Check the new version here

Popular channels

Sexo, traición y muerte a dos cuadras del Obelisco


Sexo, traición y muerte a dos cuadras del Obelisco



Según reconstruyeron los investigadores, uno de los jóvenes que fueron al lugar con Marcia se hizo pasar por cliente para que le abrieran la puerta de calle. Una vez que entró, hizo pasar a sus cómplices y entre todos encañonaron a las tres chicas que estaban en el departamento y las metieron en la cocina. “¡Todos al piso!”, les gritaron.

Una de las chicas intentó una resistencia y uno de los jóvenes disparó dos veces contra el piso. Todo fue escuchado por el cliente, que estaba en una de las habitaciones del fondo y decidió encerrarse en el baño a esperar.

Ayer todavía no se había precisado si el cliente estaba armado o si, cuando Marcia entró al baño, el hombre le manoteó el arma que llevaba ella y terminó pegándole un tiro. El balazo le atravesó una mano, entró por su tórax y quedó alojado en su espalda. La chica retrocedió tambaleándose hasta que cayó muerta en un dormitorio.

El cliente arremetió contra los otros dos jóvenes a los balazos. Los peritos levantaron al menos seis vainas servidas de armas calibres 38 y 9 milímetros. El hombre logró abrirse paso, salir del departamento y escapar. Ayer la Policía buscaba identificarlo y no descartaba que integrara alguna fuerza de seguridad. El edificio tiene cámaras de seguridad, pero no graban.

Los jóvenes que habían llegado con Marcia dejaron su cuerpo abandonado y también huyeron. Pero antes de salir le robaron la cartera y algo de dinero a la regente, además de los teléfonos a las tres chicas que estaban allí.

“Marcia era un chica impulsiva, pero era buena piba. Yo justo había hablado con ella ese día, pero estaba bien, no me comentó absolutamente nada”, le contó a Clarín una amiga de la joven asesinada.

Marcia había trabajado en este “privado” –cuya existencia está prohibida si es regenteado por un proxeneta – hasta hacía una semanas. Pero había entrado en conflicto con una de sus compañeras y con la regente. “Tenían bardo, cosas de mujeres. Ella hacía bastante ya que trabajaba ahí. Y había intentado solucionar el tema, pero no pudo. Era una loca linda. Lo más triste de todo es que hay dos pibes que se quedaron sin la madre”, agregó la amiga.

Los investigadores tienen la certeza de que Marcia y los dos jóvenes fueron con el objetivo de robar. “Entraron cerca de las 20 y esa es la hora en que se hace la caja”, le dijo un vocero del caso a Clarín. Creen que, como conocía los movimientos del departamento, la chica quería llevarse el dinero para vengarse.


0No comments yet