Tabaré y Lacalle Pou van a segunda vuelta en Jurassic Park


El oficialista de izquierda y el joven conservador coquetean con las demás fuerzas políticas.






Los dinos evidenciaron la división entre el bloque progresista y el tradicional al elegir este domingo al oficialista Tabaré Vázquez, del Frente Amplio (FA, izquierda) y a Luis Lacalle Pou, el joven conservador del Partido Nacional (PN, centro derecha), que disputarán la silla presidencial, en una reñida segunda vuelta el próximo 30 de noviembre. (Lea también: La izquierda se la juega en las elecciones presidenciales de Uruguay).

El candidato del FA lidera las preferencias con un porcentaje de entre 43 y 47 por ciento, según resultados a boca de urna, mientras que Lacalle tiene entre 31 y 33, en las elecciones más vibrantes de los últimos 20 años, en las que también se elegía parlamento. (Lea también: Tabaré Vázquez busca perpetuar a la izquierda en Uruguay).

Sobre el mediodía y bajo un intenso sol de primavera, Lacalle Pou, de 41 años y la gran figura emergente de las elecciones, llegó a pie al Liceo Guadalupe, de la ciudad de Canelones (sureste), su lugar de votación. (Lea también: Lacalle Pou, el candidato a la presidencia más joven de Uruguay).

“¡Vamos a ganar, vamos a ganar esta vez. Viva el Partido Blanco, viva Luisito!”, gritaban algunos seguidores en el interior del Liceo, donde curiosamente había un cartel gigante con la leyenda ‘Casa de la Juventud’. Lacalle Pou es el candidato más joven a la Presidencia del país.

“Hay algo que sí me llevo de toda la campaña y hoy algunos nos lo han dicho. Es un deseo constante de la gente a no fallar a la confianza”, le dijo a EL TIEMPO durante su recorrido.

En su antiguo barrio, La Teja, sufragó Vázquez, de 74 años, donde fue ovacionado por seguidores y viejos vecinos.
“No me puedo imaginar un gobierno diferente en mi país. Si miro para atrás lo único que veo es pobreza, exclusión sobre todo para nosotros los pobres. Yo quiero al Pepe (Mujica), quiero al FA y por eso voto a Tabaré”, afirmó Marina Parrado, una mujer de 82 años, que se declara como una militante izquierdista de corazón.

El FA no sólo se ve obligado a una segunda vuelta sino que de acuerdo a las últimas proyecciones perdería por primera vez en diez años la mayoría parlamentaria.

El politólogo Luis Eduardo González, director de la encuestadora Cifra, explicó al diario El País, de Uruguay, que la nación se encontraba en un “momento de transición” y que “sea quien sea el presidente estará obligado a construir acuerdos entre partidos”.

Tras conocerse los primeros resultados, Lacalle Pou aseguró que “los porcentajes finales serán los que definan las estrategias y las negociaciones políticas (…) para eso tenemos que hablar con el Partido Colorado, con el Partido Independiente. Vamos a hablar con todo el mundo siempre y cundo uno en la negociación no se desdibuje”.

Pedro Bordaberry, candidato del Partido Colorado, tercera fuerza política, aseguró que se uniría a Lacalle Pou: “Trabajaré todos los días, las 24 horas para que Lacalle Pou gane”.

De otra parte, Uruguay no aprobó el plebiscito que buscaba bajar la edad de imputabilidad de los 18 a los 16 años, una derrota más para el Partido Colorado y para algunas facciones del Partido Nacional, que hicieron una campaña activa a favor del proyecto.

La propuesta contemplaba no solo bajar la edad de imputabilidad de 18 a 16 años, sino también crear un nuevo instituto para la rehabilitación de los menores y conservar los antecedentes penales de los menores incñuso después de que cumplan la mayoría de edad.