Check the new version here

Popular channels

Se inundó su casa, sufrió una descarga eléctrica y murió

Se inundó su casa, sufrió una descarga eléctrica y murió


Otra víctima fatal por la crecida del río Luján
Daniel tenía 22 años y vivía en San Fernando. El río llegó hasta su casa. Cuando quiso rescatar sus cosas, tocó un cable y cayó electrocutado.



Víctima. Daniel (con su novia) era carpintero y tenía una hija. facebook


A Daniel Quintana le decían Negrito. Tenía 22 años, una novia que se llama Noelia, y una hija –Dana–, de apenas dos años. Era carpintero y vivía en el barrio San José, en el partido de San Fernando, uno de los más castigados por el temporal que desde hace tres días azota Buenos Aires. El sábado Daniel vio cómo el agua se tragaba la calle Ituzaingó; calculó que si no se apuraba, el desborde del río iba a llevarse sus cosas y trepó la escalera para entrar a su casa. Lo que no vio fue el cable de un alargue que cruzaba la puerta: lo tocó y cayó desmayado, expulsado. Daniel murió electrocutado. Es la segunda víctima del violento temporal, que según el pronóstico culminará hoy por la noche.

“Yo sólo puedo decirte que era un ser humano muy especial. Desde las seis de la mañana andaba por el barrio preguntando si algún vecino necesitaba ayuda, porque la marea subía y nadie se acercaba. Ni siquiera Defensa Civil ni nadie de la municipalidad. Él, como siempre, ofreciendo ayuda. Buen marido, un padre enamorado, trabajador. Un yerno como pocos”, dijo a Clarín Maider Creciente, suegra del joven. Hasta último momento su familia no sabía si iban a poder velarlo. Es que ayer por la tarde cortaron la luz en el barrio. Tampoco había energía eléctrica en la Sociedad de Fomento “Canal de San Fernando”, donde improvisaron una capilla ardiente para despedirlo. La luz que se llevó la vida de Daniel no estaba ahí para velarlo.

Juan José, vecino de Daniel, plantea que lo que falta en la zona es gente –funcionarios, fuerzas de seguridad, organizaciones sociales– que se ponga de acuerdo y ayude a los vecinos. Contó Juan: “El San José quedó en silencio con la muerte de Dani. A las 9 de la mañana (del sábado) él vio que el río desbordaba, que a las 12 estaba adentro de las casas y que una hora más tarde eso iba a ser un desastre. Subió a levantar sus cosas y cayó electrocutado. Unos vecinos lo llevaron para (la calle) Alvear, que está más alta, y le pidieron a los agentes de la Policía Comunal que lo llevaran al hospital, pero no quisieron cargarlo en el patrullero. Hubo insultos, peleas, piedrazos. Y apareció una camioneta, no sé de donde. Pero Daniel no se la bancó y murió en el camino”.

En ese momento el agua les llegaba a la cintura. Es que el barrio está muy expuesto a las inundaciones dada la cercanía al río Luján: los separan dos cuadras. Ayer las calles continuaban anegadas. Como en la ciudad de Luján, donde registran la peor inundación desde el año 1985 (ver aparte). Allí, cuando la subida del río dio tregua, apareció el cuerpo de Nahuel Reyes, el primer fallecido de la crecida. Tenía 14 años y había desaparecido el miércoles. Estaba jugando con su hermano y dos amigos en la zona de Pueblo Nuevo, en Jáuregui, cuando se resbaló y la correntada terminó arrastrándolo. Lo habían buscando durante todo el viernes en un operativo que incluyó buzos tácticos y helicópteros. Pero el cadáver apareció cuando el río quiso: el sábado, cuando bajó el agua, en una zona muy cercana de donde sus amigos lo vieron irse.

Anoche seguía vigente el alerta emitido por el Servicio Meteorológico Nacional, que advertía ráfagas entre los 45 y 70 kilómetros por hora que se mantendrían hasta hoy, con abundante nubosidad y precipitaciones intermitentes. Las zonas más afectadas son sudeste, centro y norte de la Provincia, la Ciudad, las zonas costeras y el Delta del Paraná. El sol asomaría mañana entre algunas nubes, con vientos leves que soplarán del sudoeste.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New