Selfies mortales: pareja cae por un acantilado



UNA PAREJA DE POLACOS BUSCABA CAPTURAR UN SELFIE INOLVIDABLE, EN COMPAÑÍA DE SUS HIJOS, CUANDO CAYÓ DESDE UN ACANTILADO EN PORTUGAL.



Hace unos días informamos sobre el caso de un joven mexicano que mientras jugaba con una pistola intentó tomarse un selfie. Un descuido, quizá una destello de letal dislexia, le hizo apretar el gatillo el lugar del “obturador” de su teléfono y murió. Ahora se ha registrado una situación que si bien no tiene que ver con armas de fuego, en cambio si incluye los ingredientes selfie, distracción y muerte. 
Recién se reportó que una pareja polaca, en su intento por inmortalizar en un selfie la escena que compartían, murieron al caer desde un acantilado en Portugal, un inspirador escenario que serviría de marco para su memorable retrato. La tragedia ocurrió en Cabo de Roca, un concurrido sitio costero cerca de Lisboa. 

Ambos casos, por cierto, recuerdan a la mujer que mientras “texteaba” desde su teléfono, manejando en carretera, “La canción Happy me hace muy FELIZ”. Un instante después, presumiblemente debido a la distracción que implico su jovial anuncio, murió al accidentarse en su auto. 
Si bien existen ya múltiples campañas que alertan sobre los peligros de “textear” en situación complicadas, al parecer pronto necesitaremos también algo similar para educar a las personas a no arriesgar su integridad, mucho menos su vida, en el intento de capturar selfies.