Check the new version here

Popular channels

Telenovelas que alientan las violaciones.

En Tailandia hay telenovelas que alientan las violaciones
Los culebrones con más alto raiting de ese país muestran este tipo de escenas como si fueran normales. Por eso numerosas instituciones y víctimas de este flagelo piden que excluyan estas situaciones como un "acto normal" que en la trama lleva "al encuentro del amor"






En una famosa escena de la popular telenovela "El poder de las sombras", el guapo protagonista se emborracha y viola a la actriz principal. Luego le pide perdón y son felices por siempre.

El muchacho conoce a una niña, la viola, se casan. Esa fórmula es tan común en las telenovelas tailandesas que podría decirse que es una variante de la trama típica de los novelones románticos universales. Pero hay cada vez más gente que cuestiona esa fórmula.

La reciente violación y asesinato de una muchacha durante la noche en un tren ha enfocado la atención en los mensajes que emite la cultura popular, que trivializan --e incluso alientan-- las violaciones. De hecho, el general que asumió el poder en un golpe este año tuvo que disculparse luego de decir que las mujeres que usan bikinis en la playa se exponen a ser violadas.

En el mundo de las telenovelas mucha gente sigue defendiendo el uso de la violencia sexual en las tramas, diciendo que es un componente clave en los altos ratings que generan estos programas en un país donde todas las noches 18 millones de personas, casi una cuarta parte de la población, están pegadas al televisor viendo culebrones.

El laureado director Sitthiwat Tappan sostiene que algunas escenas de violaciones son un servicio a la comunidad.

"Hay escenas en las que una mujer se viste de forma sexy y pasa frente a un hombre que ha estado bebiendo. De inmediato se nota que el hombre la desea", expresó Sitthiwat. "Al final, ella sucumbe ante la fuerza física del hombre".

"Escenas como esta le enseñan a la sociedad que las mujeres no deben viajar solas o usar ropa que muestra mucho", sostuvo. "Y que los hombres no deben beber".

Los violadores rara vez son castigados en las telenovelas y sus víctimas casi nunca vuelven a hablar del tema. Todo esto refleja lo que sucede en la vida real.

El año pasado el Ministerio de Salud Pública dijo que recibió 31.866 llamadas de víctimas de violaciones o agresiones sexuales. Pero la policía reveló que investigó solo 3.300 casos de violaciones e hizo apenas 2.245 arrestos. Y se cree que hay muchos casos que no son denunciados ni siquiera en las líneas telefónicas especiales en este país de 67 millones de habitantes.

El tema cobró notoriedad este año cuando una niña de 13 años fue violada en un tren durante la noche y luego sofocada y tirada por una ventana. Un empleado del tren de 22 años fue hallado culpable y sentenciado a muerte y el servicio de trenes tiene ahora vagones para mujeres y niños únicamente, que son custodiados por mujeres policías.

Llovieron las condenas de las violaciones en los editoriales de los diarios y en la televisión y circuló en la internet una petición en la que se solicitaba a las telenovelas que dejasen de darle un toque romántico a las violaciones, la cual reunió más de 30.000 firmas.

"No digo que las telenovelas sean la causa de las violaciones. Pero creo que son parte del problema", afirmó Nitipan Wiprawit, un arquitecto de 36 años que fue quien promovió la petición. "Las telenovelas crean la sensación de que las violaciones son algo aceptable".

Como consecuencia de la petición, la comisión nacional de comunicaciones organizó mesas redondas en las que guionistas y directores conversan con expertos en la salud y en los derechos humanos sobre el mensaje que transmiten las telenovelas.

"Algunos productores tal vez piensen que lo que hacen no tiene impacto en la gente, pero les aseguro que lo tiene", dijo Kemporn Wirunrapan, del Instituto sobre Medios de Comunicación, la Juventud y la Niñez. "Cuantas más imágenes repetitivas vean los niños, más les quedan grabadas en la cabeza".

En una encuesta entre más de 2.000 jóvenes de entre 13 y 19 años realizada por la Universidad Assumption en el 2008, más del 20% de los consultados dijo que las escenas de violaciones era lo que más les gustaba de las telenovelas. El mismo porcentaje opinó que las violaciones son algo normal y aceptable.

Yossinee Nanakorn, productora de la telenovela tailandesa más conocida, "Prisionero de amor", dijo que las escenas de violaciones son a veces fundamentales en la trama.

"Las telenovelas giran en torno a conflictos. Sin conflicto, no hay trama", sostuvo. "Tratamos de evitar las escenas de violaciones, pero si ayudan con la trama, las mantenemos".

El propio idioma tailandés contiene expresiones que revelan que las violaciones pueden ser algo aceptable.

La palabra "Blum", que significa algo así como "lucha", alude a un acto sexual forzado mediante el cual el hombre hace que la mujer se enamore de él. Se considera que tiene una connotación distinta a "khom-kheun", que describe la violación como delito.

La noción de "blum" es la que predomina en "El poder de las sombras", según su productor Arunosha Bhanupan.

"En términos teatrales, (la violación) fue un acto de amor", sostuvo. "No fue una violación. Fue algo más romántico, porque los dos estaban enamorados".

Esa violación involucró a una "buena muchacha". Hay otras que afectan a "chicas malas", en las que la violación es vista como un castigo por su comportamiento inmoral, como vestirse provocativamente.

La feminista Chalidaporn Songsamphan dice que las fantasías sobre violaciones de la cultura tailandesa nacen de la creencia de que una mujer no puede mostrar deseos sexuales antes de casarse.

"Cuando el hombre inicia un acto sexual, la mujer tiene que rechazarlo, decir que no, para demostrar su inocencia sexual", expresó Chalidaporn, quien es profesora de estudios sobre la mujer en la Universidad Thammasat de Bangkok.

El primer ministro Prayuth Chan-ocha, un ex general que asumió el gobierno en un golpe en mayo, causó revuelo el mes pasado al decir que las mujeres que usan bikinis en Tailandia estarán a salvo "solo si no son lindas". Sus comentarios fueron muy criticados y Prayuth se disculpó.

Lo mismo tuvo que hacer la empresa de condones Durex de Tailandia, luego de difundir una publicidad en la que decía: "el 28% de las mujeres que se resisten al final ceden".
0
0
0
0No comments yet