Check the new version here

Popular channels

Sexo, drogas y contrabando, la polémica fórmula para reflo

Sexo, drogas y contrabando, la polémica fórmula para reflotarla economía de la Unión Europea. Los gobiernos incluirán en la medición del PBI el dinero generado en actividades ilícitas









MADRID.- ¿Cuántos "servicios" realiza una prostituta por día? ¿Cuál es el precio del gramo de cocaína? ¿Qué porcentaje del alcohol o del tabaco entra por contrabando?

Con decenas de preguntas como ésas, los analistas del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de España recorren estos días despachos policiales, se reúnen con dueños de burdeles y contactan a organizaciones especialistas en adicciones.




Es una carrera contra reloj. De aquí al mes próximo, al igual que los centros estadísticos de los demás países de la Unión Europea (UE), tendrá que adaptarse a la normativa que insta a incluir en el cálculo del producto bruto interno (PBI) todas las actividades -lícitas o no- que impliquen "un intercambio libre".



La prostitución, la venta de drogas y el contrabando inflarán de golpe las alicaídas economías europeas, por lo menos en los papeles. El cambio impuesto por Eurostat, la oficina de estadísticas de la UE, tendrá un impacto atractivo: la suba nominal del PBI implicará una reducción del déficit y del porcentaje de la deuda, dos de las metas económicas que Bruselas fija a los países miembros.

Un informe del INE estimó el mes pasado que incluir la prostitución y la venta de drogas en la estadística implicará un alza de entre 2,7 y 4,5% nominal del PBI español.

En Londres, la Oficina Nacional de Estadísticas publicó un cálculo que atribuye a la prostitución y el narcotráfico un impacto de 9700 millones de libras al año (unos 16.300 millones de dólares), equivalente a 0,7% de lo que produce Gran Bretaña.



Los números podrían ser mayores en Italia: la última vez que una entidad estatal hizo un cálculo sobre el peso de las actividades criminales en la economía lo cifró en casi el 10% del PBI. Si sólo una parte se contara en la estadística oficial, el gobierno de Matteo Renzi podría dejar el déficit en el 3% exigido por la UE.

Pero el truco de magia, que podría ser digno del Indec de Guillermo Moreno, despierta suspicacias y hasta rebelión en varios países europeos, sobre todo por el rechazo a que se considere la prostitución un intercambio libre de servicios.

Francia se puso a la cabeza de la oposición. "Creer que la prostitución puede ser una actividad libremente consentida es un espejismo y una ofensa a los millones de víctimas de explotación sexual", escribió a la Comisión Europea (CE) la ministra de la Mujer, Najat Vallaud-Belkacem. El gobierno belga acompañó la queja, pero aclaró que aplicará el método si se mantiene la directiva.

Carmen Quintanilla, diputada española del Partido Popular (PP), alertó: "Estamos hablando de una actividad en la que se explota a niñas. No puede ser que todo valga para que crezca la economía".



Eurostat es inflexible. El PBI no es un termómetro de moralidad, argumenta. "No se trata de aumentar el PBI de manera artificial, sino de medir el tamaño real de la actividad económica. Sólo se quiere hacer una estimación de las transacciones en las cuales las dos partes se ponen de acuerdo para eludir el marco legal", sostuvo Francisco Fonseca, director de la Representación de la CE en España. Les guste o no, los encargados de las estadísticas de los países de la UE están ahora ante el desafío de medir negocios pensados para permanecer ocultos.

Sobre las drogas, Eurostat recomienda multiplicar la cantidad estimada que se consume en el país por el precio medio de la sustancia en la calle, y tener en cuenta el costo de transporte y almacenamiento que pagan los traficantes. Para medir el volumen de droga se alienta a usar estadísticas policiales de aprehensiones y encuestas de consumo.

Holanda ya incluyó esas actividades en sus cifras y su PBI subió un 0,4%. Utiliza los números de adictos proporcionados por ONG que trabajan con ellos, toma datos sociológicos sobre consumidores ocasionales y pondera esos números por el consumo que se considera promedio. El precio de las drogas lo saca de Internet. Parte del negocio de la prostitución también está incluido. El gobierno conoce bien cuánto produce una ventana del Distrito Rojo de Amsterdam, por ejemplo.

Gran Bretaña explicitó su metodología: tomará cinco drogas (crack, cocaína, marihuana, anfetaminas y éxtasis) y calculará la cantidad de usuarios más el precio y el consumo diario sobre la base de informes policiales y centros de adictos.

Para la prostitución se encargó un estudio de los servicios sociales, con consultas a comercios legales, a la policía y a organizaciones que protegen a las mujeres. Un cálculo preliminar estimó en junio que había 60.879 prostitutas en Gran Bretaña, con un promedio de 25 clientes cada una a la semana, que dejaban 67 libras (112 dólares) por servicio.

En España, el INE se puso en contacto con las principales asociaciones de asistencia a las prostitutas y con las agrupaciones de cabarets, mientras que las mediciones sobre drogas o contrabando las hará principalmente con ayuda de la policía.

Los economistas descuentan que habrá mucha "creatividad" en los cálculos. Otros, con picardía, se preguntan si el próximo paso no será incluir los "sobornos", ahora que la mayoría de los grandes países europeos enfrentan dramáticos escándalos de corrupción.
0No comments yet
      GIF
      New