Canales populares

"Si vas a tirar, tirá, gato" dijo la víctima de Pity Álvarez

Según testigos, la discusión previa al homicidio fue por una mochila presuntamente robada al cantante.



Era la 1.30 de la madrugada del jueves 12 de julio en las torres del barrio Samoré, en Villa Lugano. Cristian Maximiliano Díaz (36) estaba afuera, con unos amigos. Lo vio salir a Cristian "Pity" Álvarez y lo llamó por su apodo. Según los testigos, los dos se conocían del barrio, adonde Díaz había vivido y en ese momento se encontraba de visita ya que su hija adolescente sigue allí.

"Y lo que comenzó como una mera conversación, inmediatamente se habría convertido en algún tipo de reclamo por parte de Díaz. Según el testimonio de quien se hallaba junto a Álvarez, la víctima le habría recriminado al imputado por una supuesta sospecha que el último montara ante la falta de algunos objetos personales, ocurrida en una fecha incierta", indica el procesamiento firmado por el juez Martín Yadarola.


Además, señala que un testigo de identidad reservada recordó un episodio previo "en el que Díaz habría acercado a Álvarez a conseguir droga, quedándose con una mochila del causante u objetos que había en su interior".


"Este reclamo es lo que habría provocado un intercambio de palabras, frases y el recuento por parte de ambos de distintos antecedentes vividos por los involucrados (al decir de la testigo: quién había estado detenido con antelación y por qué delitos)", añade la resolución.

¿Cómo continuó todo? Díaz, según la testigo presencial, "habría decidido incitarlo a pelear, mientras hacía ademanes con sus brazos golpeándose la zona del pecho manifestando en algún pasaje del suceso: '…vos sabés quién soy, te acordás de mí, te acordás cuándo yo te llevé a la villa, vos dijiste que te faltaban cosas en la mochila y yo no soy rastrero…”.



Entonces, Díaz siguió increpando a "Pity" y le dijo: "Vos una vez me dijiste que me ibas a pegar un tiro cuando te faltaron cosas en la mochila. Si vas a tirar, tirá”. A lo cual agregó: "Si vas a tirar un tiro, tirá, gato”, mientras golpeaba con su mano la gorra que llevaba colocada y acercándose con su propia cabeza hacia el rostro de Álvarez "con la intención de avanzar en la provocación".

De acuerdo al procesamiento, "esta actitud habría sido el desencadenante de la reacción de Cristian Álvarez quien, sin mediar palabras y encontrándose a escasa distancia de su rival, sacó el arma de fuego que llevaba consigo, apuntó al rostro de Díaz y le efectuó un disparo que impactó en dicha zona y lo hizo caer tendido".



"Inmediatamente después, el imputado se posicionó parado frente a la víctima que yacía en el suelo y, también a corta distancia, le disparó otras tres veces más directamente a la zona del rostro, para luego guardar el armamento y dirigirse sin más hacia su automóvil, retirándose del lugar", completa.

Lo que sucedió después es bien conocido. "Pity" Álvarez descartó el arma en una alcantarilla, se fue a un boliche de Ramos Mejía y a la mañana siguiente se entregó. Hoy está preso en el pabellón psiquiátrico del penal federal de Ezeiza.
58Comentarios