Check the new version here

Popular channels

Se terminó la separación más importante de Argentina

La separación de la que habla un país llegó a su punto final. Una audiencia de conciliación definió qué le corresponde a cada uno de los bienes que acumularon en sus 8 años como pareja. Una casa, dos autos, muebles, electrodomésticos, un perro y hasta la ropa interior forman parte del inventario… ¡Mucha plata y... muchísimo orgullo, en juego!



La separación de Fernanda Vives y Daniel la Tota Santillán… ¡Qué lío! ¿Cuánto hace que se viene repitiendo esta novela? En definitiva, parece una de esas historias que de tantas situaciones y personajes, uno termina perdiendo de vista la verdadera esencia del asunto: el quid de la cuestión. En este caso, más allá de los sentimientos, lo importante es… ¿Por qué se pelean? ¿Qué bienes materiales hay en disputa? ¿De cuánto dinero estamos hablando?

Porque abundan las novias de la Tota: la chica de Olavarría, la fugaz Cecilia Oviedo, la flamante Abigail, la ignota Pipi, y más… En un elenco en el que también participan el padre de Fernanda, la cordobesa Fabiana Liuzzi, el productor Aldo Funes, Marcela Baños… ¡Hasta Millie Stegman cayó en la volteada! Por eso, de una vez por todas: ¿Por qué pelearon?

Hogar, ¡amargo hogar! El patrimonio más importante de la ex pareja es su casa, ubicada en un barrio de Castelar. Tasada en aproximadamente 100 mil dólares, Fernanda esperaba vender este inmueble lo antes posible y resolver de qué manera dividir todo el equipamiento de su interior… El problema, denunciado por la bailarina, es que la Tota nunca permitió que posibles compradores visiten la casa. “Es mentira, si fuera por mí la vendería hoy mismo, me quiero sacar este tormento de encima”, se defiende Daniel. La palabra de uno contra la del otro, y el cartelito de VENDE todavía colgando de la reja del lugar.

La última palabra. El jueves 24 de julio, los abogados de la ex pareja tuvieron una audiencia de conciliación para ponerle punto final al tema. En la reunión se acordó que, una vez que se venda el inmueble, Fernanda recibirá la mitad del valor; y que, mientras tanto, Santillán pague a su ex medio alquiler en el departamento que alquiló. ¿El resto? Nada. “El rechazó todo lo que reclamaba, con la excusa de que bastante me había dado de comer en todos estos años”, dice Fernanda.¿Qué se llevó cada uno?

Papel y lápiz. Como en todas las separaciones, el amor, la dicha y la esperanza se definen en una lista que divide “lo tuyo” de “lo mío”. Y en el caso de Fernanda y la Tota el inventario se resume en una fría cifra: 500 mil pesos. Por un lado, la mencionada casa de Castelar, valuada en 100 mil dólares (casi 310 mil pesos), que será dividida entre los dos. Por el otro, lo que se queda la Tota: el equipamiento de la casa, muebles y electrodomésticos (60 mil pesos, aproximadamente) y un VW Bora último modelo (85 mil pesos) que ya vendió.

Entre las cosas que forman parte del equipamiento de la casa se cuentan: 2 equipos de aire acondicionado, 2 computadoras, 1 tevé plasma, un gimnasio, filmadora, heladera, lavarropas , entre otros elementos del hogar. Fernanda, sólo se llevó un plasma, un sillón de color blanco y a Beethoven, su perrito Caniche Toy. “Quedaron un montón de cosas que eran mías… Ni siquiera me dejó llevarme mi ropa interior, ¿o acaso eso también es de él? No me merecía esta injusticia, pero por lo menos ya soy libre”, protestó la rubia. La Tota también se habría quedado con un importante ahorro en dólares que ninguno de los dos quiso declarar. “Cuando lo conocí era notero de Canal 9, todo lo que hizo fue conmigo”, dice Fernanda. “Se olvida de la plata que le presté al padre y nunca me devolvió, o de cuando le pagué el velatorio a la mamá de mi bolsillo”, se le escuchó decir a la Tota. “El año pasado se quedaba con mi sueldo de Patinando”, dijo ella. “Con esa guita le pagaba las cuotas del auto”, explicó él.

El amor terminó de la peor manera, cargado de materialismo y tristeza. Un sentimiento difícil de digerir, para cualquiera de los protagonistas. Y que, seguramente, precisará mucho más que la firma de dos abogados para dejarlo en el olvido…

Fuente=http://www.paparazzirevista.com.ar/notaEscandalos.php?ID=1438
+1
0
0
0No comments yet