Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Los gobiernos de la Argentina y Brasil tomaron la decisión para intensificar el operativo; los restos encontrados en la tarde están siendo analizados, pero parecen ser de otra embarcación



RIO DE JANEIRO.- A cinco días de haber quedado a la deriva en las costas del Sur de Brasil, el velero argentino Tunante II, con cuatro personas abordo, continúa desaparecido, por lo que los gobiernos de la Argentina y Brasil acordaron sumar un nuevo avión a la búsqueda, de la que ya participaban dos aeronaves y dos barcos, y a la que pronto podrían agregarse refuerzos.

Restos de una embarcación recogidos por la tarde en altamar, a unos 400 kms de Río Grande, no serían del velero en el que el destacado oftalmólogo Jorge Benozzi viajaba junto a Alejandro Vernero, Horacio Morales y Mauro Cappucio cuando se vieron envueltos en una fuerte tormenta rumbo a Río de Janeiro.

"La Embajada argentina en Brasilia (a cargo de Luis María Kreckler) hizo las gestiones ante las autoridades brasileñas para que se sume otro avión al operativo de búsqueda, y el gobierno de Brasil accedió", señaló a LA NACION el cónsul argentino adjunto en Porto Alegre, que tiene bajo su jurisdicción el área donde el Tunante II desapareció.

Ya con buenas condiciones climáticas, en la zona están destacados el remolcador Tritão, de la Marina brasileña, y la corbeta Rosales, de la Armada argentina. El área es además sobrevolada constantemente por un avión P-95 y otro P-3, y se agregará otra aeronave P-95.

En Buenos Aires, el Ministerio de Defensa ordenó alistar otra corbeta y otro avión de exploración P-3 para que se incorporen al operativo si no hay novedades.

Por su parte, el comando del 5º Distrito Naval de la Marina brasileña, en Río Grande, informó que en horas de la tarde se logró recuperar una serie de objetos pertenecientes a una embarcación que habían sido avistados por uno de los aviones. Entre los elementos hallados había dos chalecos salvavidas, cajas de polietileno, una boya y una lona. Aunque esos restos siguen siendo analizados, el nivel de degradación de los mismos hace suponer que no eran del velero.

"Esos objetos parecen llevar mucho más tiempo en el agua", apuntó el diplomático Parra, quien indicó que ahora, con un programa de software especial, se puso en marcha un nuevo patrón de búsqueda que tiene en cuenta los vientos y las corrientes marinas para establecer la posible línea de deriva del barco argentino.

El Tunante II había salido el viernes 22 de Buenos Aires, y el martes 26 al mediodía una tormenta con olas de hasta ocho metros le hizo dar una vuelta de campana. Antes de que se acabaran las baterías de los equipos de comunicación, los tripulantes lograron dar señales de alerta, indicaron que si bien el velero estaba dañado, ellos estaban bien. Los representantes diplomáticos argentinos y los militares brasileños son prudentes sobre las posibilidades de hallar a los cuatro hombres sanos y salvos; prefieren no opinar sobre ninguna hipótesis..