Check the new version here

Popular channels

Solucion K al Default un fracaso: Ningun bonista acepto

Para poder eludir el fallo Griesa, la Casa Rosada pretendía pagar en Buenos Aires. Nadie se presentó a cobrar




A un mes de que el Gobierno depositara los intereses correspondientes al bono Par en una cuenta del Banco Nación, ningún inversor vino a cobrar el dinero a la Argentina. El Palacio de Hacienda depositó el 30 de septiembre US$ 161 millones correspondientes a los títulos sujetos bajo legislación de Nueva York y Reino Unido y el Gobierno dio por cumplida su obligación de pago. Sin embargo, los tenedores de esos bonos siguen sin cobrar. El desembolso debió hacerse el 30 de setiembre, pero el deudor siempre tiene un plazo adicional de 30 días, que venció ayer, para regularizar la situación.

“El pago local es parte del relato kirchnerista. Nadie imaginaba que llegaría a Ezeiza un aluvión de bonistas con valijas para llevarse el dinero. Todo fue muy poco serio de entrada, están tratando de ganar tiempo, juntando dólar por dólar, para llegar a un acuerdo en enero”, opina el economista jefe de un banco líder. Las críticas en el mercado son moneda corriente. Y pese al apuro de Axel Kicillof por obtener una aprobación express en el Congreso de la ley para cambiar el domicilio de pago, en el Palacio de Hacienda nunca mostraron demasiada expectativa en cuanto a la adhesión a la sede local. Kicillof había advertido a los senadores el 27 de agosto cundo defendió ese proyecto de ley: “No sean una escribanía de Griesa” y los incitó a apoyar la modificación que dejó al Bank of New York Mellon (BONY) fuera del mapa, y colocó a Nación Fideicomisos como nuevo agente de pago. Pero desde aquel entonces hubo silencio oficial en cuanto al mecanismo.

Esa ley también habilitaba la reapertura del canje. Pero tampoco hubo novedades en ese sentido. En los pasillos del Palacio de Hacienda insisten en despegarse de toda responsabilidad tras el desembolso en el Nación. E insisten en que si los tenedores de bonos no vinieron por sus intereses “es responsabilidad de ellos, tampoco reclamaron que se les pague mediante otro banco en el extranjero”.

En el mercado financiero prima la convicción de que los tenedores de títulos en situación de impago, siguen apostando a un acuerdo entre Argentina y los fondos buitre en enero, cuando cae la cláusula RUFO. De hecho trascendió en el mercado que la embajadora Cecilia Nahón habría hablado con empresarios estadounidenses sobre la posibilidad de un pago en 2015 a los buitres con fondos privados, algo de lo que se habló en la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham) con quien Kicillof estuvo reunido este mes.

El Gobierno persistirá en la misma lógica: “el que quiera cobrar que lo haga en el Nación”. Y en la medida de que ningún tenedor de bonos llegue a Buenos Aires en busca de sus intereses, las reservas del Banco Central no sentirán la caída. Sucede que el dinero depositado en el Banco Nación forma parte -como todos los depósitos de privados- de las divisas computadas como reservas que ayer cerraron en US$ 28.101 millones.
0No comments yet