About Taringa!

Popular channels

Strauss-Kahn cobrará 50.000 euros de su amante argentina

Es Marcela Iacub. Escribió un libro que, según el ex titular del FMI, viola su intimidad.


Más tranquilo. Strauss Kahn, ayer, tras la audiencia judicial. No logró frenar la salida del polémico libro. /AFP


En un delicado equilibrio entre la libertad de prensa y el derecho a la vida privada, la justicia francesa decidió anoche no confiscar el libro “Bella y Bestia”, sobre el affaire entre la argentina Marcela Iacub y el entonces precandidato presidencial socialista francés Dominique Strauss-Kahn, en una audiencia que se organizó bajo procedimientos de urgencia. Pero obligó a la editorial Stock a publicar un recuadro en cada ejemplar, aclarando que ese libro es “un atentado a la intimidad de la vida privada” de DSK, como lo llaman en Francia. La autora franco-argentina y los editores de Stock deberán pagar 50.000 euros como compensación al ex titular del FMI.

Al mismo tiempo, la jueza Anne Marie Sauteraud obligó a la revista Le Nouvel Observateur a publicar inmediatamente media página en su tapa de la resolución judicial, y pagar 25.000 euros a Strauss-Kahn por haber adelantado el libro.

La sentencia se conoció a las nueve de la noche, cuando todos los franceses miraban los noticieros en la TV. Los abogados de DSK sostuvieron que él “estaba contento con la decisión”.

Strauss-Kahn había pedido que se insertara un “recuadro” en cada una de las copias de “Bella y Bestia” y, si no lo conseguía, exigía la confiscación de todos los ejemplares. El libro debía aparecer hoy y su autora ha recibido 20.000 euros de adelanto de la editorial para escribirlo. DSK demandó 100.000 euros de compensación a Stock, a la autora, e idéntica cifra a la prestigiosa Le Nouvel Observateur.

Con un traje azul, camisa blanca y más cámaras y periodistas que en una premiere de Hollywood, Strauss-Kahn se hizo presente ayer a la mañana en el alto tribunal de gran instancia de París para denunciar un “atentado a la vida privada”, tras la publicación del adelanto del libro de su ex amante. Iacub fue la gran ausente.

La filósofa, jurista y periodista franco argentina no se presentó en la audiencia, donde se decidía si sería confiscada o no su obra, en la que describe al ex director del Fondo Monetario como “mitad hombre, mitad cerdo”. Tampoco estaba el director de Le Nouvel Observateur, Laurent Joffrin.

Según amigos de la jurista, Marcela se encuentra “enclaustrada en su casa, sin querer ver periodistas. No consigue ni siquiera hacer las compras en su barrio porque la gente es muy agresiva con ella”.

En la audiencia matinal de la jueza Sauteraud, Strauss-Kahn habló. Dijo que se sentía “horrorizado” por un procedimiento deshonesto del libro, que fue escrito sin tener en cuenta “la devastación de mi vida privada, de mi vida familiar, de la psicología de mis hijos”.

“Este affaire me supera largamente”, dijo el ex director del FMI ante la jueza. Pidió a la justicia “un golpe para frenar” a periodistas y editores que apelan a lo que sea “para hacer dinero”.

En su presentación y más calmo tras su agitado ingreso al tribunal, Strauss-Kahn se dijo “shockeado” por ese texto “despreciable y mentiroso” que representa para él el libro. Allí Iacub cuenta brutalmente su romance de siete meses –sin mencionarlo nunca por su nombre–, después de que él la llamara para agradecerle su defensa en otro libro escrito por ella.

El romance se inició cuando Strauss-Kahn estaba en el ojo de la tormenta tras su detención en Nueva York acusado de intento de violación a una mucama del hotel donde se hospedaba. En la entrevista con Le Nouvel Observateur, Iacub admite que el innombrable es DSK pero aclara que su obra tiene elementos de ficción.

Jean Veil, uno de los consejeros letrados de DSK, dijo que su cliente es víctima de “una verdadera trampa”. Leyó un mail de Marcela a Strauss-Kahn, donde ella admite que su “conciencia” le “trabaja” y dice que ella fue “utilizada”.

“Yo no quería hacerte daño pero trataba de entender ese extraño fenómeno que sos. Era necesario hacerte creer que estaba loca por vos. Lo lamento, te pido perdón”, escribió Marcela, según Veil.

Christophe Bigot, el abogado de Iacub, afirmó que su clienta no recordaba ese supuesto mail. “Me toman por una imbécil. Yo asumo totalmente esa publicación. No fui manipulada por nadie”, dice su abogado que sostuvo Marcela.

“Quiero que nos dejen en paz”, pidió Strauss-Kahn a través de la prensa en la puerta del tribunal. Su abogado exigió que no patearan más al caído.

En la justicia francesa no hay demasiados antecedentes de confiscación de libros por atentado a la vida privada. El caso más conocido fue “Le Gran Secret” del doctor Gubler, que relataba la enfermedad del ex presidente François Mitterrand y su cáncer en 1996. La familia del ex jefe de Estado la obtuvo por violación del secreto médico y la Corte Europea de Derechos Humanos condenó a Francia por el retiro de los ejemplares en el 2004. Muchos otros no tuvieron éxito.
0No comments yet