Check the new version here

Popular channels

Silencio sobre los Kirchner en una pesquisa

Una de las empresas clave en la investigación que aquí se sigue por supuesto dinero de corrupción de nuestro país respondió ayer de modo formal a los requerimientos que se le hicieron por vía judicial. Aunque lo hizo con algunos silencios.



Entre ellos, omitió por completo toda referencia a supuestos vínculos económicos con la familia presidencial -esto es, la presidenta Cristina Kirchner; su fallecido esposo, Néstor Kirchner, y el hijo de ambos, Máximo Kirchner, así como con el empresario Lázaro Báez.
Con sus ausencias, la respuesta es la primera que se conoce al requerimiento que la justicia de Nevada hizo a la empresa Val de Loire.
La firma está incluida en la pesquisa iniciada por los llamados fondos buitre para tratar de identificar supuestos fondos argentinos con los que cobrar la acreencia de 1600 millones de dólares que les reconoció el juez Thomas Griesa en fallo firme.
Como parte de ese costoso operativo de búsqueda, el fondo NML, de Paul Singer, obtuvo un aval judicial para requerir a empresas con sede en este país la entrega de información y documentos que pudieran llevar a la localización de dinero de la Argentina.
Una de esas empresas es Val de Loire, a la que se asocia con el empresario kirchnerista Cristóbal López, y sobre la que el fondo NML asegura tener evidencia de "vínculos irregulares" con la familia presidencial, que le habrían permitido "alzarse" con millones de dólares.
La empresa tiene sede en Nevada. A través de sus tribunales estatales, NML le requirió documentos e información sobre sus vínculos con un listado de 18 personas.
Entre ellas figuran, además de los empresarios López y Báez y de la familia presidencial, dos de los hijos del constructor patagónico: Martín y Leandro Báez.



En nombre de la empresa, su gerente, Edmund Ward, cumplió con la entrega de parte de la documentación requerida. Señaló, por ejemplo, que la firma no realizó "transferencia de activos alguna" con López o con Lorenzo Báez. Que eran dos de las informaciones que se le requerían.
Igual respuesta dio para el Estado argentino y para otras tres empresas de cuatro que le fueron requeridas.
Esas respuestas contrastaron con el silencio que hasta ahora se registra frente a los requerimientos que se hicieron acerca de eventuales vínculos con la familia presidencial y con los citados Lázaro y Martín Báez.
Como informó LA NACION, el caso de Val de Loire es el primero en el que, de forma expresa, los fondos buitre requirieron ese tipo de información.
La posibilidad les fue abierta por decisión de la Corte Suprema de este país, que les habilitó el recurso llamado "discovery", por el que pueden requerir judicialmente información orientada a identificar eventuales bienes de nuestro país con los que cobrar su deuda.
Los fondos buitre lo usan con un doble objetivo. Por un lado, el de intentar una maniobra de embargo. Pero para eso, primero tienen que identificar el activo. El otro propósito, mucho más inmediato, es el de presionar al Gobierno para que negocie el pago de la deuda.
Los abogados de Val de Loire habían presentado un extenso documento en el que negaban a NML el derecho a pedir información. Sostenían en el escrito que todo lo que ha hecho el fondo de Paul Singer es poco menos que una fabulación sobre supuestas pistas de la llamada "ruta del dinero K".
"Un solo bache en las conexiones que dice tener sería suficiente para tirar toda su confabulación por la borda", advirtió en su momento la defensa de la empresa.
0No comments yet