Check the new version here

Popular channels

Skea, el mando para controlar videojuegos con la vagina

Este dispositivo permite controlar juegos mediante movimientos del suelo pélvico



Si creías que tu vagina ya era divertida de por sí, espera a que puedas jugar a videojuegos con ella. No, no se trata de una broma. El dispositivo se llama Skea y se encuentra actualmente en Kickstarter. Consiste básicamente en un dispositivo ergonómico que se introduce en la vagina y detecta la presión de los músculos del suelo pélvico. De este modo, podemos usar la contracción de estos músculos para controlar un videojuego.

¿Y para qué sirve esto? Bueno, aparte de que suena bastante divertido (especialmente si añadimos vibración a la ecuación), el dispositivo sirve para realizar ejercicios de Kegel de una forma mucho más divertida y llevadera. Si tampoco habéis oído hablar nunca de estos ejercicios os cuento que son el mejor método para prevenir y recuperarse de la disfunción de los músculos del suelo pélvico, un problema que afecta a más de la mitad de las mujeres del mundo en algún momento de su vida.

Los músculos del suelo pélvico no son unos músculos especialmente vistoso, pero sí que son extremadamente importantes, en especial para las mujeres. Cuando esta musculatura se debilita (algo que suele ocurrir después del parto, y que empeora con la edad) es común sufrir pérdidas de orina y una importante pérdida de calidad en las relaciones sexuales. Así que ya veis chicos, no es un problema que sólo deba preocuparles a ellas.



Para fortalecer estos músculos el señor Kegel inventó sus famosos ejercicios, que consisten básicamente en contraer fuertemente estos músculos durante 20 minutos al día. Se recomienda que el tratamiento se realice todos los días ininterrumpidamente durante tres meses. Como os podéis imaginar, pasados los primeros días estos ejercicios se vuelven mortalmente aburridos, y por eso muchas mujeres los abandonan. Sin embargo, ahora existe la manera de hacerlos divertidos: Skea, el mando vaginal.

Lamentablemente, los músculos del suelo pélvico no están diseñados para funcionar de forma independiente, sino en conjunto, por lo tanto este mando tendrá un único "botón", de modo que olvidaros de poder jugar la GTA con la vagina mientras coméis palomitas a dos manos (por poner un ejemplo). Sin embargo, hay multitud de juegos que sí que podrían jugarse: prácticamente todo los del género "infinite runner". Incluso juegos del estilo Flappy Bird (aunque si lo que queremos es evitar la frustración de los ejercicios de Kegel, quizá no sea la mejor opción).

De hecho, Skea está trabajando en su propio videojuego, Alice in Continent (sí, el nombre no es en absoluto casual, sólo hay que saber un poco de inglés para pillar el chiste). Se trata de una especie de Temple Run en el que Alicia tiene que ir saltando en el momento justo para evitar enemigos, evitar caer en pozos de lava, coger pociones... etc. Y por supuesto, para saltar lo único que tendremos es que apretar nuestra vagina (quienes dispongan de ella, claro).



Por lo demás, el mecanismo es sencillo. El "mando" de Skea detecta la presión y transmite la señal por bluetooth a nuestro smartphone, y Alicia salta. De hecho, es algo tan sencillo que parece mentira que no se le haya ocurrido a nadie antes. Y lo mejor de todo: no es un tema puramente anecdótico, este dispositivo, además de darnos para hacer unos cuantos chistes, puede mejorar la calidad de vida de muchas mujeres en el mundo. Y mejorar la vida sexual de muchos hombres, también. ¿Qué más se le puede pedir?

Skea no es sólo una idea feliz, tiene una serie de estudios que avalan su utilidad. Quien haya probado alguna vez a hacer ejercicios de Kegel probablemente sabrá hasta qué punto son aburridos y haya terminado abandonándolos más pronto que tarde. Con este sistema no sólo podremos ir avanzando en un videojuego mientras los hacemos, sino que recibiremos una pequeña vibración como recompensa cada vez que Alicia salte en el momento justo. No me digáis que no suena divertido.

Sin embargo, a pesar de sus obvios beneficios, Skea se enfrenta a una serie de problemas, fundamentalmente sociales. Por mucho que nos guste considerarnos una sociedad avanzada, abierta y liberal, lo cierto es que sigue habiendo muchos tabús en torno a la zona púbica (especialmente la femenina). En un mundo en el que en muchos círculos sigue estando mal visto que una mujer admita que se masturba (supongo que esta aclaración es innecesaria, pero por si acaso: de verdad que es normal, todos los hacemos) puede resultar difícil convencer a la gente de que compre un dispositivo que más que un mando para videojuegos parece un vibrador (y bueno, hasta cierto punto lo es).



Esta absurda manía que tiene nuestra sociedad de considerar todo lo asociado al aparato reproductor femenino como algo "sucio" tiene gran parte de culpa, por ejemplo, de que las pérdidas de orina sean un problema sumamente común tras los embarazos y en la mayoría de las mujeres de mediana edad, cuando es un problema fácilmente evitable (en la mayoría de los casos) con ejercicios como los que propone Skea.

Como ya hemos dicho, actualmente Skea se encuentra en Kickstarter, y lleva recaudados en el momento de escribir este artículo sólo 9.329 dólares de los 38.000 que necesitaría para lanzarse al mercado. Afortunadamente aún quedan 13 días, de modo que desde Vadejuegos os animamos a echarle un vistazo a este proyecto que, más allá de lo divertido que pueda parecer (os recordamos que estamos hablando de controlar juegos con la vagina) puede resultar francamente útil y evitar problemas de salud a largo plazo.

En cualquier caso, apoyéis el proyecto o no, cuidad vuestras vaginas y las de vuestras parejas. Son agradables, divertidas y el mejor método para fabricar nuevos seres humanos descubierto hasta ahora.
0
0
0
0
0No comments yet