About Taringa!

Popular channels

Son los jóvenes quienes más consumen alcohol

Son los jóvenes quienes más consumen alcohol

SALTA Según un estudio del Sedronar, cerca del 50% de los adolescentes escolarizados se emborrachó
Al alcoholismo se suma la preocupación por la población que consume en forma excesiva en pocas horas.







“La previa”, con cerveza, fernet o un vino espumante. Después, boliche y más alcohol. Más tarde, el “brindis” en casa de un amigo. Así es la rutina nocturna (a veces se extiende hasta la mañana) de varios jóvenes de Salta.

Asoma el sol. Un muchacho duerme, no lo incomoda la mala postura. Su compañero continúa junto al vaso de vino. Para muchos, los fines de semana transcurren saturados de bebidas, exaltados, desvanecidos y hasta en coma alcohólico. Los jóvenes admiten que “los encuentros” demandan más horas. Algunos relataron que tras un partido de fútbol surge una ronda de cervezas. Otros reconocieron que se juntan horas antes para ir “calentando la garganta”.

En los almacenes, la demanda de vinos y cervezas se triplica o se cuadriplica los fines de semana en comparación con un lunes o un martes.

“Ahora que entra el frío puede ser que disminuye un poco, pero desde el viernes a la noche, jóvenes y adultos abren directamente la heladera para comprar cervezas. También sale mucho el vino”, describió una comerciante de barrio Morosini.

¿Cuándo hay que preocuparse? ¿Cuándo una persona es alcohólica?

Conducta reiterada

Claudia Román Rú, secretaria de Salud Mental y Abordaje Integral de las Adicciones de la Provincia, señaló que al problema del alcoholismo crónico se suma otra faceta: la ingesta excesiva, sobre todo entre la juventud.

“El consumo de alcohol está desde la antigedad, pero fue variando. Ahora vemos un patrón de consumo que reviste ciertas características, como el tomar, generalmente, los fines de semana, en gran cantidad en pocas horas”, reforzó Román Rú.

Pese a que está prohibido para los menores de 18 años, para gran parte esa sustancia es moneda corriente. Román Rú agregó que se hizo más fuerte la penetración de las bebidas alcohólicas en esa franja de la población.

Los últimos estudios de la Sedronar marcan que más del 50% de los adolescentes escolarizados se emborrachó. “Si bien este problema aparece con mayor frecuencia entre los varones, también ocurre en magnitudes importantes entre las mujeres”, señala el informe que estudia el impacto a nivel del alcohol a nivel nacional.

Las fiestas clandestinas son escenarios para la ingesta de adolescentes. La semana pasada la Municipalidad clausuró una “reunión” en una casa particular, donde se cobraba $30 la entrada. Había cerca de 300 menores alcoholizados.

“En general, los menores de edad tienen accesibilidad a las bebidas alcohólicas en sus casas. Muchas veces se lo toma como una travesura, como una transgresión típica de adolescentes. En realidad, tendríamos que alertarnos”, señaló Román Rú.

En la Capital no está permitido el funcionamiento de los denominados “after hours”, sin embargo el “after” tiene lugar en casas particulares o en los automóviles que se estacionan en distintos puntos de la ciudad.

“Nadie dice que no tomen, me refiero a los mayores de 18 años. Pero hay que hacerlo con responsabilidad, sin que genere una adicción o cause daño”, remarcó la funcionaria.

Además del riesgo físico para el consumidor, que puede llegar hasta derivar en un coma alcohólico, la ingesta abusiva “está asociada a los siniestros viales. Un gran porcentaje está vinculado con personas que tomaron”, destacó Román Rú.

En Salta, los comercios que pueden expender cervezas, vinos, fernet u otras bebidas están identificados con un cartel que reza: “Local habilitado para la venta de bebidas alcohólicas de 8 a 24 horas”.

“¿Me vende cinco cervezas?”, pidió un joven, quien admitió ser mayor de edad. Antes de retirarse del drugstore del macrocentro, pagó $55.

“Cuando vas a comprar no te piden documentos, hasta llegás a ver a niños que van al almacén por un vino para su papá”, comentó.

Para festejar, para una conversación, para jugar al truco, después de un “picadito”. Esas fueron algunos de los escenarios que expusieron los salteños que dialogaron con este medio.

“En un imaginario colectivo necesitamos el alcohol para afrontar lo bueno y lo malo. Es importante prestar atención a las situaciones en las cuales se haya empezado a romper los lazos con el estudio y el trabajo, o cuando vemos que una persona se aísla”.

“Más personas se
animan a solicitar ayuda”


“Vimos como positivo un incremento, en los últimos dos años, en las consultas por consumo problemático de alcohol. Nos costaba muchísimo poder llegar a una detección. En realidad, el 75% de los que tienen consumo problemático no pide ayuda”, aseveró Claudia Román Rú, secretaria de Salud Mental de Salta.

La funcionaria expresó que muchas personas no demandan asistencia, ya que el consumo está muy naturalizado socialmente. “Está asociado al festejo. Si uno está alegre, toma; pero si está triste, también ahoga las penas. Y ahora entre los jóvenes se suman las previas”,

“¿Por qué un joven mayor de 18 necesita consumir alcohol de manera excesiva? Más allá de lo cultural y de que se naturaliza la conducta, hay que ver los motivos, la familia debe estar atenta. Puede haber además casos de padres o madres con consumo problemático”, advirtió Román Rú.

¿Es la puerta?

En diálogo con El Tribuno, la secretaria de Salud Mental dijo que es un mito que el alcohol sea la puerta para acceder a otras drogas.

“Si bien es cierto en la actualidad tenemos un policonsumo y la gente que recurre a otras sustancias estuvo vinculada al alcohol, también es real que muchos se quedan solo con el patrón de consumo de alcohol. O sea, no necesariamente van a seguir con otras drogas”, señaló.






La entrevista/ Alberto Calabrese, director Nacional de Adicciones.

“Cuando se elige la borrachera como destino”


Alberto Calabrese pasó ayer por Salta para abrir un posgrado sobre Especialización de Drogadependencia. El consumo de alcohol fue uno de los ejes de su exposición.

¿Cuándo el consumo de alcohol es alarmante?


Yo creo que hay que preocuparse cuando la gente elige la borrachera como destino. Está pasando mucho en esta época. Hay una conducta que es compleja para la mayoría de los jóvenes, que no se dan cuenta del valor que tiene el consumo y los costos a lo largo del tiempo. Habría que decirles que piensen en el deterioro, la pérdida de años vitales y el desgaste frente a esos consumos intensivos. Se necesitan dos o tres variables importantes. Alentar todo lo que sea impulsor de proyectos, tener más sentido de reducción de daño para evitar que esta borrachera termine en accidentes mortales de tránsito, que es una de las secuelas graves. Y tiene que haber más enseñanza en forma sistemática, campañas permanentes.

Cómo insistir en un tema que es tan cotidiano...

Hay que tener algo en claro: que la gente tenga más educación, más perspectiva de control de su propia conducta, que tenga idea de lo que le puede pasar. Pero no hay que enfocarse solo en el nivel de advertencia, como decir simplemente: mire que está tomando tanta cantidad de alcohol y puede tener un cirrosis. También apuntar a ¿qué querés de tu vida? ¿Qué necesitás para ser libre? ¿Qué capacidad tenés de decidir? Y después que venga el consejo.

¿Por qué las personas necesitan la bebida alcohólica para festejar? ¿Por qué el consumo excesivo?

El maestro Freud ya lo dijo en su momento. Yo no soy psicólogo pero respeto mucho esas ideas. Explicaba que todos de alguna manera necesitamos esas sustancias que compensan las angustias, los avatares, las faltas de perspectivas, etc. Todos tenemos alguna necesidad y después tenemos justificaciones culturales. En los festejos, en los brindis,tiene mucho peso la cultura.

Durante su exposición, señaló que más del 60% de las internaciones psiquiátricas están vinculadas con el alcohol.¿Qué hay en el fondo?

En el fondo hay grandes grados de angustia, de desesperación, de gente que se ha quebrado frente a circunstancias de la vida. Ojo, con condiciones previas. No cualquiera puede convertirse en un consumidor alcohólico. Hay que tener en cuenta que el consumo de esta sustancia tiene mucho que ver con una adicción.

También dijo que el consumo excesivo o el alcoholismo pasa como invisible hasta que aparecen las lesiones ¿Cuáles son las secuelas más frecuentes?

La cirrosis hepática, las polineuritis, las pérdidas de memoria, los disturbios cardiovasculares y neurocerebra les.

Para el Estado, ¿qué peso tiene el problema del alcoholismo?

Hoy por hoy,está siendo reconocido de otra forma: hay un programa nacional sobre alcoholismo. Y falta mucho por hacer. Tenemos que lograr una conciencia similar a lo que se hizo con el tabaco.

¿Qué rol debe asumir la Provincia?

La responsabilidad de expresar que están dispuestos oficialmente a incorporar el tema del alcoholismo con integralidad. O sea, existe una persona que tiene una multiplicidad de cuestiones, en salud física y mental. Se debe lograr que ese ser se consolide con una perspectiva. Además, está la instrumentación de programas de reducción de daños a causa del alcohol.


0No comments yet