About Taringa!

Popular channels

Sony pagaba a las radios para que pasaran sus canciones

Sony tapa con diez millones de dólares las pesquisas sobre su influencia en las listas
Eliot Spitzer indaga desde hace meses la práctica conocida como «pagola»: pagar por influir en las estaciones de radio para que programen determinadas canciones


NUEVA YORK. Estados Unidos es el país del «lobby», ese mediador político, negociador en busca de influencias; algo que en absoluto suena extraño y que forma parte de su veterano y consolidado sistema democrático. Pero también es el mercado de la libre competencia y sus leyes ponen celo en ello. La práctica conocida como «pagola» se asemeja al «lobby», pero se aleja de la igualdad de oportunidades en el mercado libre, así que el fiscal de Nueva York, Eliot Spitzer, decidió hincarle el diente al asunto hace casi un año. Por «pagola» se entiende el pago a emisoras de radio para que programen ciertas canciones.

Sony BMG ha decidido zanjar el asunto, buscar una salida anticipada y pactada: un acuerdo extrajudicial por el que pagará 10 millones de dólares a fin de que la Fiscalía cierre la investigación en la parte que le toca a esta multinacional.

De la «pagola» se encargan los intermediarios, profesionales libres que luego les cobran a las discográficas. Es una práctica que se mantiene en la sombra y que, ante las cortapisas de la ley, ha estado buscando el terreno del limbo jurídico. Los intermediarios dicen que no pagan para que se programen canciones concretas, sino únicamente para recibir por anticipado las listas de las emisoras. Pero lo cierto es que su negocio está en lo que les cobran a las discográficas por los servicios prestados. Y el fiscal Spitzer intuyó que si pagan es porque los intermediarios influyen abiertamente. Estos mediadores cobran a razón de las canciones de las discográficas que al final encuentran hueco en las preciadas listas.

Spitzer decidió prestarle atención al asunto y abrió la investigación entre las cinco mayores discográficas del mundo: Sony BMG, EMI, Universal Records y Warner Music.

Desde el año pasado

El «New York Times» reveló las indagaciones del fiscal en octubre del año pasado. En aquel momento, EMI confirmó que había sido requerida por la Fiscalía para facilitar documentación, pero negó que estuviera implicada en la práctica de la «pagola». Del respeto que genera la oficina del fiscal y el dinero que puede mover el asunto investigado da buena idea el hecho de que, nada más conocerse que se estaba indagando, estas discográficas vieron resentirse sus cotizaciones bursátiles.

Sony BMG quiere zanjar ahora el asunto y, según informó Efe, el acuerdo extrajudicial ya está alcanzado. Supone dar carpetazo a la investigación. Unas indagaciones en las que el fiscal quería dar con contratos, facturas o documentación acreditativa de pagos, que pudieran demostrar esas influencias compradas y no declaradas entre las discográficas y las emisoras. El problema también reside en no declarar ese trasiego monetario, si es que existe. Porque la legislación obliga a que si las emisoras reciben dinero de discográficas han de hacerlo público.

El asunto afecta a la libre competencia, porque si se paga por sonar, el artista que intenta salir adelante y no tiene tras de sí un soporte multimillonario se puede topar con un imposible.

Fuente: http://www.abc.es/abc/pg050726/prensa/noticias/Espectaculos/Musica/200507/26/NAC-ESP-128.asp

Mas:
http://iblnews.com/story.php?id=1531
http://www.infonoticias.net/modules.php?name=News&file=article&sid=6072
6Comments
      GIF