Check the new version here

Popular channels

Sólo 6 boletas,pero bastante más grandes que las de las Paso








Sólo 6 boletas, pero bastante más grandes que las de las Paso
Todas las papeletas tendrán cinco tramos, que se podrán cortar. El cuarto oscuro será más sencillo, porque no habrá 18 votos como en las primarias.
















Algunos electores quizás ni se darán por enterados, pero entre las Paso del 9 de agosto y los comicios del próximo domingo 25, encontrarán un cuarto oscuro más sencillo y con opciones acotadas para elegir, ahora sí, al próximo presidente.


En las Paso sólo avanzamos en la preselección de quienes podían llegar a ser candidatos, previa zaranda interna en las diferentes coaliciones y partidos que además superaran el piso mínimo de votos exigidos (1,5 por ciento) para “calificar” en la pulseada presidencial.


El cambio visual y organizativo será considerable. En agosto, el cuarto oscuro estuvo tapizado de papeles, que en más de un caso confundieron a los votantes, complicaron la reposición de boletas y demoraron la tarea de escrutinio provisorio.


Entonces hubo exactamente 18 boletas, en las que convivían 15 candidatos a presidente. También, una variada oferta de legisladores, con internas efectivas en las agrupaciones opositoras Cambiemos, Progresistas y el FIT (Frente de Izquierda).


El kirchnerista Frente para la Victoria atravesó las Paso sin despeinarse, porque sus listas fueron armadas a dedo y no tuvo competencia interna.


El próximo domingo 25, en cambio, habrá sólo seis listas.


Son las que franquearon la exigencia de las Paso: están encabezadas por las fórmulas Daniel Scioli-Carlos Zannini (Frente para la Victoria), Mauricio Macri-Gabriela Michetti (Cambiemos), Sergio Mazza-Gustavo Sáenz (UNA), Margarita Stolbizer-Miguel Olaviaga (Progresistas), Adolfo Rodríguez Saá-Liliana Negre de Alonso (Compromiso Federal), y Nicolás del Caño-Silvia Bregman (FIT).

Sábanas en serio

En las elecciones nacionales se utilizará la papeleta tradicional, cuya provisión debe ser asegurada por las fuerzas políticas, y no la BUS (Boleta Única de Sufragio) que los cordobeses usamos en los comicios para gobernador.


El dato distintivo es que los votos serán esta vez mucho más grandes. En las Paso, el formato fue de 9,5 centímetros de alto por 12 de largo en cada tramo.


Ahora, el diseño contempla 19 centímetros de alto por 12 centímetros por cada uno de los cinco tramos, lo que lleva el ancho total a 60 centímetros.


Esa extensión se alargará 24 centímetros más en el caso de las 15 localidades que también tienen comicios locales, y que en consecuencia incorporan dos tramos extras.

Los cinco tramos de competencia, se escalonan así: presidente y vice; 19 parlamentarios del Mercosur (distrito nacional); dos senadores nacionales; nueve diputados nacionales; y un parlamentario del Mercosur (distrito Córdoba).

Cada uno de esos fragmentos va separado por líneas de puntos, lo que indica que el elector las puede cortar a su antojo, siempre y cuando se cuide de no repetir dos votos para un mismo tramo.

En las Paso, vale recordar, había tramos desiguales, dado que algunos partidos competían sólo para legisladores, otros sólo para presidente, y algunos no presentaban postulante a presidente. Luego quedaron en el camino los precandidatos presidenciales Ernesto Sanz y Elisa Carrió, en el caso de Cambiemos (ambos perdieron con Macri), y José Manuel de la Sota, (perdió en UNA con Massa).


Otro elemento diferenciador en las seis boletas de Córdoba lo aporta la denominación de las distintas fuerzas.


Cinco agrupaciones conservan, en los cinco tramos existentes, el nombre nacional, por ejemplo, Cambiemos o Frente para la Victoria.


Sólo la papeleta de Sergio Massa lleva dos nombres. Los tramos nacionales (presidente y Parlasur distrito nacional) se identifican como UNA (Una Nueva Alternativa). En cambio, los otros tres tramos locales llevan el nombre y logo de Unión por Córdoba, la coalición de comanda José Manuel de la Sota.


A hacer números


En cuanto a las expectativas, el oficialismo nacional pugna por alcanzar una victoria en primera vuelta, para lo cual necesita cumplir dos requisitos: el 45 por ciento de los votos, o al menos el 40 por ciento y sacar diferencia de 10 puntos al segundo.


En las Paso, Scioli aventajó por casi 8 puntos a todos los candidatos de Cambiemos sumados.


Las alternativas opositoras son: el frente del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, que impulsa a Macri; una opción peronista, no K, a través de Massa. Y en un segundo pelotón se escalonan la oferta de centroizquierda de Stolbizer; la izquierda dura, con Del Caño; y una expresión peronista más de orden provincial, representada por Rodríguez Saá.





0
0
0
0
0No comments yet