Check the new version here

Popular channels

Si preparás materias, preparás los bolsillos

Para todos aquellos que deben estudiar en el verano, el apoyo escolar resulta ser un gasto extra. No son nada baratas las clases.



Una de las cosas que más odian los pibes es estudiar durante el verano. A medida que aumenta la temperatura, también lo hace, en una proporción aún mayor, el rechazo a pasarse horas y horas sentado, leyendo, practicando, aprendiendo. Pero no hacer los deberes durante el año tiene sus consecuencias. Y éstas no sólo las pagan los chicos, sino también los padres.

Preparar en soledad una materia completa, con nueve meses de contenidos, no es tarea sencilla. ¿Por qué en sólo unos días se podrían incorporar los conocimientos que no se consiguieron durante todo el ciclo lectivo? Tal vez, la fuerza de voluntad o las ganas de terminar llevan a los estudiantes a hacer ese último esfuerzo. ¿Es suficiente? Muchas veces, no.

Es entonces cuando se inicia la desesperada búsqueda de docentes particulares y, por consiguiente, comienzan a temblar los bolsillos de los padres. En estas instancias, una o dos clases no son suficientes, ya que los jóvenes de las escuelas secundarias rinden toda la materia y no una parte o un trimestre, como ocurría hace algunos años. “Para los alumnos de educación superior, que rinden Literatura, una clase intensiva de tres horas, todos los días, durante dos semanas es suficiente”, le contó a Crónica la profesora Bettina Casale Cervini, quien agregó que “en Prácticas del Lenguaje el alumno es más chico, por lo que para rendir en diciembre debe prepararse unas tres semanas y a veces eso no alcanza para garantizar una aprobación del examen con buena nota”.

De inmediato, surge el mayor interrogante: ¿Cuánto cuesta cada clase? “Dependiendo de la zona, puede ser de unos 120 a 150 pesos” en los barrios de clase media, mientras que en zonas más acomodadas están “arriba de 200 pesos”. “Las clases son de una hora y media, porque una hora, en términos pedagógicos, no es suficiente”, detalló la docente.

Los más demandados
Las mesas en las que mayor cantidad de alumnos rinden en los exámenes de diciembre -y que más docentes particulares necesitan- son Matemática, Lengua e Inglés. En segundo lugar, Historia y Físico-Química; mientras que en tercer término se ubican asignaturas más específicas, como Contabilidad.

Alternativas
Para reducir los costos hay algunas variantes. Hay docentes que optan por dar clases grupales, pero, según la materia, no parece ser lo más recomendable. “Hay colegas de Matemática que lo hacen porque la dinámica es distinta, pero en Lengua y Literatura no es usual”, aclaró Casale Cervini. Además, en la ciudad de Buenos Aires detalló que hay “institutos que preparan alumnos para el CBC, el ingreso al Carlos Pellegrini o al Nacional de Buenos Aires que también dan clases particulares de todas las materias”.

Otra realidad
Los valores antes mencionados son inalcanzables para muchos padres. Para ellos, el Estado previó una solución. “En el barrio Ejército de los Andes, donde también trabajo, los profesores ofrecemos tutorías, pagadas por el Estado, en las que damos clases particulares”, contó la docente.

Por lo tanto, las posibilidades son muchas. Los que pueden, pagan, y los que no, aprovechan las clases especiales de las escuelas. Lo cierto es que llega fin de año, el verano y el calor y los pibes no tienen muchas ganas de estudiar.

0
2
0
0
2Comments