version here

Popular channels

Se impuso Evo, pero la pelea es por el control del Congreso

Elecciones presidencialesMorales asumió en 2006 y con el triunfo gobernará hasta 2020. Los primeros cómputos le daban el 60,5% de los votos. La aspiración del presidente es llegar a controlar los dos tercios del Parlamento.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, fue reelecto por segunda vez consecutiva con 60,5 % de los votos para un tercer mandato, y quedó esta madrugada al borde de obtener los dos tercios de los legisladores. Morales derrotó al candidato de la centroderecha y empresario cementero Samuel Doria Medina.

Evo ganó en ocho de los nueve departamentos del país, según el conteo rápido de la firma Ipsos en boca de urna. Ese resultado coincide con sondeos similares de otras empresas -incluida Mori- que le adjudicaron a Morales entre 59,5 y 61 % de los votos.



El presidente aguardaba en su despacho del Palacio El Quemado, sede del gobierno, para hablarles a sus seguidores preparados para el festejo en la vecina Plaza Murillo.Con este triunfo, sin balotaje, Morales gobernará hasta 2020 y un eventual control de los dos tercios del Congreso le permitiría lograr una reforma electoral para su reelección indefinida.

Según Mori, el gobernante MAS se aseguraba 29 senadores (cuatro quintos de los 36 totales) y 86 diputados, apenas uno menos de lo necesario para controlar dos tercios de los 130 totales.

El reelecto presidente ganó inclusive en la difícil Santa Cruz de la Sierra, según el diario El Deber de esta ciudad. Sólo fue derrotado en El Beni, con 43% contra el 48 % de los votos de Doria Medina.

Hasta ahora, el oficialismo contaba con 88 de los 130 diputados y 26 de los 36 senadores. Como la renovación en las dos cámaras es completa, un amplio triunfo facilitaría mucho las tareas parlamentarias. Pero en el caso de no conseguir esa cantidad de diputados, ésta será su última gestión y la reforma constitucional deberá pasar por un referéndum.

“Me siento uno más de los ciudadanos cumpliendo su deber y llamo a todos a participar de las elecciones’’, dijo Evo a los periodistas en Villa 14 de Septiembre, un pequeño poblado del Chapare donde conserva sus tierras y sembradíos, incluyendo coca. Votó en una escuela rodeado de dirigentes cocaleros y periodistas. Besó a los nenes y fue aplaudido.

La estabilidad económica y política que vivió Bolivia bajo su gestión, obras de gran impacto, derroche de propaganda y su retórica antiimperialista son las bases de su popularidad, aunque los analistas sostienen que en la práctica Morales es menos radical que algunos de sus aliados latinoamericanos.

Buenos ingresos por materias primas (sobre todo gas y minerales) trajeron una bonanza que Bolivia no vivió en décadas, al punto de que los ingresos por exportaciones se incrementaron nueve veces desde 2005. Morales creó subsidios para los más pobres y emprendió obras importantes como la compra del primer satélite, aeropuertos, carreteras, teleféricos e inició la construcción de una planta de fertilizantes.

En promedio Bolivia creció 5% al año desde 2006, por encima de la media en América latina (3,7%), según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), y acumuló las mayores reservas internacionales del mundo en proporción al tamaño de su economía.

Medio millón de personas salieron de la pobreza, pero 20% de la población todavía vive bajo esos umbrales. Entre 2002 y 2011, el ingreso promedio del 40% más pobre creció tres veces más rápido que el ingreso medio, según el Banco Mundial.

Gracias a este desempeño y al alivio de la deuda externa, la deuda pública disminuyó del 94% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2003 a menos del 40% en 2013. Las reservas internacionales aumentaron desde $S 1.000 millones a más de U$S 14.000 millones en los últimos años.

A pesar de esos logros, Bolivia permanece como la nación más pobre de Sudamérica y varios indicadores sociales aún están por debajo de estándares regionales. La economía es dependiente de las materias primas, que representaron el 82% del total exportado el primer semestre de 2014, y es vulnerable a la variación de precios.

El auge, por otro lado, también está alimentado por la economía vinculada al cultivo de coca que mueve unos 2.300 millones de dólares al año, según estimaciones de expertos, aunque el gobierno afirma que sólo representa el 1,5% del PIB. Las críticas en este rubro sobrevuelan por las sospechas de vínculos con el narcotráfico.

Si bien hay interesantes logros en desarrollo productivo en el área rural, donde vive un tercio de la población, estos son obstaculizados por una precaria infraestructura productiva y de servicios. Los intentos de Morales por industrializar las materias primas avanzan mejor en hidrocarburos, pero en litio, cuyas reservas están entre las mayores del mundo, se estancaron por la negativa del mandatario a asociarse con transnacionales.

Cuando asumió en 2006, Morales prometió austeridad y acabar con la corrupción, pero su gobierno se vio envuelto en denuncias de sobornos en empresas estatales, tráfico de influencias. Rara vez los casos se esclarecen en la justicia y allí apuntó la oposición.
0No comments yet
      GIF
      New