Check the new version here

Popular channels

Todos tenemos algo de dictadores y de locos

Roger Waters: actuará por segunda vez en el país

"Todos tenemos algo de dictadores y de locos"


Antes de su llegada a Buenos Aires, el líder de Pink Floyd recuerda la grabación del álbum que presentará el fin de semana

Quince minutos con Roger Waters. Ni uno más ni uno menos. Por eso, hay que ir directo al grano y acabar primero con el mito de toda una generación de rockeros argentinos: "Me enteré de la existencia del Valle de la Luna hace apenas seis meses, cuando alguien me envió una serie de imágenes. Realmente luce como un lugar extraordinario y precioso, pero la verdad es que jamás nos ofrecieron tocar allí". De aquellas fantasías criollas de los años 80 -acerca de que Pink Floyd iba a volver a juntarse en un escenario y lo haría en el fantástico paisaje sanjuanino- a esta fantasía global hecha realidad en un nuevo milenio: Roger Waters, a los 62 años, tocando, de principio a fin, el álbum conceptual más vendido de la historia: The Dark Side of the Moon . Aquí y ahora.

El sábado y el domingo, Waters aterrizará por segunda vez en el país -el debut fue en 2002, en el estadio de Vélez Sarsfield- con el show con el que gira desde mediados del último año y que se divide en dos partes: la primera, con temas pertenecientes a distintos discos de Pink Floyd y un par de canciones de sus trabajos como solista; la segunda, The Dark Side of the Moon completo, con los temas en el orden original en que fueron grabados, en 1973. Así las cosas, el mismo Waters se comunicó con LA NACION y los quince minutos le sobraron para desplegar todo su repertorio dialéctico, paseando a su personaje entre el ego brutal y el compromiso político y artístico en un mundo al que asegura sigue sin comprender, pero al que le ha dedicado sus mejores conceptos e ideas.

Primera parte: presente

Luego de veintidós años de peleas, insultos, agravios y demandas cruzadas, en 2005 ocurrió lo inesperado: Pink Floyd volvió a subir a escena con su última formación (Waters, David Gilmour, Nick Mason y Rick Wright), en el marco del festival Live 8 e interpretando cuatro temas. Después, a pesar de los rumores de una gira conjunta, cada uno regresó a su casa.

-¿Cómo fue ese pequeño gran encuentro con el resto de los músicos de Pink Floyd? ¿Qué le dijo David Gilmour después de tantos años?

-Antes que nada, te digo que me encantó lo que ocurrió en Live 8, estuvo fantástico y el hecho de estar tocando juntos otra vez fue muy emocionante, muy movilizador, tanto para nosotros como para la audiencia que fue a escucharnos. Una vez dicho esto, tengo que admitir también que los ensayos fueron muy tensos. Dave mismo le dijo a la prensa que él había tratado de ser lo más exigente y demandante posible y que yo había aceptado ese rol sin ningún tipo de demandas. Eso ha sido así, pero porque siempre en Pink Floyd fue al revés y en esta ocasión decidimos no tener ninguna confrontación. Eso fue lo que hice y estoy muy contento de haber podido enterrar ciertos sentimientos acerca de la banda.

-El año pasado dijo en una entrevista para la prensa italiana que el grupo se separó por culpa de la Guerra de las Malvinas...

-Nunca lo dije así, fue una mala traducción. Lo que es cierto es que en aquella época David pensó que las canciones políticas que yo estaba haciendo para el álbum The Final Cut no eran para un grupo de rock y por eso nos peleamos, aunque no fue el único motivo de nuestras peleas. La guerra ha sido responsable de un montón de otras cosas, pero no de la separación de Pink Floyd.

-El mes próximo se cumplirán 25 años de la Guerra de las Malvinas, tema que inspiró buena parte de las canciones de The Final Cut...

-En este show hago algunas canciones de ese álbum, como "Southampton Dock" y "The Fletcher Memorial Home", y aún siento lo ocurrido en la Guerra de las Malvinas. Cuando canto esos temas todavía estoy cantando sobre Galtieri, sobre Reagan, Bresniev, Hail y el resto de ellos. Todos tenemos adentro algo de dictadores y hombres locos, de imperialistas y tiranos. Todavía este tema me molesta mucho, y por eso en este show hay un ataque muy explícito a la administración de Bush en los Estados Unidos. Soy una persona política y siento que es correcto que mis canciones vayan en ese sentido.

Segunda parte: pasado

Waters asegura que la idea de volver a interpretar en vivo The Dark Side of the Moon llegó de parte de la asociación que maneja la Fórmula 1 en Francia, con el objetivo de realizar un gran concierto para celebrar el Grand Prix parisino, el año pasado. "Lo primero que pensé cuando me lo propusieron fue que era una idea extraña, pero luego lo pensé en profundidad y me dije: «¿Por qué no?». Esto implicaba producir toda una puesta visual y crear una performance con la cual yo estuviera feliz. Se trataba nada menos que de The Dark Side ..., un trabajo al que le tengo mucho respeto. Finalmente, los ensayos respondieron a lo que esperaba y luego hubo como un efecto bola de nieve que terminó en una gira mundial.

-Treinta y tres años más tarde, ¿el mensaje del álbum sigue siendo actual?

-¿Conocés el álbum? Entonces, conocés la respuesta. El disco aún tiene vida y su espíritu es inquebrantable. Por algo lo sigo haciendo, porque creo en él y soy muy honesto en esto. Después, es la gente la que va a decidir si valió la pena el esfuerzo, ya que no ha sido una tarea sencilla retomar este disco, que se ha convertido en un álbum clásico. Yo creo en esta obra y estoy seguro de que quienes la redescubran hoy, treinta años más tarde, podrán entender la integridad y la honestidad con la que fue hecha.

-¿Es cierto que en las sesiones de grabación de The Dark Side... fuiste un dictador dentro de la banda o se trata de otro mito?

-Es la dictadura de la creatividad. Cuando una banda de cuatro personas trabaja conjuntamente y uno de ellos escribe las canciones y trae todas las ideas Es muy difícil para mí, pero si hipotéticamente todos hubiéramos ocupado el mismo lugar, el mismo rol en aquellas grabaciones, tendría que haber utilizado un chaleco de fuerza y aplicarme frecuentemente electroshocks para reducir mi capacidad creativa y dejarla al mismo nivel que el del resto de la banda. Es cierto que si vos te sentís mal por el hecho de compartir el trabajo con alguien tan creativo seguramente puedas empezar a ver a esa persona como un dictador. Pero tampoco se puede decir que Miguel Angel se comportó como un dictador cuando estaba trabajando en los techos de la Capilla Sixtina, sino que tenía mucha gente ayudándolo. No estoy diciendo que yo haya hecho todo y ellos nada, sino que me refiero a una relación entre cuatro personas: todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros, ¿comprendes?

Bises: futuro

El ex Pink Floyd dice que está trabajando en un musical para Broadway basado en otro de sus discos legendarios, The Wall , y que si bien no edita un disco de canciones desde hace quince años (su último trabajo fue la ópera Ça Ira , que actualmente se presenta en Europa del Este y que en los próximos meses podría llegar a subir a escena en China) está muy ocupado trabajando en varios proyectos. "Estoy decidido a componer un nuevo álbum antes de que sea demasiado tarde. Incluso en esta gira hago una nueva canción, «Leaving Beirut»... Lo único que te puedo adelantar es que quiero hacer un álbum con fuerte sentido político. Todavía estoy muy creativo y tengo mucho para decir."
0
0
0
0No comments yet