Check the new version here

Popular channels

“Si dejás un centímetro de la piel al descubierto, ya corrés

Una amenaza globalLo dice una médica mendocina que trabajó en Africa con personas afectadas por el virus.
Estela Kohn. Está evaluando si volver o no a Africa para ayudar. /FOTOREPORTER

TAGSEdición Impresa
0opiná0shares 0 0
Roxana Badaloni
La médica argentina Estela Celia Kohn, con 25 años de carrera en Médicos Sin Fronteras, Cruz Roja Internacional y el equipo sanitario de la ONU, acaba de ser convocada para viajar al Africa occidental y colaborar en la lucha contra el ébola por su vasta experiencia en la región más golpeada. “Cuesta encontrar quién quiera viajar porque el contagio es muy fácil. Me propusieron volver a la zona más conflictiva y lo estoy pensando”, dice Kohn desde su casa en San Rafael, al sur de Mendoza.
La médica, especialista en ginecología, dedicó 16 años de su carrera a poblaciones en riesgo sanitario de Africa y Asia. Conoce bien los países más afectados por la enfermedad. Estuvo tres años en Liberia y cinco en Sierra Leona. “Esta es la foto del grupo de enfermeras que trabajaba conmigo en Sierra Leona. Todas murieron por ébola”, dice emocionada al exhibir la foto de un grupo de siete mujeres. También murió el médico que era su compañero en Liberia. Hace dos años que la doctora volvió a vivir con su familia a San Rafael.
Observa que recién ahora la comunidad internacional está preocupada por una enfermedad que puede transformarse en pandemia y que ya venía creciendo en silencio. La médica explica por qué los países de Africa son tan vulnerables al virus: “A parte de que es una patología difícil, son países con un sistema de salud débil”. Recuerda que cuando trabajó en el hospital Benson Paynesville de Liberia, eran tres ginecólogos para un país con 4 millones de habitantes. “Terminó siendo un hospital escuela donde tuve que formarlos en ginecología”, contó.
A la doctora Kohn le cuesta quitarse de la cabeza el modo de vida de las zonas más pobres, como el West Point, en Monrovia, donde se da la mayor cantidad de muertes por la enfermedad. “Allá todo es más duro de lo que se ve”, afirma.
La médica argentina sostiene que la cultura africana es un riesgo para la propagación de la enfermedad: “La gran familia africana está integrada por 30 o 40 personas, a veces parientes lejanos, que cuando alguien muere acostumbran a tocarlo, a permanecer junto a él y hacer un gran entierro multitudinario. Eso propaga el virus”.
Para no correr riesgo de contagio, la mendocina dice que hay que tener mucho cuidado con la higiene personal porque un pequeño descuido puede ser mortal. “Si dejás un centímetro descubierto de la piel, ya corrés peligro. Debe trabajarse a conciencia, al punto que si te sacás el guardapolvo de trabajo no lo podés tocar con las manos, sino empujarlo con el pie”, describe. Y asegura que si alguien en contacto con el virus se toca uno o dos centímetros de su piel, se puede contagiar. Kohn cree que por no tener vuelos directos con África es difícil que la enfermedad llegue a la Argentina y que es mayor el riesgo para Europa y Estados Unidos.
Pero así y todo, recomienda extremar la higiene, lavarse las manos y desinfectar. Concluye: “Argentina no está preparada sanitariamente para hacerle frente. Si faltan guantes en los hospitales, será difícil que se provean de trajes de protección para trabajar con estos infectados”.
0
0
0
0No comments yet