Check the new version here

Popular channels

Subsidios para contratar nuevos empleados. Detalles y Cifras

Consiste en una serie de incentivos para la contratación de nuevo personal, enmarcados en las dos versiones del flamante Programa de Inserción Laboral (PIL), y además dispone un incremento en el monto de los beneficios del Repro para evitar despidos. La asistencia estatal beneficiará desde pymes hasta grandes empresas por un plazo de 12 meses.



El subsidio significará hasta alrededor del 50% de los salarios de nuevos trabajadores que sean incorporados y utilicen los descuentos de contribuciones patronales habilitados por la Ley de Promoción del Trabajo Registrado.

De cuanto implica la ayuda: Si se toma el nivel salarial de convenio de un operario de la UOM, la ayuda comprometida por el PIL (un pago mensual directo de $ 2.700 por un plazo de un año) podría financiar hasta el 34,3% del sueldo ($ 7.872) para un nuevo trabajador incorporado por una fábrica en esa categoría. Según calcula un informe publicado por el portal El Cronista, la asistencia para la empresa podría ser aún mayor y alcanzar un 48,2% ($ 3.788) en el caso de que, además del beneficio del PIL, la misma compañía se adhiera al Régimen del Promoción de Trabajo Registrado (ley 26.940) y utilice la reducción de contribuciones habilitada por esa normativa.
En el sector de servicios el paquete de incentivos oficiales podría subsidiar hasta un 37,5% del salario de convenio de un empleado administrativo de un comercio pequeño, que alcanza los $ 10.544 si se computa el sueldo, más presentismo y contribuciones patronales. En ese caso el ahorro para la empresa totalizaría $ 3.958, sumando un aporte de $ 2.500 por el PIL y otros $ 1.458 por reducción de cargas patronales fijadas por la ley 26.940.
En el caso de los micro emprendimientos la asistencia será de hasta $ 2.500 mensuales, para firmas pequeñas será de $ 2.000, para medianas hasta $ 1.800 y para las grandes compañías de hasta $ 1.500. El beneficio para incorporar nuevos trabajadores alcanzará un plazo máximo de 6 meses, extensible hasta 9 meses cuando la contratación involucre personal mayor de 40 años o mujeres.

Con estas medidas el gobierno manifiesta una vez más su fe en que el Estado es la solución para todo. Puede serlo, obviamente, pero su permanente recurrencia hace que el problema quede en manos de los contribuyentes que pagan impuestos que son en definitiva, de alguna manera, los que solventan los subsidios.

0No comments yet