Popular channels

The Walking Dead: La vida bajo el miedo al 'Spoiler'

Las nuevas tecnologías mejoran la experiencia de visionado, pero también tienen sus inconvenientes



Glenn en un cartel promocional de The Walking Dead


Ser seguidor de una serie de televisión en estos tiempos es una afición de riesgo. Mucho más que hace unas décadas. Para ver las temporadas nuevas, el fan pasa por una sufrida espera, que se alarga durante meses y solo se mitiga unas semanas. Vive con la incertidumbre de que su serie favorita sufra una inoportuna cancelación. O le atemoriza la posibilidad de que el creador de turno decida acabar con el personaje más querido por la audiencia...



Y a todo ello se suma un enemigo mucho más peligroso. Ese que permanece al acecho esperando estropear el próximo episodio al espectador más despistado. O el que se adelanta meses al calendario de la serie y resuelve incógnitas muy relevantes que cambian completamente la espera de la nueva temporada. El enemigo es internet. Y aunque suele ser 'Juego de Tronos' la producción que año tras año contribuye a corroborar esta afirmación, en esta ocasión es el devenir de la sexta temporada de 'The Walking Dead' lo que contribuye a apoyarla.




La serie basada en los cómics de Robert Kirkman regresó hace un mes con la peor audiencia en Estados Unidos de los últimos tres años ('solo' 14 millones de espectadores). Las opiniones sobre su regreso son para todos los gustos, pero lo que realmente ha provocado ríos de tinta y horas de conversación (y sigue en ello) es la posible muerte de un personaje muy importante. En el tercer episodio, Glenn, uno de los pocos supervivientes del elenco inicial de la serie, queda atrapado junto a un compañero en un callejón al que no dejan de llegar zombis. A pesar de que para refugiarse se suben a un contenedor, ambos caen y la última vez que vemos a Glenn en pantalla es con la horda de zombis tratando de degustar unas vísceras.


0
0
0
0No comments yet