Check the new version here

Popular channels

Sofía Gala: “Es verdad, a mi mamá el porro le pega

Sofía Gala: “Es verdad, a mi mamá el porro le pega




La hija de Moria Casán habló de todo en una entrevista para Perfil y se mostró graciosa e irónica cuando le preguntaron por su madre.


Sofía este año se puso en la piel de varios personajes en El don de la palabra. La obra –que se da en el Picadilly–, en la que actúan Gonzalo Heredia, Guillermo Arengo y Andrea Politti, está dirigida por Alejandro Tantanian y muestra los conflictos de cuatro parejas en crisis. Está casada con el músico Julián Della Paolera desde hace ocho meses y ambos viven con Renata, la hija de él, y Helena, hija de Sofía con su anterior pareja, el tecladista Diego Tuñón.

—¿Qué te atrajo para aceptar “El don de la palabra”?
—Me gusta mucho el trabajo de Alejandro, y era un buen desafío. Además, nunca había trabajado con actores tan televisivos, como Andrea y Gonzalo. Había trabajado con Peña (Fernando), después en obras del Camarín de las Musas, con Muscari, y después con mi vieja que sí tiene exposición (risas).

—¿Vos perdonarías una infidelidad como la de tu personaje en la obra?
—No. Ninguna. Soy muy celosa y creo que lo peor de la infidelidad es que no te dejen elegir, que no te digan la verdad. Igual, no creo en el cornudo inconsciente, en todo caso sabés y te hacés el boludo.

—Tu mamá dijo que casarte era un gesto vanguardista, ¿lo viviste así?
—Puede ser. Nunca había sentido lo que sentí por Julián. No creía en la institución del matrimonio ni tampoco en que yo pudiera conocer a un hombre con el que quisiera casarme. Nosotros tuvimos que superar varias barreras por gente en común que podíamos lastimar. Nos vimos seis meses en secreto, y era un garrón. Después nos fuimos a vivir juntos, al toque, y nos casamos hace ocho meses. Cuando sentís que encontraste al otro, querés que la unión sea eterna. No te alcanzan los brazos para metértelo adentro.

—¿Quieren tener hijos juntos?
—Sí. Es un plan al más allá. Faltan muchos procesos.

—¿Cómo te tomás que tu ex, Diego Tuñón, salga con Julieta Cardinali?
—Mientras Helena esté contenta, todo bien, y yo quiero que él esté bien. Además no tengo ese conflicto de madre pelotuda de que mi hija me va a dejar de querer porque el papá esté con otra. Es una estupidez. La mamá sos vos, hacé tu trabajo y tu hijo te va a querer, nunca va a haber un reemplazo.

—¿Te esforzás por diferenciarte de Moria en tu carrera como actriz?
—No es un esfuerzo, porque a mí me gusta hacer cosas que a ella no le gustan y viceversa. Como la exposición, que es una parte de su carrera. Más allá de que es re-talentosa actuando y labura como una yegua, es una persona que está en la tele todo el tiempo.

—¿Te preocupaste con el tema de las joyas en Paraguay?
—Sí, porque era muy raro, llamaron hasta Interpol, era de película y yo no podía diferenciar entre lo mediático y lo real. Han salido a decir cosas terribles, que está presa, que no está presa. No sé cómo terminó el tema, supongo que la causa sigue. Esa exposición desmedida me afecta porque hacen guardia en tu casa, te preguntan, no me gusta.

—¿Qué te da pudor?
—Mi cuerpo. Soy tímida aunque parezca que no, y lucho con eso. No me gusta mostrarlo, sólo se lo quiero mostrar a mi marido. Re-mojigata, ella. Soy vergonzosa para comunicarme con la gente, por eso a veces soy agresiva, me voy al carajo.

—¿Qué piensa tu mamá de declaraciones tuyas sobre ella, como cuando dijiste que le pega fuerte el porro?
—No le molestan ni se ofende, porque lo digo con sentido del humor y ella conoce mi humor. Además, es la verdad, le pega fuerte, y contra eso no se puede hacer nada. Soy una fundamentalista de la verdad.

—¿Te imaginás a la edad de Moria con su energía?
—No, porque ni ahora tengo esa energía. Soy muy sedentaria. Me gusta dormir, estar tirada en la cama con aire acondicionado y la persiana baja. Disfruto de la vida, no mucho de trabajar. El último mes de ensayo que no podía ver a las nenas no me gustaba nada. Ahora, hace tres días que me estoy levantando a las 8 de la mañana, no sé por qué.

—¿Te va a durar poco?
—Sí, no me gusta dormir a la noche, soy muy lunática. El sol me molesta. La luz de noche da perfecto, uno se siente mejor para arreglarse.

—¿Cómo es Moria en el rol de abuela?
—A mí me hubiera encantado que fuese mi abuela, porque no me tiene que criar ni nada. Es todo lo lindo. Helena la ama, es divertida.

—¿Qué hace con Helena?
—La lleva al “Bailando”, conoce a sus amigas vedettes y después me dice: “Mamá, poné ShowMatch”, cosas que a mí me descolocan, pero que se las permito porque es chica y ése es el mundo de su abuela. Igual, la cuido mucho de la exposición, porque cuando sos niño no podés elegir.

—¿Tenés afinidad con algún partido político?
—Yo sigo ideales más que partidos. Ahora apoyo a mi presidenta. Hay ideales con los que no coincido, pero creo que tenemos que estar todos unidos. Este gobierno me dio la posibilidad de tomarme la política en serio. Para mí es un valor que los jóvenes se puedan interesar en la política y tengan ganas de discutir.

“No soy ambiciosa en cuanto a qué tan alto llegar –dice Sofía Gala–. Sí de ir creciendo en lo que me gusta y hacer proyectos que me gustan y hacerlos cada vez mejor. Tengo la suerte de que la plata no sea un problema, así que me manejo como quiero”. Fernando Peña, con el que debutó en teatro en Yo, chancho y glamoroso (2005), es el único maestro que reconoce.

—¿Con qué criterios elegís los proyectos?
—Si puedo terminar de leer la tercera página del guión, lo hago. Me cuesta que algo me guste. Si me veo en el personaje, no hay mucho más que pensar.

—¿Con quién consultás?
—Con mi marido. Pero esas decisiones son muy personales, es tu cabeza en la guillotina.

—¿Cuáles fueron tus maestros?
—Peña fue el único. Fue la primera persona que me vio y me dijo que me tenía que subir a un escenario. Cuando me di cuenta del exceso de exposición que tenía, me agarró como un trauma, y él me enseñó que con trabajo las cosas se pueden revertir.

—¿Qué planes tenés para este año?
—Haré un par de películas y estoy grabando para Historias del corazón, en Telefe, con Agustina Cherri.
0
0
0
0
0No comments yet