Check the new version here

Popular channels

Surubí de más de 50 kilos terminó como milanesa

Salieron como cada tarde en busca de una docena de bagres, que disfrutan comer fritos en un disco de arado, cuando Ernesto, un adolescente de 13 años avisó a su padre y a su tío que había algo grande que se movía debajo de las aguas.

A esa altura estaban navegando en el canal Garibaldi, entre las islas Filomena Chica y Filomena Grande. El viento del norte, que se registra por estos días en esa zona del país, provocó que el río Uruguay baje rápidamente y deje algunas lagunas en medio de enormes bancos de arena. Estas son cosas que conocen a la perfección los lugareños y los cientos de visitantes que anualmente llegan a Nuevo Berlín motivados por la buena pesca.

Esa misma bajante fue la que dejó atrapado al surubí de más de 50 kilogramos, que tiene por costumbre adentrarse en pequeños cursos de agua para alimentarse durante las noches de pequeños sábalos, bogas, ranas y hasta serpientes.

Cuando la familia Junco lo avistó pensó que el pez estaba muerto; en realidad estaba extenuado porque aguas arriba había dado batalla a otro pescador del que se trajo enganchado un señuelo (simulador de carnada viva [pez pequeño]) con tres anzuelos, que se emplea para pescar embarcado a una marcha moderada, lo que se conoce como trolling.

"Es la primera vez que nos pasa algo igual. Sabemos que andan en el río, pero ¿con qué los pescás? El peso, la fuerza y la lucha que entabla en el río, termina rompiendo cualquier tanza, cualquier equipo", dice Néstor, mientras mira la enorme cabeza del surubí colgada en el patio de su casa.

"Nos acercamos y pensamos que estaba muerto. Cuando le vamos a sacar una foto, empieza a moverse. Ahí nos bajamos y entre tres lo subimos a la lancha. Ahora ya está hecho milanesa", dice mientras se ríe y disfruta de su conquista, algo de lo que habla todo el pueblo. El surubí pesó limpio unos 45 kilos que repartieron entre los pescadores, familiares y amigos.





0
0
0
0No comments yet